La conexión de dos estrellas

El abrazo de Pedri y Messi (capítulo 2)

  • La sociedad de ambos genios volvió a salvar a un Barça que remontó en San Mamés gracias al talento de sus dos pequeños astros

  • El argentino ha encontrado su mejor socio en el canario. La historia empezó en Valladolid y siguió en la Catedral, donde el chavalín brilló como lo hacía en Segunda

Pedri y Messi celebran el 1-2 marcado por el argentino tras un pase del canario.

Pedri y Messi celebran el 1-2 marcado por el argentino tras un pase del canario. / Getty

Se lee en minutos

En una plantilla en la que no sobra precisamente el talento, cualquier soplo de aire fresco resulta una bendición. En el Barça de Ronald Koeman ya nadie espera la resurrección de Griezmann ni tampoco se confía demasiado en un mejorado Dembélé que cualquier día volverá a las andadas. Tras la desgraciada lesión de Ansu Fati, la ilusión la traen el de siempre, Leo Messi, y un chavalín canario que se ha convertido en su mejor socio. La temporada pasada Pedri maravillaba por los campos de Segunda con Las Palmas, ahora brilla con la misma luz con el Barça. La Catedral fue testigo de excepción.

Nada mas marcar el 1-2, Messi señaló a Pedri y le esperó para darle otro sentido abrazo en una imagen que amenaza con convertirse en recurrente para suerte de los culés. Ya le asistió también en Valladolid. Entonces fue un taconazo, este miécoles otra pisadita estelar. Antes, el menudo futbolista de Tegueste había puesto las tablas al cabecear un pase de De Jong. Gol y asistencia. Productividad y clase.

El mismo idioma

Zorrilla asistió al primer abrazo entre los dos genios azulgranas y en San Mamés se rodó el segundo capítulo. Hablan el mismo idioma. El balón y el talento une a dos futbolistas de edades divergentes (el canario tiene 18 años y el argentino 33) que suponen ahora mismo la gran motivación de los hinchas azulgranas para disfrutar como hicieron en otras épocas con otros compinches siempre añorados, como Iniesta y Xavi Hernández.

Cuando el guion apuntaba a otra decepción, la remontada se gestó en la cabeza de dos futbolistas distintos. Uno ya ha demostrado todo y colecciona récords, llevándose por delante a quien haga falta, se llame Pelé o quien sea. El otro vive en una progresión meteórica que incrementa su valor día tras día. 

Leo ya es pichichi

No ha dudado Koeman en otorgar todo el protagonismo al astro canario, capaz de dejar en el banquillo a Coutinho antes de su lesión. Pedri le aporta al técnico muchísimas virtudes que quizá no ve en Riqui Puig, empeñado en seguir en el Camp Nou a pesar de la nula confianza de su entrenador.

"Nunca había marcado de cabeza en mi vida. Me voy contento por el gol y la asistencia"

Pedri, centrocampista del Barça

Mientras el jugador de Matadepera se congela en el banquillo, Pedri aglutina méritos para erigirse como la mayor estrella azulgrana, con permiso de su gran valedor, un Messi que había vivido demasiado reñido con el gol en las últimas citas. Los dos tantos ante el Athletic le sitúan ya con nueve, empatado con Aspas, Gerard Moreno y su amigo Luis Suárez.  

De 15 a 50 millones

La explosión de Pedri se refleja por ejemplo en su valor de mercado, que ha pasado de los 15 millones a inicios de la temporada a 50, según la última actualización del portal Transfermarkt. Ningún otro jugador de la Liga ha subido tanto su cotización, que ya se sitúa al nivel de Hazard o Coutinho.

Te puede interesar

"Nunca había marcado de cabeza en mi vida. En el 1-2, Leo me pasó por detrás y me habló. Si no ni lo veo. Entonces, le di la pelota y marcó. Me voy contento por el gol y la asistencia", explicó Pedri con la misma naturalidad con la que se mueve sobre el césped.

"El primer gol fue una mazazo duro, pero supimos remontar. La Liga es muy larga, puede pasar de todo y vamos a seguir peleando por el primer puesto", agregó el canario. "Poco se puede hacer cuando actúa el numero 10, es el mejor del mundo", resumió Williams.