25 may 2020

Ir a contenido

EN LA CIUDAD RUSA DE EKATERIMBURGO

Torneo de Candidatos: jugar al ajedrez en tiempos del virus

Los dos grandes favoritos, el estadounidense Caruana y el chino Ding Liren, empiezan con tropiezos

El campeón competirá con el noruego Carlsen por el próximo título mundial

Antonio Madridejos

El ruso Ian Nepomniachtchi, a la izquierda, saluda con un toque de codos a su compatriota Alexander Grischuk antes de su partida en el Torneo de Candidatos, en el Hotel Hyatt Regency de Ekaterimburgo.

El ruso Ian Nepomniachtchi, a la izquierda, saluda con un toque de codos a su compatriota Alexander Grischuk antes de su partida en el Torneo de Candidatos, en el Hotel Hyatt Regency de Ekaterimburgo. / FIDE / MARIA EMELIANOVA

El Torneo de Candidatos, el campeonato que determinará quién se enfrenta al noruego Magnus Carlsen por el próximo título mundial de ajedrez, sigue a buen ritmo en Ekaterimburgo (Rusia) pese a la anómala situación generada por la expansión del coronavirus, incluyendo la obligatoriedad de saludarse con el codo entre los ocho contendientes, el control de la temperatura entre el escaso público y el mantenimiento de una distancia de seguridad en las zonas comunes. El gran protagonista hasta ahora ha sido el chino Ding Liren, tercero de la clasificación internacional, que sufrió de inicio dos derrotas inesperadas y resucitó en la tercera venciendo al estadounidense Fabiano Caruana, segundo de la lista y  máximo favorito.

Luego de tres partidas, el torneo está encabezado por el ruso Ian Nepomniachtchi, el francés Maxime Vachier-Lagrave y el chino Wang Hao, que suman dos puntos sobre un máximo de tres (una victoria y dos tablas), pero las diferencias son escasas y nadie ha quedado descartado. Caruana lleva 1,5. Este viernes es jornada de descanso y la competición se reanudará el sábado. Se disputarán 14 rondas, todos contra todos.

Pese a la excepcional situación -los dos representantes chinos fueron obligados a pasar una cuarentena si querían participar-, los ocho grandes maestros han demostrado en las tres rondas disputadas un espíritu de lucha y han tomado unos riesgos poco habituales en las primeras partidas de los supertorneos. Si un jugador da muestras de fiebre, eso sí, el torneo se suspenderá inmediatamente. Varios comentaristas de renombre, como Veselin Topalov y Judith Polgar, han declinado asistir. 

El duelo estelar

La partida Ding-Caruana será recordada por un espectacular juego desplegado por las negras que no se vio compensado por culpa de unos mínimos errores con la partida ya avanzada. Tras dos derrotas en las primeras rondas, se esperaba que el chino, con blancas, fuera a la desesperada en busca de la victoria, pero sucedió al revés. El estadounidense de origen italiano planteó una defensa eslava frente al gambito de dama e introdujo una aguda novedad teórica en la apertura 12 (12... Ac2) que sin duda era fruto de una preparación casera. El objetivo de Caruana, que jugó al toque, era sacrificar un peón -luego fueron dos- a cambio de ataque y, al mismo tiempo, desconcertar y cargar de tiempo a su rival. Sin embargo, erró con el plan posterior y ello permitió que Ding resistiera con una fina defensa y se plantara en un final ganador. El de Florida prolongó infructuosamente su agonía hasta el movimiento 59.

Las otras tres partidas de la tercera ronda acabaron en tablas. Maxime Vachier-Lagrave y el neerlandés Anish Giri llegaron a un jaque continuo en 30 jugadas tras una partida sin riesgos, posiblemente tras el esfuerzo de las dos primeras rondas. Atención al gran maestro francés, sexto de la lista internacional, que llegó sin preparación como sustituto del azerbaiyano Teimur Radyábov (renunció por el coronavirus) y ahora se ha situado en cabeza tras entablar con Caruana en la primera y derrotar a Ling en la segunda.

En las otras dos partidas, el duelo ruso entre Kirill Alekseenko, el jugador más joven, invitado por la organización, y Ian Nemomniachtchi y el que disputaron el también ruso Alexander Grischuk y el chino Wang Hao, las blancas gozaron de una pequeña ventaja, pero no lo suficiente como para lograr el punto.