Ir a contenido

UN DUELO DE URGENCIAS

El Espanyol logra un empate milagroso en Vila-real

Un golazo de Rosales salva a un equipo que flirteó con el desastre (2-2)

Raúl Paniagua

Granero y Fornals pugnan por un balón este domingo en Vila-real.

Granero y Fornals pugnan por un balón este domingo en Vila-real. / EFE / DOMÉNECH CASTELLÓ

La fortuna se alió con el Espanyol en Vila-real (2-2). El equipo perico logró un milagroso empate en un partido que iba encaminado hacia la tragedia hasta que Bonera, el veterano central del 'submarino amarillo' tuvo la ocurrencia de marcarse un increíble gol en propia puertaRosales culminó la obra con un magnífico zurdazo que evitó la derrota en un encuentro que evidenció los problemas de dos equipos en crisis.

El Espanyol pasó del llanto a la sonrisa en seis minutos mágicos. Puede darse por satisfecho el cuadro perico con el punto, sobre todo si es capaz de batir la próxima semana al Rayo  en Cornellà. Ese partido debe servir para iniciar la escalada y olvidar las penas que se arrastran desde el año pasado. De momento, sobrevivió en Vila-real con una primera parte desastrosa y una segunda notable culminada con un arreón final que permitió rescatar un valioso empate. No es para estar muy orgullosos, pero al menos se evitó un batacazo que estuvo cerca en muchos momentos.

Granero, de pivote

Ni siquiera ante el penúltimo de la Liga, un Villarreal que solo ha ganado en casa al Betis y que suma una victoria en 16 jornadas, pudo el Espanyol darse una gran alegría. El triunfo en Huesca sigue siendo el único como visitante del cuadro de Rubi, que volvió a exhibir una imagen desquiciante. Olvidada la Copa y con la plantilla cerrada ya no quedan excusas. El conjunto blanquiazul debe ofrecer más.  

"La primera parte fue muy floja, pero tuvimos orgullo para seguir creyendo. Somos un buen equipo y acabaremos en una buena posición" (Rubi)

Sorprendió el Villarreal al Espanyol con su planteamiento. Calleja apostó por un cambio de sistema en su regreso al banquillo amarillo. El técnico comenzó con tres centralesIborra de ancla y los talentosos Cazorla Fornals como interiores. La novedad táctica de Rubi consistió en la ubicación de Granero como pivote defensivo en lugar del sancionado Marc Roca. David López volvió al eje de la zaga tras su lesión y Víctor Sánchez tuvo continuidad en el equipo después de su buen partido en la Copa. Este domingo, en cambio, estuvo calamitoso.

El desierto del primer tiempo

Demostraron claramente el equipo castellonense y el perico por qué están en la zona de alarma. Era evidente que el perdedor saldría muy tocado y el pulso acabó en tablas. El tedio presidió el primer tiempo, en el que el Espanyol no aportó nada. Ni un tiro a puerta. Ni un centro preciso al área. El desierto absoluto.

Sin hacer gran cosa, el Villarreal puso al menos más voluntad. Ekambi Pedraza castigaron la parcela de Rosales y el premio llegó a balón parado. Una falta lanzada por Cazorla la cabeceó Gerard Moreno al larguero tras tocar Diego López. El rechace cayó en los pies de Iborra, que envió balón a la red (m. 37). Suerte tuvo el Espanyol de llegar al descanso con 1-0, ya que el expunta perico falló una clara ocasión (m. 43) que hubiese agrietado aún más a un bloque sin rumbo.

La entrada de Melendo

Rubi movió ficha en el descanso con la entrada de Melendo por Víctor Sánchez y el Espanyol mejoró su imagen. Tampoco era muy complicado. El canterano, incisivo y clarividente, fue el mejor blanquiazul. En un minuto prometedor el bloque perico pudo empatar con un disparo de Borja Iglesias que se marchó fuera (m. 53) y un remate forzado de Dídac Vilà.

El autogol de Bonera dio vida a un equipo en el que debutaron Ferreyra y Wu Lei

Luego volvieron los nervios y las imprecisiones, Pedraza envió un balón al poste (m. 59) y Hermoso agarró a Ekambi para cometer un penalti transformado por Cazorla (m. 65). El drama se acercaba y el técnico tiró del Chucky Ferreyra para agitar las cosas.

Una falta lanzada por Granero acabó con el regalo de Bonera (m. 75) y el guion cambió por completo. Ese autogol, caprichos del fútbol, concedió al Espanyol la oportunidad de salir vivo. No la desaprovechó. El bloque catalán, ya con el chino Wu Lei sobre el campo, apretó y Rosales obró el milagro (m. 81). "La primera parte fue muy floja, pero tuvimos orgullo para seguir creyendo. Somos un buen equipo y acabaremos en una buena posición", resumió un aliviado Rubi.

Villarreal, 2; Espanyol, 2

VILLARREAL: Asenjo (4); Álvaro (5), Bonera (3), Funes Mori (5); Miguelón (4), Cazorla (7), Iborra (7), Fornals (5), Pedraza (6); Gerard Moreno (6), Ekambi (6). Entrenador: Javier Calleja (5). Cambios: Bacca (4) por Ekambi (m. 73); Chukwueze (sc) por Fornals (m. 83); Mario (sc) por Miguelón (m. 88).

ESPANYOL: Diego López (6); Rosales (8), David López (5), Hermoso (5), Dídac Vilà (6); Víctor Sánchez (3), Granero (4), Darder (5); Sergio García (4), Borja Iglesias (6), Piatti (5). Entrenador: Rubi (5). Cambios: Melendo (8) por Víctor Sánchez (m. 46); Ferreyra (5) por Sergio García (m. 70); Wu Lei (6) por Dídac (m. 78).

GOLES: 1-0, (m. 37) Iborra, tras un rechace; 2-0 (m. 65), Cazorla, de penalti, 2-1 (m. 75), Bonera, en propia puerta; 2-2 (m. 81), Rosales, de gran zurdazo.

ÁRBITRO: Cuadra Fernández (5), balear.

TARJETAS: Bonera (m. 4), Víctor Sánchez (m. 38), Fornals (m. 40), Funes Mori (m. 52), Dídac (m. 60), Rosales (m. 82),  Iborra (m. 86), Darder (m. 91).

ESTADIO: La Cerámica. Espectadores: 15.476