SEGUNDA A

El goleador Linares se niega a vestir la camiseta del Reus

La baja del pichichi del equipo deja al conjunto que dirige Bartolo con solo 10 jugadores para enfrentarse al Las Palmas

Linares, del Reus, en una jugada de ataque.

Linares, del Reus, en una jugada de ataque.

Se lee en minutos

Joan Vidal

Crecen los problemas en el Reus Deporitu. Miguel Linares, delantero centro y pichichi del equipo rojinegro, se niega a volver a vestir la elástica del conjunto del Baix Camp aludiendo a los problemas económicos de la entidad y al entender que el proyecto actual no es el que le hizo fichar por el equipo entrenado por Xavi Bartolo.

El propio entrenador lo ha comunicado esta misma mañana en rueda de prensa y ha explicado que “actualmente tenemos 10 fichas para competir ante el Las Palmas”. Bartolo tampoco puede contar con el guardameta Pol Freixenet, lesionado de gravedad el pasado fin de semana en la última jugada del encuentro que enfrentó al Reus ante el Numancia.

Un dolor de cabeza más para una entidad que puede desaparecer en menos de diez días una vez el juez de disciplina social se pronuncie acerca del expediente abierto al equipo por los impagos. La Real Federación Española de Futbol ha denegado nuevamente la suspensión del encuentro del Reus de este fin de semana, petición que habían hecho los jugadores y LaLIga, y el conjunto de la calle Recasens y Mercader volverá a saltar al césped del Municipal con todo a perder tras una nueva semana de difícil preparación por el ruido extradeportivo.

Reconducir la situación

Te puede interesar

“Valorando objetivamente las circunstancias con las que llegamos es evidente que lo mejor es suspender”, exponía en sala de prensa un Xavi Bartolo que advertía que “o la solución llega este fin de semana, en forma de compra del equipo, o no habrá tiempo material para reconducir la situación”.

Preocupación extrema entre la plantilla que esta mañana se ha reunido con el máximo accionista, Joan Oliver, solicitando la carta de libertad el próximo lunes en el caso de que no prospere la venta del club. El mercado de fichajes se cierra el próximo 30 de enero y la viabilidad de un proyecto correcto en el Reus pasa por un traspaso ipsofacto de la entidad. “La solución es fácil, ojalá llegue gente nueva”, finalizaba Bartolo una rueda de prensa de previa de partido un tanto amarga.