25 oct 2020

Ir a contenido

LA PRETEMPORADA AZULGRANA

Koeman: "Ha sido un buen partido pero hay que sentenciar"

El técnico azulgrana destaca la presión pero lamenta la falta de puntería de sus jugadores

Roger Pascual

Koeman saluda a Griezmann.

Koeman saluda a Griezmann. / REUTERS / ALBER GEA

A una semana del inicio de la temporada, el Barça sigue sin dar sobre el campo muchos motivos para reilusionar a una afición que aún sigue sin haber digerido el fracaso de la anterior, en general, y su colofón, el 2-8 ante el Bayern de Múnich. Un gol en un minuto y 89 de juego plomizo fue lo que se pudo ver en el escuálido triunfo ante el Elche en el Gamper, el último partido de la pretemporada del conjunto de Ronald Koeman, que sigue manteniendo su apuesta por el 4-2-3-1.

El técnico holandés ha visto motivos para la esperanza en estos primeros pasos de su proyecto. "En la última parte estábamos un cansados pero en general fue un buen partido - ha valorado el entrenador azulgrana-. Me ha gustado mucho el inicio del partido". Koeman ha destacado sobre todo la presión del equipo, aunque ha lamentado que la falta de puntería hubiera permitido un resultado más amplio. "En ataque no hemos estado muy finos, ha habido muchas posibilidades de marcar muchos goles, pero hay que sentenciar. Si de una cosa estoy descontento es que solo hemos marcado un gol".

Koeman, que empezó con siete de los titulares en el batacazo de Lisboa, sigue teniendo casi la misma plantilla en la que llegó: de los jugadores con los que no contaba solo se ha ido Iván Rakitic y no ha llegado ninguno de los refuerzos que pedía, por lo que empieza a hacerse la idea de tener que trabajar con lo que tiene. "Tenemos suficiente calidad con los delanteros que tenemos". En este sentido ha destacado la movilidad y los intercambios de posiciones entre sus hombres de ataque.

Además de dar su versión del 'caso Riqui Puig', Koeman también ha hablado de dos jugadores que no había podido alinear hasta este sábado, Ansu Fati y Pjanic. Sobre el primero ha destacado que "es un gran jugador, tiene 17 años y un gran futuro por delante". Y sobre el centrocampista bosnio, que debutaba como azulgrana, ha señalado que no se podían sacar muchas conclusiones. "Físicamente no está a su mejor nivel, tiene que trabajar más. Es normal, ha tenido el coronavirus".