Ir a contenido

BALONMANO

Debut con exhibición para las 'Guerreras'

España supera 16-31 a Rumanía y presenta su candidatura para ganar el Mundial

Irati Vidal

Nerea Pena, en una acción de ataque frente a Rumanía.

Nerea Pena, en una acción de ataque frente a Rumanía. / EFE / HIROSHI YAMAMURA

Trabajar duro en silencio para que sea el éxito el que haga todo el ruido. Llegaban lejos de ser favoritas, pero las 'Guerreras' han estrenado su andadura mundialista presentando candidatura a las medallas con un debut impecable. Con los fantasmas del pasado en la cuneta, las de Carlos Viver plantaron cara a la Rumania de Cristina Neagu y le recordaron que puedes ser la mejor, pero que no hay nada como el trabajo coral.

Con un contundente 16-31, las españolas se gustaron sobre el 40 x 20 con el mejor partido de los últimos años. Lejos queda el undécimo puesto del último mundial. Y las malas sensaciones con las que despidieron el pasado europeo. Las pupilas de Viver desarmaron a la potente Rumanía con una intensísima defensa, que dejó a Silvia Navarro más pendiente de marcar de potería a portería que de salvaguardar la meta hispana.

El comodín de Neagu

No entraba en los planes de nadie un debut tan holgado. Ni siquiera en los del seleccionador rumano, que había reservado a su estrella Neagu para mayores frentes. Pero el 0-3 inicial obligó a Tomas Ryde a usar el comodín de la nombrada mejor jugadora del mundo, que fue incapaz de superar a un equipo guiado por el axioma de los campeones. Aquel que dice que los equipos vigorosos, dinámicos e intensos terminan por imponer su batuta a un ritmo pegadizo para la audiencia.

Desde el sofá de casa debió disfrutar la capitana Carmen Martín, baja por una fascitis plantar. Porque sus compañeras se compactaron atrás pero también lo hicieron en ataque. Con un juego elaborado a la altura de pocos conjuntos, demostraron que no necesitan el físico de las grandes potencias europeas. Que su velocidad y movilidad es el antídoto perfecto. Y que con una primera línea versátil y unas exteriores con la muñeca fina, poco podían hacer las de Neagu.

Una segunda mitad para disfrutar

La estrella rumana salió, repartió asistencias a la gigante Pintea y logró inquietar algo a las 'Guerreras'. Pero las españolas tiraron de los golpes de genio de Shandy Cabral Barbosa, a la que la maternidad le ha sentado como a nadie, la dirección de la incisiva Nerea Pena y de la 'masterclass' de Ainhoa Hernández en los seis metros. Tal era el vendaval hispano que Rumanía intentó atacar con seis. Debió parecerle buena idea a su seleccionador. Pero nada más lejos de la realidad. Dos goles a puerta vacía de Silvia Navarro y Shandy Cabral abrieron el banquete de lo que iba a ser una segunda mitad de disfrute propio para las 'Guerreras'.

Porque ni siquiera el cambio de portería enderezó a la cuarta clasificada del pasado Europeo. Las paradas de Dunanska y el 10-8 fueron un espejismo. Porque a su festín se apuntó Navarro. Y la defensa, que convirtió el debut rumano en toda una pesadilla. La intensidad hecha fantasía.

Hasta el último minuto

Con una desventaja de más de 10 tantos en el marcador, Rumanía entendió que su destino era irreversible y a falta de un cuarto de hora para el final empezó a rotar a sus jugadoras. Se sentó Neagu, la gigante pivote Pintea y el equipo empezó a pensar en el próximo encuentro. En otro lado del 40 x 20, todo lo contrario. "Hasta el último minuto". A escasos compases de echar el cierre, Carlos Viver alentaba a las suyas y les pedía más.

Así fue. Darly Zoqby salió a detener dos siete metros mientras el ataque seguía con el cuchillo entre los dientes. Hungría, el próximo rival de las españolas (domingo 1, 15.00h), también se estrenó con goleada (39-15 ante Kazajistán). Pero a nada temen estas 'Guerreras', que han recuperado su mejor versión con una sonrisa en la cara. Y ya dicen que no hay nada más temible que un equipo que disfruta con lo que hace.