10 jul 2020

Ir a contenido

El Espanyol afronta su retorno más esperado

El equipo perico recibe este jueves al Ferencvaros en su regreso a Europa 12 años después

Raúl Paniagua

Gallego, en la rueda de prensa de este jueves.

Gallego, en la rueda de prensa de este jueves. / RCDE

Han pasado ya más de 12 años, demasiado tiempo para un equipo que acarició la gloria europea en dos ocasiones. Ambas terminaron igual, con lágrimas en la tanda de penaltis, primero en Leverkusen en 1988 y después en Glasgow, con la final perdida ante el Sevilla la noche del 16 de mayo del 2007. Ese fue, precisamente, el último precedente continental de un Espanyol que este jueves vivirá su retorno más esperado. Los pericos reciben al Ferencvaros, el campéon húngaro, en su debut en la fase de grupos de la Europa League.

No se escuchará la música de la Champions en los prolegómenos del choque. Ese era el deseo de Chen Yansheng, que asumió la presidencia del club en enero del 2016 y proclamó su objetivo de estar en la élite europea en un plazo de tres años. No se ha cumplido la profecía, pero la ilusión por el segundo torneo europeo es tremenda.

Interminable previa

Los pericos saben que el camino no ha sido fácil. Ya se celebró con pasión la séptima plaza lograda en la Liga de forma agónica en la última jornada y ahora toca disfrutar de Europa después de superar una interminable previa de tres eliminatorias en apenas un mes.

"Llegamos con muy buenas sensaciones. El equipo está en el mejor momento emocional", dice Gallego

Ese esfuerzo ha podido pasar factura al equipo en la Liga. El Espanyol se plantó en Eibar con un punto en tres jornadas y todo apuntaba al desastre hasta el tramo final del duelo del domingo. Entonces el equipo emergió, las cambios de Gallego funcionaron de maravilla y se logró una liberadora remontada que permite afrontar con más calma las dos citas de esta semana en Cornellà, hoy ante el Ferencvaros y el domingo contra al Real Sociedad. 

"Un día especial"

El técnico sabe como nadie de la importancia del triunfo en Eibar, justo antes del debut europeo. «Es un día especial y señalado para todos los pericos. El Espanyol lleva 12 años sin competir en una fase de grupos. Llegamos con muy buenas sensaciones, el equipo está en el mejor momento emocional», reflexionó Gallego, que medita algunas rotaciones con el fin de mantener el máximo nivel de intensidad en los dos encuentros de la semana. 

El preparador destacó la imagen perica en Ipurua, ese equipo «solidario e intenso» que «debe dar un paso más en cuanto al juego ofensivo». Corchia y Ferreyra se pierden el duelo por lesión. «Cuando tienes un jugador menos el grupo se debilita. Está viendo puerta con facilidad y en el área nos da efectividad, pero tengo futbolistas para suplirlo», dijo Gallego en relación al argentino. El CSKA de Moscú visitará al Ludogorets de Bulgaria en el otro partido del grupo.