09 jul 2020

Ir a contenido

ACUSADO DE VIOLACIÓN EN LAS VEGAS

El 'caso Ronaldo' se reactiva

Documentos publicados por 'Der Spiegel' sostienen que los abogados del futbolista pagaron 375.000 dólares a su presunta víctima por su silencio

Ricardo Mir de Francia

Cristiano Ronaldo, con Kathryn Mayorga, aquella noche del 2009 en Las Vegas.

Cristiano Ronaldo, con Kathryn Mayorga, aquella noche del 2009 en Las Vegas. / AP

Cristiano Ronaldo volvió a marcar el sábado para cerrar la victoria de la Juventus contra el Udinese por 2-0. Con casi 700 tantos a sus espaldas, no fue más que otra diana en una carrera llena de goles, pero en las circunstancias actuales es difícil subestimar su valor terapéutico. En solo dos semanas, la estrella portuguesa ha visto como tomaba cuerpo una vieja sombra que aparentemente había quedado atrás. Primero fue la demanda de Kathryn Mayorga, la mujer que le acusa de haberla violado tras una fiesta en Las Vegas en 2009. Luego llegó el anuncio de la policía de la ciudad del pecado de reabrir la investigación. Y ahora se desvelan unos documentos que demostrarían que los abogados de Ronaldo pagaron 375.000 dólares a Mayorga a cambio de su silencio.

En una entrevista con ‘Der Spiegel’, la publicación alemana que aireó inicialmente el caso en 2017, Mayorga sostiene que ha roto su silencio tras sentirse envalentonada por el movimiento #MeToo. Ese grito de hartazgo colectivo de millones de mujeres (y hombres) hacia los abusos de poder ha tenido especial resonancia en Estados Unidos, donde ha servido para tumbar a magnates de Hollywood, estrellas de la televisión o poderosos políticos después de que salieran a la luz sus presuntos abusos sexuales. Algunos de ellos trataron antes de comprar el silencio de sus víctimas. Un patrón que se habría repetido también en el caso de Ronaldo.

Intimidada por la fama

Basándose en documentos obtenidos a través de 'Football Leaks', la revista alemana sostiene que Mayorga se comprometió a no contar nunca públicamente lo que sucedió aquel 13 de junio del 2009 en la suite del hotel Palms Place a cambio de 375.000 dólares. El acuerdo extrajudicial, datado en el 2010, también obligaba a la mujer a destruir cualquier prueba. Y Ronaldo, a cambio, se comprometía a enviarle los resultados de una prueba del VIH, lo que demostraría que mantuvieron una relación sexual sin protección.

Aquel verano del presunto incidente, el futbolista fue traspasado desde el Manchester United al Real Madrid en el fichaje más caro hasta entonces de la historia: 94 millones de euros. CR7 se fue de vacaciones a Las Vegas con su cuñado y su primo. Y en una discoteca de la ciudad conoció a Mayorga, a la que más tarde invitó a subir a su suite. Fue allí donde, según la denuncia, la habría forzado a tener sexo anal. Al día siguiente, la modelo y más tarde profesora de primaria, denunció lo sucedido en una comisaría de Las Vegas. También se sometió a un examen médico, pero nunca llegó a revelar la identidad de su agresor porque se sentía intimidada por la fama del futbolista, según consta en la denuncia.

Ronaldo siempre ha negado las alegaciones y dice tener la “conciencia tranquila”, mientras sus abogados han amenazado con demandar a ‘Der Spiegel’ por difamación. Pero los documentos publicados por la revista han añadido nuevos elementos de peso a las acusaciones. La correspondencia entre los letrados del futbolista incluye distintas versiones de lo ocurrido. En uno de los cuestionarios, Ronaldo dice que Mayorga le pidió “varias veces que parara”. “Decía que no quería, pero al mismo tiempo se prestaba”, contesta el portugués en uno de los cuestionarios.

Apoyo en Portugal

El caso está ahora en manos de la policía de Las Vegas, que ha reabierto la investigación después de que Mayorga rompiera el acuerdo extrajudicial con los abogados del futbolista y presentara una demanda. “Ocultar un crimen es un crimen”, ha dicho el representante legal de Mayorga. La nueva dimensión que ha tomado el caso inquieta a los principales patrocinadores del delantero de la Juventus. “Estamos profundamente preocupados”, ha dicho Nike en un comunicado. La Federación Portuguesa de Fútbol le ha expresado "su total solidaridad", pero por el momento Ronaldo ha quedado fuera de la convocatoria para los dos próximos partidos de su selección.

El caso empieza a despertar tal inquietud en Portugal que el presidente del país ha roto una lanza por su héroe nacional. “Si algo se ha demostrado es que es un extraordinario profesional, un extraordinario deportista y un extraordinario futbolista”, ha dicho el presidente António Costa. “La gente tiene que entender de una vez la presunción de inocencia: no basta con acusar a alguien para que sea culpable de algo”.