VIOLENCIA EN EL FÚTBOL REGIONAL

"De aquí no vais a salir vivos, hijos de puta"

  • Un partido de la cuarta catalana en Barcelona acaba con el árbitro y varios jugadores visitantes agredidos

Un jugador del Atlanta- El Raval, tras el partido contra el Nacional de Barcelona C.

Un jugador del Atlanta- El Raval, tras el partido contra el Nacional de Barcelona C. / ATLANTA-RAVAL

4
Se lee en minutos
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

"En 20 años como presidente no había visto nada así", sentencia Amado Azuara. "Una encerrona así no puede pasar en 2021". Preside el Atlanta-El Raval desde que tomó el relevo de su padre y el domingo acompañó al equipo al campo municipal del Turó de la Peira, para jugar contra el Nacional de Barcelona C un partido de la cuarta catalana de fútbol. Aunque se disputaba a las 16.15, a la misma hora del Barça-Madrid, el estadio tenía mucho ambiente, con bengalas y botes de humo. Después de que cuatro locales fueran expulsados, el encuentro se suspendió en el minuto 88 y el árbitros y varios jugadores visitantes agredidos. Uno de sus jugadores del Atlanta-Raval presentó este martes una denuncia a los Mossos por una agresión con navaja. El Nacional, que tiene cinco equipos, anunció que pedirá jugar a puerta cerrada los partidos del Amateur C.

"Te voy a partir las piernas, voy a ir al vestuario y te voy a matar, me cago en tus muertos, me cago en tu puta madre, eres un maricón. Te voy a reventar el culo cuando salgas”, deja escrito el árbitro en el acta que le habían dicho unos espectadores a uno de sus asistentes antes del descanso. En el entreacto, el presidente del Atlanta comunicó al trío arbitral que iba a llamar a los Mossos viendo que la cosa se ponía cada vez más fea. Pero los agentes no llegaron hasta finalizado el encuentro.

"De aquí no vais a salir vivos, hijos de puta; os vamos a matar", les gritaron a los árbitros, cuando hicieron repetir un penalti después de que el portero local se adelantara de la línea. A falta de tres minutos para el final y con 1-2 en el marcador, una entrada de un jugador visitante cerca de los banquillos terminó de prender la mecha. Como relata el acta, "suplentes del equipo local y tres o cuatro espectadores penetraron en el terreno de juego golpeando con patadas y puñetazos" al autor de la falta. Mauricio, que debutaba ese día con el Atlanta-El Raval, fue a intentar socorrer a su compañero y acabó también en el suelo y con la cara hecha un mapa.

Puñetazo al colegiado

El colegiado Xavier Sacristán hizo constar que un jugador local le pegó un puñetazo a la puerta del vestuario. Los árbitros, huyendo de una lluvia de los "hielos y botellas de cristal", intentaron llegar hasta los vestuarios, pero como no había llave pudieron presenciar como los visitantes intentaban llegar hasta allí. Tras haber esquivado hielos y escupitajos durante todo el partido, el fisioterapeuta de Atlanta, de 69 años, recibió una patada en el pecho.

"Yo creía que le habían matado", explica el presidente que pensó al ver caer al veterano ayudante, que precisó asistencia médica en el vestuario. El 'presi' logró driblar a un aficionado que iba a pegarle. "¿Estás loco?", le dijo antes de que otro espectador se lo llevara. Por la descripción concuerda con el que posteriormente trató de herir con una navaja a uno de sus jugadores, el que decidió presentar denuncia a los Mossos. "Por suerte le pincharon en la mano porque la puso para protegerse. Pero si no se da cuenta a tiempo le pinchan en el estómago e igual no lo cuenta".

Esteve Mirou, su homólogo del Nacional, lamenta lo sucedido y explica que, con independencia de las medidas que tome la federación, los partidos del Amateur C se jugarán sin público. "De momento vamos a jugar partidos locales del Amateur C a puerta cerrada, con el resto de equipos no ha pasado, no sabemos por qué. No son los jugadores, sino ciertas personas que a la mínima que pasa esto aprovechan estas situaciones y se van uniendo".

Noticias relacionadas

"Hecho aislado, pero lamentable"

El presidente local asegura que sus jugadores "intentaron que la integridad física de los árbitros no corriera peligro". Sobre la agresión que dice haber sufrido el colegiado de un local Mirou señala: "Nos extraña que un jugador cometa la insensatez de golpear a un árbitro. Si es así deberá de ser apartado del equipo. No ha pasado en los dos años que llevamos en la institución". Tanto él como su homólogo destacan que el Nacional no había protagonizado incidentes hasta ahora en ninguno de los cinco equipos que tiene. "No aprobamos la violencia. Es un hecho aislado, pero lamentable, por eso pedimos disculpas", dice el presidente del Nacional. Respecto a la denuncia presentada a los Mossos, a la que ha tenido acceso este diario, afirma no tener constancia de ese incidente particular. "Si esos hechos son ciertos, ojalá puedan identificar a la persona y no vuelva a hacerlo porque al campo se va a jugar. Puede haber tensión durante el partido pero eso termina cuando pita al árbitro".

Temas

Fútbol