29 mar 2020

Ir a contenido

LUCHA CONTRA EL DOPAJE

Rusia podría quedar excluida de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

La AMA es partidaria de sancionar a la expedición rusa sin poder participar durante cuatro años en competiciones internacionales por manipular los análisis de los atletas rusos implicados en ldopaje

Marc Marginedas

Control antidopaje de la Federación de Rusia.

Control antidopaje de la Federación de Rusia. / KAY NIETFELD/ EFE

Aunque esperado, el veredicto ha sentado como una patada en el estómago en Rusia. Responsables rusos, tanto del mundo de la política como del deporte, han puesto el grito en el cielo en los últimos días tras la recomendación, emitida por la Agencia Mundial contra el Dopaje (WADA, por sus siglas en inglés) de mantener el veto a los deportistas rusos en las competiciones olímpicas y en los campeonatos del mundo de los próximos cuatro años debido a las manipulaciones detectadas en los datos de laboratorio proporcionados por Moscú a ese organismo. La decisión final se tomará el próximo 9 de diciembre durante la reunión del comité ejecutivo del ente internacional antidoping que tendrá lugar en París.

“Es triste, solo puedo decir que estas recomendaciones son injustas”, ha declarado el presidente de la Federación Rusa de boxeo, Umar Kremlev. “Rusia juega un importante papel en el desarrollo del deporte global; ¿Cómo puede ser vetado semejante país?”, ha continuado.

"Recomendaciones muy duras"

En idénticos términos se ha manifestado el presidente de la Federación de Curling, Dmitry Svishchev. “Estas recomendaciones son muy duras; es un castigo carente de base para antiguos problemas por los que Rusia ya ha sido castigada”, ha declarado, antes de destacar los avances que, en su opinión, ha realizado el país en su lucha contra el dopaje. “Rusia ha hecho grandes progresos…. Castigar a la siguiente generación de una forma tan estricta es demasiado”, ha concluido. Incluso el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, un hombre en principio alejado del mundo del deporte, ha querido terciar en la controversia y ha sugerido que más que una decisión deportiva, se trata de una decisión política con el ánimo de sancionar a Rusia. “Cuantas más decisiones como éstas se toman, es mejor para sus argumentos antirusos”, ha valorado. Por su parte, Dmitri Peskov, el portavoz del Kremlin, se ha limitado a prometer que Rusia seguiría cooperando “con la comunidad internacional mundial del deporte y con la WADA”.

Caso de que las recomendaciones sean finalmente adoptadas, se repetiría una situación similar a la vivida hace cuatro años, cuando acudió a los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro con un equipo mermado debido a los vetos por dopaje, pese a lo cual ocupó el cuarto puesto en el medallero con 56 trofeos, 19 de ellos de oro. En la cita olímpica invernal de Pyeongchang compitió bajo pabellón olímpico, ocupando un discreto 13º puesto en el medallero final, un resultado muy discreto en comparación con la lluvia de metales de Sochi-2014, cuando encabezó la clasificación.