Ir a contenido

TRIUNFO DE PRESTIGIO

Emotiva gesta del Reus

Los rojinegros vencen al Alcorcón (0-1), el líder, antes de saber este lunes si quedan libres por impago

Joan Vidal

Los jugadores del Reus celebran el triunfo de Alcorcón en el vestuario.

Los jugadores del Reus celebran el triunfo de Alcorcón en el vestuario. / REUS CF

Crecerse ante las adversidades. Sumar como equipo y llorar por un momento que no se merecen unos jugadores que han demostrado que más allá de lo personal, existe lo profesional. El Reus sorprendió al Alcorcón en un partido muy duro emocionalmente (0-1) para el equipo, la víspera de saber si cumplirá su tercer mes sin cobrar, y despojó al cuadro madrileño del liderato al infligirle la primera derrota en casa de la Liga.

El equipo de Xavi Bartolo acudía a su cita en el estadio de Santo Domingo tras el varapalo de la semana más dura desde que se inició el campeonato. La reunión con la AFE afectó, y de qué manera, a una plantilla que se hundió momentáneamente tras desgranarse la enésima problemática con su situación contractual al saber que todos los jugadores quedarían libres si este lunes no cobran lo adedudado, pero que no todos podrían marcharse, sino solo 12.

Preparado para competir

Bartolo, en la previa, asumía que el equipo no estaba preparado para competir. Se equivocaba. Sus jugadores, que se plantaron en un primer minuto para el recuerdo, sacaron fuerzas de no se sabe dónde y tutearon al líder de la categoría. Ahora lo es el Granada, que venció al Nàstic, el otro representante de Tarracona con sus propias penas.

El equipo se pasó el primer minuto abrazado y sin jugar y el Alcorcón respetó la protesta sin atacar

Emotivo y reivindicativo momento se vivió al iniciarse el encuentro cuando el once dispuesto por los del Baix Camp se unía en el circulo central para protestar por su situación profesional. Sesenta largos segundos en los que los rojinegros no se movieron y el Alcorcón, en apoyo a sus compañeros de profesión, decidieron tocar el balón sin atacar y sin traspasar la línea divisoria. Los aplausos de la afición madrileña no hicieron más que aportar respeto y comprensión a lo que están viviendo en Reus.

Se deshizo la protesta y empezó la contienda. Cambió el esquema táctico el preparador reusense, acertadamente, y se impusó a la gran intensidad del Alcorcón. El gol de Gus Ledes, de pena máxima en el minuto 21 -acompañado por la expulsión de Bellvis, que había despejado el balón con la mano sobre la línea de meta-, fue un tesoro que los reusenses no dejaron escapar.

El lastre de ser menos

El Alcorcón se encontró ante un muro, con uno menos, el marcador adverso y 70 minutos por delante. Una situación inédita hasta ahora que el equipo de Cristóbal Parralo no supo gestionar con serenidad. A los locales les invadieron pronto las prisas. El técnico cargó el ataque en el tramo final con más delanteros pero eso no se tradujo en ocasiones claras para empatar.

Sacrificio en defensa y pragmatismo para controlar un resultado favorable. Esas fueron las recetas de un Reus que sufrió hasta el último suspiro por conservar la preciada victoria. Las imágenes tras el pitido final hablaban por sí solas. Jugadores tumbados en el césped llorando y abrazándose tras romper una barrera emocional que es insostenible.

Tres meses de atrasos

LaLiga va a pagar los tres meses atrasados. La patronal no quiere desvirtuar la competición eliminando a un equipo de la categoría. Un argumento que no vale y que impide a 12 profesionales buscarse mejor suerte en los próximos días. El aval que tuvo que poner el Reus al iniciarse la campaña ya tiene un fin. Una manera de aumentar la agonía a unos jugadores que seguirán sufriendo hasta final de temporada.

Un drama que parece que no terminará hasta el 30 de junio. Para entonces, ya veremos qué pasa con un equipo que emociona por su entrega y compromiso. Un orgullo para la ciudad. Un momento feliz en el vestuaario rojinegro dentro de un bucle de desgracias y malas noticias. Se merecen disfrutar, la vuelta a la realidad será algo menos dura. El tiempo se ha parado y la felicidad ha vuelto. Siempre les quedará este momento vivido en Alcorcón.