Ir a contenido

ENTREVISTA

Fèlix Sánchez: "Estamos lejos del nivel de Europa, pero cada vez más cerca"

El entrenador barcelonés, que ha convertido a Qatar en campeón de la Copa Asia por primera vez en la historia, comparte sus experiencias con El Periódico

Joan Domènech / Marcos López

Fèlix Sánchez, el entrenador de la selección de Qatar, en la entrevista que mantuvo con El Periódico.

Fèlix Sánchez, el entrenador de la selección de Qatar, en la entrevista que mantuvo con El Periódico. / JORDI COTRINA

Fèlix Sánchez Bas, un anónimo entrenador catalán (Barcelona, 13 de diciembre de 1975) ha dirigido a Qatar a la conquista de la Copa Asia, el primer título de su historia. Detrás de ese triunfo, hay un largo y valioso trabajo desconocido en el fútbol occidental que relata a EL PERIÓDICO DE CATALUNYA.

-¿Cómo describiría la sensación de ser campeón de Asia? Es difícil describir lo que sientes. Evidentemente es un orgullo muy grande porque conseguimos algo histórico porque no se había logrado nunca. Estoy muy contento por los jugadores, que hicieron un esfuerzo muy grande en una competición en la que no éramos los favoritos y nos enfrentamos a rivales muy duros, y muy contento por los aficionados.

-¿Qué dimensión tiene este triunfo? Es el triunfo de un país de dos millones de personas en el continente más poblado de la tierra, que con unos recursos humanos muy limitados ha competido con las grandes potencias. No sé cómo se podría comparar. Más o menos como si Islandia conquistara la Eurocopa.

-¿Ha pensado alguna vez que ha hecho historia? Durante la competición fuimos dando pasos históricos. Qatar solo había ganado seis partidos en todas sus participaciones, y cuatro habían sido en los dos torneos que había organizado. Nunca habíamos superado una eliminatoria, pasamos a cuartos, a semifinales… justo el año que se había aumentado de 16 a 24 participantes. Vencimos a Japón en la final, el que más Copas Asia ha conquistado, a Corea del sur, uno de los favoritos, a Irak, que es desconocida pero muy potente, a Emiratos Árabes, con el entorno enrarecido por la situación política…

-Hablamos de que es el primer catalán, el primer occidental, el primer entrenador que ha hecho a Qatar campeona de algo. Su nombre está en la Wikipedia. (risas) Mirado así, claro que estoy contento de formar parte de la historia. Es verdad que si eres el primero serás más recordado. Está muy bien formar parte de todo esto que ha sido un proceso muy largo. He tenido jugadores que cogí con 12 años y ahora han sido campeones.

”Es el triunfo de un país de dos millones de personas, con unos recursos humanos muy limitados, en el continente más poblado de la tierra. Es como si Islandia conquistara la Eurocopa”

Con la medalla de oro de campeón de la Copa Asia. / GIUSEPPE CACACE (AFp)

-¿Cómo es el fútbol en Qatar? Es el deporte rey del país y suscita una pasión muy grande. Es una Liga menor, con solo 12 equipos, que intenta mejorar trayendo buenos extranjeros como Xavi, Gabi, Etoo, Sneijder, que aportan cosas y son un buen ejemplo. La Academia Aspire trata de elevar la formación y el nivel con vistas al Mundial 2022. Es una motivación muy grande, están muy orgullosos de organizarlo y se trabaja mucho para dar una buena imagen al mundo. Será un gran Mundial.

-Se decía que el futuro del futbol estaba en África. ¿Será Asia o es exagerado? No lo sé. Lo que sí se ve es que el fútbol en Asia evoluciona mucho. Diez japoneses de la final compiten en Europa. Había seleccionadores de categoría, con mucho bagaje y experiencia, como Lippi, Paulo Bento, Katanec, Pizzi. Estamos lejos del nivel de Europa o Sudamérica, pero cada vez más cerca: Corea ganó a Alemania, Japón casi apea a Bélgica, Irán empató con Portugal y montó un lio a España...

-¿La cantera de Qatar es internacional? Hay muy pocas licencias y se trabaja con lo que se tiene. Aquí los clubs más poderosos pueden elegir entre muchos niños de España, de Europa...

-¿Todos los niños son catarís? Las normas son las mismas que en Alemania o Brasil. Son las normas FIFA, las que facilitan que Diego Costa juegue con España. Lo que pasa es que en Qatar hay más gente foránea que catarís pero que igual llevan tres o cuatro generaciones en el país.

“Nos planteamos con mi mujer, que estaba embarazada, estar un mínimo de dos años y un máximo de cuatro. Llevamos doce y medio. Se nos ha ido de las manos. Señal de que nos ha gustado”

Alegría después del histórico triunfo sobre Japón (3-1). / ZHIZHAO WU (GEtty)

“Soy de los que pienso que hay que trazarse expectativas muy altas. Lo eran. No ha sido imposible porque lo hemos logrado. Metimos 19 goles, fuimos el máximo realizador, y solo nos metieron uno, en la final. Hemos comprobado que podemos competir”

-¿Cómo fue usted a parar a Qatar? Trabajé en el fútbol base del Barça entre el 1996 y el 2006. Empecé de segundo de Rodolfo Borrell en el alevín.

-Antes del Barça. Estuve en el CF Les Corts. No sé si aún existe. Estudiaba en la Escola Barcelona y mi profesor de Educación Física era Albert Benaiges. Jugaba en el Sants, entrenaba a un equipo de fútbol sala del colegio y estudié INEF. Benaiges me llevó al Barça. En el 2006 fuimos con el infantil a jugar  a la inauguración de la academia Aspire, con Marc Muniesa entre ellos, y Josep Colomer, que había estado en el Barça, a quien no conocía y ahora es un gran amigo, me llamó. Necesitaban entrenadores y pensaba que tenía un perfil adecuado.

-¿Desde entonces allí? He sido muy afortunado. Diez años en el fútbol base del, para mí, mejor club del mundo, con una forma de jugar muy peculiar, y doce en Qatar. Es difícil encadenar tantas temporadas y tanta estabilidad.

-¿Qué aliciente encontró en Qatar? Llevaba diez años en el Barça y veía que había unos límites, que sería muy difícil seguir subiendo.

-Llegó al infantil A. Hablaba de ascender al juvenil o más arriba. Con mi perfil lo veía muy difícil. A algunas alturas llega un nombre y te echa atrás. No lo critico. Es lo que hay. Fui a Qatar, me explicaron el proyecto y vi que era una buena oportunidad. Era un buen lugar para vivir con la familia, a seis horas de Barcelona, y nos lanzamos. Con mi mujer, que estaba embarazada de nuestra primera hija, nos decidimos.

-Un paso radical. Sí, sí, la valiente ha sido ella. Yo iba a hacer lo que me gustaba, pero quien dejó el trabajo, la familia y estaba embarazada era ella. Nos planteamos estar un mínimo de dos años y un máximo de cuatro. Llevamos doce y medio. Se nos ha ido de las manos (risas). Señal de que nos ha gustado.

“Llevaba diez años en el fútbol base Barça y veía que había unos límites, que sería muy difícil seguir subiendo.  A algunas alturas llega un nombre y te echa atrás”

Sánchez Bas, tras la charla con El Periódico de Catalunya. / JORDI COTRINA

-¿Su labor ha sido puramente formativa o no? He pasado por varias fases. Empecé con el equipo sub-16 de Aspire, donde estaban los mejores del país. El 98% de la selección. Estaban en la academia de domingo a viernes, su semana natural, y luego jugaban con su club. O con nosotros, la selección, si teníamos partido, que tiene preferencia.

-¿Tuvo autonomía? Al principio había un inglés, Michael Brown. Se trabajan unos objetivos metodológicos pero los entrenadores teníamos autonomía. Luego vino Roberto Olabe, que estaba en la Real Sociedad, y más tarde Edorta Murua, que estuvo en el Athletic y en Chile, que le dio una vuelta al asunto metodológico, pero yo ha empecé a trabajar con la sub-18. Es formación, pero si vas a la Copa Asia es para intentar ganarla.

-¿Había presión en este sentido? A veces, sí. Si eres Brasil y te dicen que has de salir a ganar la Copa América vale, pero si estsá con Qatar y te dicen que has de ganar la Copa Asia… Soy de los que pienso que hay que trazarse expectativas muy altas. Lo eran. No ha sido imposible porque lo hemos logrado. Primero en el 2014 con la sub-19 y ahora. Otra cosa es el balonmano y Valero Rivera, que es el mejor entrenador del mundo.

-¿Cómo son los niños futbolistas catarís? Igual que los chavales de aquí. La predisposición ha aumentado con Aspire. Existe un cultura del trabajo y del esfuerzo muy alta. Dos entrenamientos diarios curten mucho y has de querer hacerlo para aguantar tanto tiempo. Ha sido una de las claves del salto de calidad.

-¿Progresan por el esfuerzo o por la competitividad? Si entrenas seis o siete veces a la semana y tienes unos hábitos de vida y de trabajo se notan. Muchos chicos llevan diez años jugando a fútbol. Se han enfrentado a selecciones como España, Brasil, Argentina, Inglaterra, a clubs como el Barça, el Madrid, el Leverkusen, el Roma… Progresas. Es lo único que puedes hacer: trabajar mas y mejor, porque no puedes elegir mucho. Hay solo 16 clubs, por 25 jugadores, hagan cuentas del número de licencias…

 “En Qatar existe una cultura del trabajo y del esfuerzo muy altas. Dos entrenamientos diarios curten mucho y has de querer hacerlo para aguantar tanto tiempo. Ha sido una de las claves del salto de calidad”

El seleccionador de Qatar, manteado por sus pupilos. / ALI HAIDER (EFE)

“¿El estilo de Qatar? Nos adaptamos a quien se nos pone delante. Has de ser pragmático y saber cuál es la realidad para competir. Yo quiero jugar como los equipos de Guardiola. Pero en el fútbol no se puede copiar y pegar. No tenemos la calidad ni la experiencia”

-Habiendo salido del Barça, ¿cómo juega su Qatar? Cuando vas a un lugar has de mirar lo que tienes. Lo que uno intenta es que su equipo sea dominador, domine las transiciones, pero somos conscientes de que muchas veces nos enfrentamos a equipos con cualidades superiores en algunos aspectos y no podemos hacer lo que querríamos. Tenemos que ser capaces de adaptarnos cuando nos dominan. Eso implica poder dominar muchas fases del juego y en diferentes escenarios.

-¿Por ejemplo? Ante Japón dominamos la primera media hora y nos colocamos 2-0. No se lo esperaban. Fuimos muy efectivos. Pero a partir de entonces, hicieron retoques y empezaron a dominar ellos, y pasamos a defender las acciones laterales, los centros… Tenemos una idea, pero nos adaptamos a quien se nos pone delante. Has de ser pragmático y saber cuál es la realidad para competir. Metimos 19 goles y fuimos el máximo goleador, lo que niega que fuéramos un equipo defensivo. Solo nos metieron uno en toda la competición y fue en la final.

-¿A qué quiere jugar? ¿A que esos 30 minutos dominando sean 90? Es lo que intentamos. Somos un equipo muy joven que trata de preparar el máximo de jugadores posibles para llegar al Mundial. Sabemos quiénes somos. Yo quiero jugar como el Barça, como los equipos de Guardiola que son los que más me hacen disfrutar. Pero en el fútbol no se puede copiar y pegar. No tenemos la calidad ni la experiencia.

-Pero puede establecer las bases como entrenador. Viene de esta escuela. Claro. Tenemos la idea de querer ser dominantes con la pelota. Metimos un gol después de 23 pases en un minuto. Desde pequeño iba al campo del Barça y siempre me ha gustado este estilo, pero sería una vacilada decir que jugamos como el Barça. Aunque el Barça de hoy no es el de hace diez años. Me adapto a lo que tengo y contra quien juego.

-Puede elegir entre crear desde atrás o jugar en largo. Nosotros construimos desde atrás, Igual luego viene otro que querrá jugar en largo y a la segunda jugada. Cuando llegué vi lo que había y decidí. ¿Los mejores son este y aquel? ¿Con estos puedo jugar en largo, que el más alto mide 1,80? No. El perfil de los jugadores sugiere un estilo que luego perfeccionas entrenando. Hemos ganado, pero no miramos el resultado ni nos conformamos con lo hecho. Nosotros pensamos que podemos mejorar. Así tendremos trabajo (risas).

“El Mundial 2022 es una motivación muy grande para Qatar, están muy orgullosos de organizarlo y se trabaja mucho para dar una buena imagen al mundo. Será un gran Mundial”

-Qatar jugará la Copa América: ¿Es un premio, una aventura, un amistoso? Una competición que figura en el proceso de preparación. La Copa Asia ha sido el torneo más importante. Hemos ganado, pero queríamos comprobar nuestro nivel. Y hemos comprobado que podemos competir. Esta invitación es una oportunidad para que los jugadores adquieran  experiencia, de saber qué significa enfrentarse a Argentina con el mejor jugador del mundo.

-¿Todo está enfocado en el Mundial 2022? Todo sirve para preparar el Mundial, pero a la Copa Asia fuimos a competir. Es lo mismo. Nos enfrentaremos a aspirantes a ser campeones del mundo y contra Brasil un amistoso en Maracaná quizá. Serán partidos muy buenos. Supongo que se nos harán largos… La cuestión es que la gente llegue preparada.

-¿Estará preparado usted? ¿Será el seleccionador? Faltan tres años y medio. Vayan a saber dónde estaremos. Falta por saber qué proyecto tienen las autoridades catarís para su Mundial. De momento, yo hago mi trabajo y es un honor. Si miro cuando llegué y dónde estoy, me siento un privilegiado. Es una posibilidad. Ojalá. Pero no pienso a tres años vista: pienso que hemos vuelto de la Copa Asia y vamos a la Copa América. 

Temas: Fútbol