17 feb 2020

Ir a contenido

estrella alemana

Muere el portero del gol fantasma de Wembley

El alemán Tilchowski, uno de los grandes guardametas de su país, encajó un polémico tanto en Londres que abrió el camino del título del Mundial para Inglaterra

Sergi López-Egea

Hans Tilkowski, durante la final de 1966.

Hans Tilkowski, durante la final de 1966. / ARCHIVO / EFE

Hans Tilchowski, el portero alemán que encajó el famoso 'gol de Wembley', un tanto que jamás habría subido al marcador de haber existido el VAR (al menos bien aplicado), ha muerto a los 84 años. Era el guardameta que estaba bajo los palos en la final del Mundial de 1966, jugada en Londres, y donde Inglaterra de forma polémica conquistó el título ante la República Federal de Alemania. El óbito fue comunicado por el Borussia Dortmund, el club donde había jugado para convertirse en toda una referencia de la época.

Considerado como uno de los mejores porteros alemanes de la historia, aunque menos famoso que Sepp MaierHarald Schumacher Oliver Kahn, fue protagonista, sin quererlo, del que sigue siendo el gol fantasma más famoso de todos los tiempos. Todo ocurrió el 30 de julio de 1966 con la reina Isabel II en el palco de Wembley y el laborista Harold Wilson como primer ministro británico. Por parte germana, el canciller era Ludwig Wilhelm Erhard, considerado el padre del milagro económico alemán. Y todo pasó antes de que Inglaterra ganase el único título mundial que posee una federación que, sin embargo, puede presumir de haber inventado el fútbol. Faltaba poco para terminar el partido cuando el jugador alemán Wolfgang Weber consiguió el empate a 2 que conducía obligatoriamente al partido hacia la prórroga con 97.000 aficionados en las gradas del viejo Wembley.

Alemania Occidental había vuelto a entrar en el partido y confiaba en llevarse el título hacia Bonn. Pero todo cambió cuando en el minuto 101 el futbolista inglés Geoff Hurst recibió un pase de Alan Ball. Chutó con potencia para tratar de sorprender a Tilchowski. El balón se estrelló en el larguero y fue a caer justamente sobre la línea de gol antes de que la pelota fuera impulsada hacia el interior. Ni las imágenes televisivas tenían la calidad actual, ni mucho menos el árbitro suizo Gottfried Dients (1919-1998), considerado entonces como el mejor colegiado del mundo, se atrevió a pronunciarse en un sentido u otro. Lamentablemente no pudo hacer con las manos el gesto de un cuadrado representando a un televisor. Solo pudo dirigirse a su asistente, a su línier, Tofiq Bahramov.

Ídolo de Azerbayán

Bahramov, nacido como soviético y fallecido como uno de los héroes deportivos de Azerbayán (1926-1993), era el representante arbitral de la URSS en el Mundial de 1966. Con el paso de los años se convirtió en el símbolo futbolístico de su país hasta el punto de que el estadio nacional de Azerbayán lleva su nombre. Pero aquel 30 de julio de 1966 quiso el azar, o la desdicha, estar mejor situado en el campo que el árbitro Dients por lo que tuvo que decidir si la pelota había entrado o no en la portería de Tilchowski, con toda una grada inglesa enloquecida y pidiendo que el gol subiera al marcador. Bahramov asistió afirmativa. Era gol. No había duda. Es lo que sigue manteniendo Hurst, símbolo del West Ham, desde hace más de 50 años. 

Celebración inglesa

Los ingleses celebraban el tanto mientras los alemanes protestaban. Aún hoy sigue la polémica. ¿Entró? ¿No entró? Las imágenes demuestran que el balón no cruzó la línea de gol al ciento por ciento aunque alguna fotografía muestra lo contrario. "Han pasado los años, pero sigo convencido de que la pelota no entró", manifestó precisamente Tilchowski, en el 2016, cuando se cumplieron 50 años de la disputa de la final.

Él y el resto de futbolistas alemanes han mantenido con el paso de los años que ese tanto de Hurst nunca debió darse por bueno. "No necesito de vídeo alguno. Sigo teniendo claro que no fue gol", mantuvo Tilchowski con firmeza. "No fue gol y todos lo sabemos", dice siempre Uwe Seeler, gran estrella del Hamburgo, y capitán de la RFA durante el Mundial de 1966. 

Por si no fuera poco los alemanes también se quejaron del definitivo 4-2, obra asimismo de Hurt y conseguido en el minuto 120, con aficionados ingleses invadiendo el campo.  Muchos años después,en el Mundial 2010 celebrado en Sudáfrica y ganado por España gracias al famoso gol de IniestaFrank Lampard, en los octavos de final, marcó para Inglaterra pero el árbitro no se percató de que el balón había atravesado la línea de gol. Fue la venganza alemana. Ganaron por 4-1 y eliminaron a Inglaterra.

Tilchowski también se le recuerda como protagonista del llamado 'milagro de Glasgow'. Él estaba bajo los palos de la meta del Borussia Dortmund cuando derrotaron por 2-1 al Liverpool en la final de la Recopa de 1966. Su equipo se proclamó así en el primer club alemán en ganar un título europeo. Fue 39 veces internacional, jugó en el Dortmund entre 1963 y 1967 y luego defendió durante tres temporadas la portería del Eintracht Frankfurt antes de retirarse.