22 feb 2020

Ir a contenido

REACCIONES AL VETO A RUSIA

La campeona mundial de salto de altura rusa arremete contra las autoridades deportivas de su país

En una carta abierta, Maria Lasitskene les acusa de mantener los mismos métodos y los mismos entrenadores, y reclama poder competir con bandera e himno

Marc Marginedas

Lasitskene muestra la medalla de oro lograda en Londres en el 2017.

Lasitskene muestra la medalla de oro lograda en Londres en el 2017. / REUTERS / MATTHEW CHILDS

Ha sido un ataque sin precedentes desde dentro del deporte ruso, de una deportista de élite libre de cualquier sospecha. En una carta abierta titulada "soy una campeona mundial y exijo respuestas", Maria Lasitskenemedalla de oro en salto de altura en los tres últimos mundiales de Atletismo, ha dedicado durísimas críticas a los responsables deportivos de su país, acusándoles de permitir el dopaje y mantener en plantilla a entrenadores vinculados a estas prácticas ilegales, al tiempo que les ha reclamado su derecho a competir representando a su país y no bajo una bandera neutral, una circunstancia que las distintas federaciones deportivas rusas parecen ya haber normalizado y asimilado.

 Lasitskene, en un salto de altura / REUTERS

"Se me privó del derecho de competir bajo la bandera rusa en el 2015; parece que no voy a recuperarlo hasta el 2024.... tengo preguntas que hacer", arranca la misiva, antes de dedicar un ataque frontal en toda regla a los métodos practicados en su país: "¿Cómo es posible que nuestros atletas continúen empleando de forma sistemática sustancias prohibidas?, ¿cómo es posible que entrenadores vinculados al dopaje sigan trabajando impúnemente y cómo es posible que nuestras autoridades continúen falsificando documentos?" 

La valoración de Isinbáyeva

Con gran osadía, Lasitskene condena sin medias tintas los métodos del dimitido presidente de la Federación Rusa de Atletismo, Dmitri Shlyakhtin, de quien recuerda que ha sido sancionado por la unidad antidopaje de Federación Internacional de Atletismo (IAAF), un hombre que en la actualidad sigue controlando la institución "a través de gente próxima a él". Lasitskene asegura haber recibido amenazas procedentes del entorno de este personaje tras sus críticas. "Soy una atleta rusa y debería tener derecho a competir bajo la bandera y el himno ruso; no debería levantarme por la mañana y preguntarme si la IAAF me va a permitir competir", concluye la saltadora.   

La reacción de la campeona rusa está muy lejos del habitual lamento en tono patriótico de los ejecutivos rusos del deporte, e incluso de algunos atletas. Yelena Isinbáyeva, la doble campeona olímpica de salto de pértiga, ha calificado la sanción de "cruel, injusta, atroz y asesina". No es ninguna sorpresa. La que fue gran estrella del atletismo ruso, hoy retirada, siempre se ha alineado con el Kremlin en temas polémicos como los derechos de los homosexuales o las cuestiones de dopaje.