30 oct 2020

Ir a contenido

LA CRISIS BLANQUIAZUL

El Espanyol niega un ultimátum a Gallego

El club proclama su «confianza total» en el técnico y pide unión en el vestuario

Raúl Paniagua

Capdevila, este lunes en la rueda de prensa.

Capdevila, este lunes en la rueda de prensa. / RCDE

Por segunda semana consecutiva, el lunes se convirtió en un día de gabinete de crisis en el Espanyol. Si la pasada semana David Gallego se reunió durante dos horas y media con la plantilla para buscar una reacción tras el fiasco contra la Real Sociedad, esta tocó otro episodio de reflexión y autocrítica en este contexto de crispación y pesimismo que rodea ahora al club blanquiazul. En plena tormenta no compareció ningún jugador ni alto directivo. El marrón fue para Joan Capdevila, que estrenó su cargo como nuevo portavoz del club con una difícil papeleta.

Dos semanas después de integrarse en el organigrama de la entidad catalana, el exjugador se encargó de proclamar la «total confianza» en el proyecto comandado por Gallego, el técnico que ha firmado el peor inicio de la historia perica en casa. «Aquí no hay ultimátums», sentenció.

De Moscú a Palma

Jamás empezó una Liga tan mal el Espanyol ante su afición. Cuatro derrotas, 10 goles en contra y solo uno a favor, el marcado por Zaldua en propia puerta. Y todo ello sin pasar por el RCDE Stadium el Barça, el Madrid o el Atlético. Sevilla, Granada, Real Sociedad y Valladolid fueron los agraciados, con bronca incluida para el entrenador tras el descalabro del pasado domingo. 

Gallego, a la derecha, durante el partido del domingo contra el Valladolid en Cornellà / EFE

La afición pidió el despido inmediato del preparador de Súria, que afronta una semana vital. El equipo entrenó este lunes en Sant Adrià, repetirá el martes en la ciudad deportiva y el miércoles viajará a Moscú por la mañana para medirse con el CSKA el jueves en la Europa League. Después volará directamente a Palma, donde el domingo se enfrentará al Mallorca en una cita de urgencias.

Temporada histórica

Capdevila se mantuvo firme en su defensa a Gallego, repetió mil veces la palabra «unión» y recordó su amplia experiencia para intentar suavizar el ambiente. «Tenemos confianza total en este proyecto. Hemos tenido una pretemporada atípica con unos partidos exigentes y unas eliminatorias que han salido bien. Estamos en una temporada histórica y hay que respetar el trabajo del cuerpo técnico. De momento, total normalidad», dijo el portavoz. 

"Debemos tener paciencia y ser prudentes. Todos tienen que estar en el mismo barco", dice el portavoz Capdevila

El antiguo lateral, campeón de Europa y del mundo con la selección, lanzó un mensaje a los pericos. «Entendemos perfectamente a la afición, pero tenemos que ser prudentes, hacer reflexión y autocrítica. Tenemos 31 partidos por delante, la plantilla dio la cara el año pasado y lo volverá hacer en esta temporada».

Tema mental

El recuerdo del curso anterior, cuando Rubi sobrevivió pese a sumar 3 puntos de 30 entre noviembre y enero, fue otro de los argumentos esgrimidos por Capdevila. «Hubo una mala racha, tuvimos paciencia y acabamos en Europa. Con siete jornadas la palabra alarma no me gusta», valoró el internacional, consciente de que un triunfo puede cambiar todo. «Es un tema mental. Un buen resultado modifica las cosas de un día para otro».

Capdevila, de 41 años, recordó su último año como jugador perico, cuando el equipo se salvó con apuros con Javier Aguirre en el banquillo. «Lo pasamos muy mal. La unidad en el vestuario fue clave. Tienen que estar todos en el mismo barco». Cuestionado por si el club ha contactado ya con posibles recambios para Gallego (se habla de Machín, Javi Gracia, Francisco o Setién), el portavoz no aclaró mucho:«No puedo responder. No lo sé».