Cambio de jerarquía

Rusia aprovecha la retirada de Biles y vuelve a la cima de la gimnasia

Es el primer título por equipos que consigue el equipo ruso después de desaparecer como URSS

El equipo ruso, en un momento de la final por equipos.

El equipo ruso, en un momento de la final por equipos. / Mike Blake / Reuters

1
Se lee en minutos
Luis Mendiola
Luis Mendiola

Periodista

ver +

Rusia vuelve a la cima de la gimnasia artística, el deporte que dominó durante década como Unión Soviética, hasta los Juegos de Seúl, y del que después desapareció ante el desmoronamiento del antiguo imperio. Su último título data de Barcelona-92, pero entonces ya participó como Equipo Unificado, con muchas de las antiguas repúblicas unidas.

La victoria del equipo ruso, que participa en Tokio bajo la bandera del Comité Olímpico de su país (ROC) llegó en una espectacular final, marcada por las emociones, y sobre todo por la ausencia de la gran estrella de estos Juegos, Simone Biles, que se retiró tras el primer aparato y facilitó el camino a sus rivales.

Rusia conquistó el oro (169,528 puntos), el equipo de Estados Unidos, campeón en las dos últimas ediciones de los Juegos, se tuvo que conformar con la plata (166,096), y Gran Bretaña fue el sorprendente bronce (164,096), que aseguró en al última rotación, arrebatándoselo a Italia cuando estas ya lo saboreaban.

Felicitación de Biles

Noticias relacionadas

Simone Biles, presente en el espectacular Centro de Gimnasia Arake, fue la primera que acudió a felicitar a las ganadoras, seguida luego de todas sus compañeras. Hacia ella se dirigió rápidamente el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach nada más finalizar la competición, consciente del peso para Tokio de una baja tan importante.

Angelina Melnikova, la única que se colgó una plata en Río, Viktoriia Listunova, Liliia Akhaimova y Vladislava Urazona son las gimnastas que pasarán a la historia por superar al todopoderoso equipo estadounidense, que había marcado el paso en todas las competiciones internacionales en la última década, y por devolver a Rusia al primer plano de este deporte.