ARGENTINA - CHILE (1-1)

Argentina no pudo con Chile a pesar de una genialidad de Messi

La estrella azulgrana anotó un gol de falta directa en el estreno argentino en la Copa América

Leo Messi disputa un balón con Charles Aránguiz.

Leo Messi disputa un balón con Charles Aránguiz. / EFE

4
Se lee en minutos
Abel Gilbert
Abel Gilbert

Periodista

ver +

"Queríamos empezar ganando. Ahora tenemos a Uruguay que también va a ser complicado. Pero bueno, hay que pensar en el siguiente encuentro ya". Leo Messi se quedó otra vez con las ganas ante Chile y con el mismo resultado de días atrás. La selección argentina debutó con un empate en un gol en la Copa América que se juega en un Brasil azotado por la pandemia. A pesar de haber sido una clara dominadora del encuentro, Argentina volvió a cometer los errores defensivos que le han impedido quedarse con la victoria en los dos recientes partidos de las eliminatorias sudamericanas con vistas al Mundial 2022.

Messi no puede hace más de lo que hace, a los 33 años. Anotó un golazo de tiro libre a los 34 minutos del primer tiempo. Esta vez Claudio Bravo, su ex compañero en el Barcelona, no pudo detener el balón. "Messi tiene una pegada que no tiene todo el mundo, una precisión distinta al resto. Hoy me tocó sufrir. El fútbol es así. Uno disfruta cuando enfrenta a los mejores jugadores, que te ponen la cosas difíciles", dijo el portero.

El conjunto celeste y blanco tuvo algunos buenos momentos ofensivos, especialmente cuando Giovani Lo Celso se animó a asumir un protagonismo mayor. Pero su actitud se fue diluyendo con el correr de los minutos. A pesar de los esfuerzos del entrenador Lionel Scaloni de quitarle peso a Messi durante los partidos, todo pasó por sus botines.

Poco vuelo

 Argentina es un equipo menor. La presencia de Messi es una anomalía a una regla general de la tibieza. El capitán llamó a sus compañeros a "dar el golpe" en Brasil. La renovación del plantel no ha traído por ahora soluciones. Las nuevas incorporaciones no borran el recuerdo de la generación anterior. Las limitaciones son evidentes. Le cuesta mucho preservar su ventaja a este equipo. Tiene además  muchas dificultades para contener al rival y, además, para convertir. Lautaro Martínez está muy lejos de su nivel en el Inter de Milán. El Kun Agüero apenas ha jugado 10 minutos y tocó un solo balón. Solo se ilumina cuando aparece el mejor jugador del mundo. Claro que con eso no le alcanza. Los medios de prensa no creen que el seleccionado llegue muy lejos en un certamen que tiene a Brasil, con Neymar a la cabeza, como el gran favorito. Pero con Leo todo puede suceder.

"Nos faltó tranquilidad, cuando estuvimos en ventaja no pudimos tenerla, la cancha mucho no ayudaba. Nos faltó tener el control de la pelota, jugar más rápido, cosa que sí hicieron ellos", dijo el capitán del equipo. Chile empató a los 13 minutos del segundo tiempo. Argentina le regaló un penal. Lo ejecutó Arturo Vidal. Emiliano Martínez detuvo el disparo pero no pudo impedir que Eduardo Vargas, de cabeza, pusiera las cosas 1-1. Para Messi el gol fue un accidente que tuvo un fuerte impacto psicológico en los jugadores al punto de "cambiar el partido".

La opinión de Scaloni y Vidal

"Merecimos ganar, pero al final nos fuimos con un empate. De todas formas, esto es solo el inicio de un torneo muy duro", dijo el entrenador. Tanto Scaloni como los jugadores se quejaron amargamente del estado del terreno. "Nos encontramos con una cancha en la que a los diez minutos ya no se podía jugar al fútbol".

Vidal se fue contento de Río de Janeiro. Se abrazó con su ex compañero en el Barcelona y expresó su confianza en el potencial chileno. "Gracias a Dios pudimos sacar un empate que nos deja tranquilos para lo que viene. Estamos recuperando la intensidad. Hoy era un partido difícil. Argentina es un gran equipo. Leo siempre te cambia el esquema".

La jornada de este lunes se completó con la victoria de Paraguay ante Bolivia por 3-1. El seleccionado celeste y blanco se enfrentará al Uruguay de Luis Suárez y Ronald Araujo el próximo viernes.

Bolsonaro se burla de los críticos

Noticias relacionadas

Brasil asumió la organización de la Copa después de que Colombia y Argentina dieron un paso al costado. Uno por razones políticas (un estallido social). En el caso argentino, debido a los efectos de una pandemia que ya ha provocado más de 85.000 muertos. La crisis sanitaria brasileña es mucho mayor: antes que concluya el torneo, el gigante sudamericano tendrá 500.000 decesos por covid-19.

Hasta el momento, el virus afecto a parte de los planteles de Venezuela y Bolivia.No obstante, el presidente Jair Bolsonaro se burló este lunes de los sectores que se han opuesto a albergar el torneo en Brasil. "En este certamen no hay mayor riesgo de contagio que en la (Copa) Libertadores o Sudamericana. ¿Alguien vio la Copa América ayer -por el domingo-? El que se opone a la Copa América no puede mirarla, eh. ¿Murieron cuántos de covid-19? La Copa América transmite Covid-19, las otras no..".