Ir a contenido

CORRUPCIÓN EN EL FÚTBOL

El macrojucio por un posible amaño gira el foco hacia Tebas

Las defensas acusan al presidente de la LFP de haber roto el secreto profesional y piden la nulidad del proceso

Nacho Herrero

El macrojucio por el posible amaño del Levante-Zaragoza arranca con la amenaza de la nulidad por la actuación de Tebas. / MIGUEL LORENZO/ EFE VÏDEO

El primer gran juicio por un posible amaño de un partido de fútbol en España, el que enfrentó al Levante y al Zaragoza en mayo del 2011, arrancó este martes en Valencia girando el foco de los 42 acusados (entre ellos los 18 convocados de cada equipo) hacia Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), punta de lanza contra estas prácticas en los últimos años e instigador de este proceso con la denuncia.

Las defensas, guiadas por el abogado del Zaragoza (acusado como entidad), pidieron la nulidad de las actuaciones por entender que Tebas habría vulnerado el secreto profesional y el derecho a la intimidad. El juez podría decidir sobre este aspecto el miércoles o hacerlo en la sentencia. Si estimara los argumentos, el juicio podría acabar con una absolución relámpago. Si continúa el proceso, podría aceptar que los acusados solo vuelvan el día en que deban declarar.

Denuncia cuestionada

Tebas reconoció en su día que, aunque le advirtieron del amaño días antes del choque, la denuncia la presentó siete u ocho meses después, cuando un jugador del club maño quiso contratarle como abogado y le contó que la entidad habría tratado de camuflar como nóminas los desembolsos que sirvieron, supuestamente, para pagar a los jugadores del Levante. Tebas dijo tener permiso para trasladar la información reservando el anonimato de su fuente.

Las palabras de las defensas fueron gruesas. "Es el atentado más grave contra la profesión que realizamos, afecta a lo más íntimo de la relación abogado-cliente", dijo el abogado de Ander Herrera. "No se puede excepcionar el secreto profesional. ¿Cómo es posible que este juicio se esté celebrando? Es gravísimo", apuntó el del Zaragoza, que dijo que aunque le hubieran eximido del secreto no podría haberlo roto. "El deber de sigilo permanece", sentenció.

El letrado de Gabi Fernández y de Ángel Lafita aseguró, sin desvelar su identidad, que el cliente de Tebas está entre los 36 jugadores acusados por lo que "la revelación sería un delito".

Rasgarse las vestiduras

La Fiscalía y las acusaciones particulares, la LFP y el Deportivo de La Coruña, se emplearon a fondo en la defensa de Tebas, aunque aseguraron que otros "hitos" sostienen la causa, especialmente las transferencias del Zaragoza. "Ahora se rasgan las vestiduras pero no le han denunciado", resaltó el fiscal Pablo Ponce, que sostuvo que "el secreto profesional no es un derecho fundamental y no hay ningún derecho absoluto en nuestro ordenamiento, tampoco este". También descartó el origen ilícito de la información y que se haya vulnerado el derecho a la intimidad. "No se ha revelado ningún dato personal de nadie que esté en el banquillo", dijo.

El abogado de la LFP dijo que los acusados intentan "arrimar el ascua a su sardina" invocando un derecho que es personal pero sería de un tercero desconocido, para "con este subterfugio obtener la nulidad". Incluso el letrado del Deportivo dejó en el aire que ese cliente exista realmente. "A ver si Tebas se ha acogido incorrectamente al derecho al secreto profesional para no revelar la fuente", deslizó. De este primer penalti, depende buena parte de la suerte del partido.