Ir a contenido

acto de la sociedad civil

Barcelona-Pirineus busca el máximo apoyo para acoger los JJOO del 2030

Los impulsores de la candidatura piden unidad política y subrayan que será una organización sin grandes gastos, "de especulación cero", según Javier Faus, del Círculo de Economía

Albert Guasch

Presentación del proyecto Barcelona-Pirineus para acoger los JJOO del 2030.

Presentación del proyecto Barcelona-Pirineus para acoger los JJOO del 2030. / JORDI COTRINA

La candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Barcelona-Pirineus para el 2030 cuenta con buenos números de ser elegida por el COI si las cosas se siguen haciendo bien. Esa es la impresión fundamentada de aquellos que trabajan en la candidatura. Y uno de los elementos importantes que reclaman es una apuesta decidida de los dirigentes políticos. Las entidades deportivas, culturales, económicas y sociales agrupadas en Sport Cultura Barcelona pidieron exactamente eso en un potente acto celebrado ayer en el Auditori 1899 del FC Barcelona.

La llamada sociedad civil se puso como punta de lanza en ese llamamiento a la clase política para recuperar el espíritu olímpico de 1992 de unidad, compromiso y entusiasmo. Y se pidió no perder el tiempo. Aunque se prevé que en el 2023 haya designación, podría ser que ello sucediera antes. Los cambios en el COI en este apartado posibilitan una decisión anterior, en un par de años, si ve una candidatura suficientemente sólida.

Bartomeu y Sandro Rosell, ambos prsentes en el acto. / JORDI COTRINA

Bajo el lema 'Hi serem', intervinieron en el acto el presidente de Sport Cultura Barcelona, Albert Agustí; el del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu; el del Círculo de Economía, Javier Faus; el del RACC, Josep Mateu; el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, y el vicepresidente del Comité Olímpico Internacional Juan Antonio Samaranch, entre otros. Importante la presencia en este sentido del máximo responsable del COE. Implica un necesario apoyo del Estado para una candidatura que abarcará los Pirineos enteros, es decir, se buscará la implicación de Andorra y Aragón.  

Blanco ensalzó que este no sea un proyecto impulsado por políticos, sino por la sociedad civil. Pero lanzó un aviso a navegantes: no se puede presentar una candidatura si existe un conflicto político. "Tienen que ser los Juegos del entendimiento, en los que el respeto a las personas y el diálogo sean prioritarios". Samaranch añadió que la candidatura presenta sólidas credenciales: "Existen posibilidades reales de conseguir la organización de estos Juegos porque el proyecto lo tiene todo y solo falta la unidad política", apuntó. El vicepresidente olímpico explicó que "los técnicos han venido y han comprobado que existen las mejores infraestructuras del mundo, ni los Alpes ni EEUU las tienen superiores".

En este punto, Javier Faus, aseguró que se pueden organizar estos juegos sin grandes gastos en infraestructuras, debido al cambio de normativas del COI. Reveló un presupuesto estimado de unos 1.500 millones de euros, pero que con la ayuda que proporciona el COI se situaría en unos 400. Algunas pruebas como Bobsleight y saltos se desplazarían a los Alpes franceses para evitar precisamente la construcción de infraestructuras costosas.

"Ya no se trata de construir pistas carísimas que luego se infrautilizan ni de construir hoteles. No hace falta ni un metro cuadrado edificado para los Juegos, contamos con hoteles y apartamentos privados suficientes. Especulación cero”, afirmó taxativo. Caso aparte son los accesos, tanto por carretera o vía ferroviaria. Ahí hay trabajo a desarrollar. Bartomeu, como anfitrión, abrió la posibilidad de que el Camp Nou acogiera la ceremonia de apertura o clausura.