Fútbol

David Beckham firma un contrato de 175 millones con Qatar y desata las críticas en redes sociales

El exfutbolista británico ha conseguido que el público pueda entrar a los estadios con las banderas del arcoíris y ahora lucha por el acceso de las mujeres

David Beckham firma un contrato de 175 millones con Qatar y desata las críticas en redes sociales
2
Se lee en minutos
Carlos Monfort

David Beckham es uno de aquellos futbolistas que se han mantenido en el foco mediático tras retirarse del fútbol profesional. El exjugador inglés, actual presidente del Inter de Miami, ha firmado un acuerdo estratosférico de 175 millones de euros para convertirse en embajador del Mundial de Qatar de 2022. El contrato incluye promover el turismo y la cultura del país durante los próximos diez años. De esta manera, el británico se suma a una larga lista de rostros conocidos que promocionarán el trofeo, como Xavi, Eto'o, Cafú o Ronald de Boer, entre otros.

Tras hacerse oficial, las redes han estallado contra la decisión de Beckham y muchos usuarios han criticado su decisión, pues el país vulnera constantemente los derechos humanos de varios colectivos. Peter Tatchell, reconocido activista del Reino Unido, ha afirmado en declaraciones al Daily Mail que «es realmente decepcionante y espero que se lo vuelva a pensar una segunda vez porque ha cometido un gran error».

Después de estas declaraciones, varios representantes del gobierno qatarí han salido en defensa del exjugador y aseguran que "al contratar a David, la esperanza es que más occidentales se animen a ver sus hermosas playas, vastas extensiones de dunas de arena e increíbles rascacielos".

Sin embargo, el británico, consciente de la repercusión de sus actos, ha exigido antes de firmar el contrato que sea posible exhibir la bandera del arcoíris (la homosexualidad es ilegal en Qatar) y asegurar la seguridad de los aficionados. Ahora se encuentra luchando para lograr la presencia de mujeres en los estadios.

Noticias relacionadas

Lo cierto es que el Mundial del próximo año será tan controvertido como novedoso. Primero porque será la primera vez que se celebrará la competición en un país islámico y segundo porque se llevará a cabo durante una estación poco común: invierno. En 2010, tras ser asignada como sede del Mundial, llegaron los primeros rumores de corrupción a causa de la extraña asignación que se había llevado a cabo y a día de hoy sigue siendo investigada.

Con este nuevo contrato, David Beckham percibirá 17,5 millones de euros durante diez años, lo que le consolida como uno de los rostros más influyentes de la década.