Gimnasia olímpica

Simone Biles atribuye su retirada de la final por equipos a "los demonios en la cabeza"

  • La continuidad de la gimnasta estadounidense en los Juegos de Tokio está en duda: "Ya veremos", ha dicho

Simone Biles.

Simone Biles. / EFE / HOW HWEE YOUNG

4
Se lee en minutos
Luis Mendiola
Luis Mendiola

Periodista

ver +

El objetivo de Simone Biles de conseguir seis oros en Tokio y convertirse en la gimnasta más grande de la historia finalizó este martes a las primeras de cambio con su retirada de la final por equipos , en la que Estados Unidos acabó por ceder el título frente a Rusia.

Fue la propia Biles la que explicó la razón de su retirada después de unas horas de especulación sobre si se trataba de una lesión del cuerpo o de la mente. La que debía ser la estrella de estos Juegos de Tokio acabó con el misterio. «Son los demonios en la cabeza», dijo gráficamente. Pero no ha resuelto otro. ¿Continuará con el resto de las pruebas individuales? «Voy a tomarlo día a día y a ver qué sucede. Ya veremos», dejando en el aire su presencia tanto en la competición individual de este jueves, como en las finales por aparatos del domingo, lunes y martes para las que está clasificada.

Tras la sustitución de Biles, la Federación de gimnasia estadounidense hizo público un comunicado para salir del paso, aunque sin querer profundizar en el problema. «Simone se ha retirado de la competición por equipos debido a un problema médico. Será asesorada diariamente para determinar su alta médica para futuras competiciones».

La gimnasta de 24 años participó en la primera rotación del concurso final, la de salto, pero después de su ejercicio se anunció que pasaba a la reserva y ya no compitió en la prueba de las barras asimétricas. Su salto resultó decepcionante. Obtuvo unas de las puntuaciones más bajas de su carrera (13,766, lejos de los 14,900 de la clasificación logrados dos días antes) y admitió que eso le afectó. El salto se anunció como una doble pirueta y media. Pero solo completó una, ante la sorpresa general. «Después de mi actuación, no quise continuar», dijo Biles conteniendo las lágrimas. «Ya veremos qué pasa el jueves. Estoy intentado reconducir la situación de cara a la próxima prueba».

Primera derrota desde 2010

«Podéis hacer esto sin mí», dijo Biles a sus compañeras cuando les anunció que se retiraba de la final por equipos. Después siguió la competición a pie de pista, vestida con chándal, intentando darles ánimos.«Estoy orgullosa de cómo las chicas dieron un paso adelante e hicieron lo que tenían que hacer», manifestó Biles tras acabar la final, en la que Estados Unidos perdió una competición por primera vez desde 2010. «Para mucha gente puede que sea una decepción, pero conseguir una medalla de plata también es un gran resultado», remarcó.

Biles no ocultó los problemas de confianza que padece ahora mismo. «Desde que entro al tapiz, estoy yo sola, confrontando los demonios en mi cabeza (...) Debo hacer lo que es bueno para mí y concentrarme en mi salud mental y no comprometer mi bienestar», explicó a la prensa al concluir la final. Ella fue la primera que acudió a felicitar a las gimnastas rusas.

«Debemos proteger nuestros cuerpos y nuestras mentes y no salir ahí a hacer lo que el mundo quiere de nosotros», señaló, consciente del difícil momento anímico en el que se encuentra. Biles desmintió también que tenga un problema en el tobillo, como se había especulado en los primeros instantes. «Solo está lesionado un poco mi orgullo», aclaró.

Biles explicó en el encuentro con los periodistas que se ha sentido inspirada por Naomi Osaka, quien recientemente también expuso problemas relacionados con su salud mental para parar durante un tiempo y no participar ni en Roland Garros ni Wimbledon.

«No me lo estoy pasando muy bien, y en estos Juegos quería estar por mí misma y me siento como que aún lo hago por los demás, y eso me duele en lo más profundo, que haya perdido la pasión por algo que amo. Es muy desafortunado que me haya ocurrido durante los Juegos Olímpicos, pero en la vida hay más cosas que la gimnasia», reflexionó.

Mensaje en Instagram

La actuación de Biles en la clasificación por equipos ya estuvo marcada por algunos errores impropios de una gimnasta que ha dominado con puño de hierro en la última década y que antes de Tokio ya tenía la etiqueta de mejor gimnasta de todos los tiempos. Aún así, EEUU se clasificó sin problemas con la segunda mejor marca (170,562) por detrás del equipo ruso (ROC), que acabó con 171,629 puntos.

Noticias relacionadas

En su cuenta de Instagram, Biles dejó horas después de la clasificación del martes un mensaje preocupante sobre su estado de ánimo. «No fue un día fácil para mí. De verdad siento que llevo a veces el peso del mundo sobre mis hombros. Sé que a veces parece que la presión no me afecta, pero a veces, maldita sea, es duro, hahahah. Los Juegos no son una broma, pero estoy contenta de que mi familia pueda estar conmigo virtualmente, eso significa mucho».

Ganar seis oros en Japón habría elevado la cifra de Biles a diez, uno más que la rusa Larisa Latynina, que conquistó nueve oros en tres Juegos (Melbourne-56, Roma-60 y Tokio-64) y la habría convertido en la gimnasta más grande de todos los tiempos.

Temas

Simone Biles