SIN ELECCIONES

Florentino Pérez certifica su sexto mandato al frente del Real Madrid

El presidente del Real Madrid renueva su cargo como presidente por cuarta vez seguida sin acudir a las urnas ante la ausencia de otro candidato

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez.

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. / EFE Angel Diaz

Se lee en minutos
Alejandro García
Alejandro García

Periodista

ver +

En lo único en lo que se han parecido las elecciones presidenciales en el Real Madrid y en el Barcelona es en que se han adelantado, incluso hasta por motivos diferentes, de su celebración prevista más allá de esta temporada. En tanto han diferido que los socios blancos ni siquiera van a ir a votar, y lo que fue una campaña electoral insistente en Barcelona, en Madrid ha saldado con una semana de plazo, alguna entrevista y ningún aspirante alternativo que cuestione al presidente. Así las cosas, con el plazo para presentar candidaturas terminado, el único concurrente retiene el cargo ante la carencia de un rival con el que enfrentarse en las urnas. 

Después de casi veinte años al frente de la presidencia del Real Madrid, en los que consiguió un renacer económico del club y está a punto de estrenar el nuevo Santiago Bernabéu, además de cinco títulos de Liga y cuatro Copas de Europa; Florentino Pérez estrena esta semana oficialmente un nuevo periodo de cuatro años de mando en el Real Madrid, el sexto mandato de su historia en dos etapas, los cuatro últimos tras ser elegido sin que los socios acudan a las urnas, sin rival en las elecciones. La última vez que los socios del club acudieron a las urnas fue en julio de 2006, entonces eligieron a Ramón Calderón y no han vuelto a votar. 

Adelanto electoral

De manera más o menos inesperada, porque aunque sea un año pandémico, los comicios son más propios del inicio del verano que en plena primavera con la temporada en curso, la Junta Electoral del Real Madrid convocó el pasado 1 de abril, un jueves de Semana Santa, unas elecciones que establecieron como plazo máximo de presentación de candidaturas este lunes. Este martes era el día designado para fijar el día de unas votaciones que no tendrán lugar y antes de este jueves será proclamado de nuevo presidente Florentino Pérez para los próximos cuatro años. 

Aunque Florentino Pérez arrasó en las únicas elecciones que tuvo que afrontar en su primera etapa como presidente: en 2004 ganó con un 94,2 % de los votos, tras su regreso al cargo, con unos comicios ya sin otro candidato, endureció en el año 2012 las condiciones para ser candidato a presidente del Madrid.

En las tres elecciones posteriores, 2013, 2017 y la actuales, no ha habido otro candidato. Desde que se cambiaron los estatutos, las de este año van a ser las cuartas elecciones seguidas sin votos en el Real Madrid, sin más que un aspirante al cetro de mando blanco, solo con la concurrencia del perpetuado presidente que va a renovar por tercera vez su mandato sin opositor, en su segunda etapa, desde 2009. 

Requisitos restrictivos

Entre las obligaciones del que quiera ser aspirante a presidir el club blanco, tiene que presentar un aval bancario, con respaldo de su patrimonio personal o de la junta, de un 15 por ciento del gasto del club, que está por encima de 820 millones de euros (para estas elecciones era de más de 123 millones de euros). Todo antes de poder ser candidato, no tras ser elegido como es el caso del FC Barcelona. 

Noticias relacionadas

Además, hay que tener una antigüedad de más de 20 años como socio del club (15 años para el vicepresidente y 10 para los demás miembros de la candidatura), entre otros requerimientos. Así las cosas, el pasado viernes, a tres días del límite, el presidente saliente Florentino Pérez presentó oficialmente su candidatura, la única que ha llegado a las oficinas blancas. 

Ha habido un atisbo de candidato: el empresario alicantino Enrique Riquelme (Cox, 32 años), que manifestó públicamente su intención de haberse presentado a las elecciones en junio, pero argumenta que el adelanto de las elecciones le ha perjudicado y le ha impedido presentarse. Ya tiene mérito que cumpla los requisitos, y promete volver en el futuro a cuestionar la permanencia de Florentino Pérez o un candidato continuista que pueda surgir de su entorno.