Ir a contenido

Tensión con la prensa

Mourinho: "Tengo más Premiers que los otros 19 entrenadores juntos"

El Manchester United mantiene de momento su confianza en el portugués, que vive horas difíciles en Old Trafford

Enric Gil

 Mourinho agradece al público de Old Trafford su actitud en la derrota ante el Tottenham.

 Mourinho agradece al público de Old Trafford su actitud en la derrota ante el Tottenham. / EFE

Dejó el Chelsea poco después de comenzar su cuarta temporada en el club, antes de una experiencia prolífica de dos años en el Inter de Milán y tres más en el Real Madrid. Regresó a los 'blues' levantando la Premier League y la Copa de la Liga y volvió a marcharse en la mitad del tercer ejercicio, con el equipo en la 16a posición y acumulando nueve derrotas.

La llegada de Jose Mourinho al banquillo del Manchester United fue notable. Ganó en su primer año dos títulos, Europa League y League Cup, y terminó segundo la temporada pasada, siendo el único que opuso cierta resistencia al dominio deslumbrante del City de Pep Guardiola. Sin embargo, parece que el síndrome de la tercera temporada le persigue.

“He perdido 0-3. ¿Saben qué significa este número? Yo solo he ganado tres títulos de Premier League, más que los otros 19 entrenadores de la Premier juntos. Yo llevo tres y el resto llevan dos. Así que respeto, respeto y respeto”. De este modo terminó el portugués su explosiva rueda de prensa este lunes después de caer ante el Tottenham (0-3). Volvió su arrogancia en estado puro, desafiante ante los periodistas e incluso acusándolos de 'fake news', al estilo Donald Trump: "Vosotros queréis cambiar el relato del partido, nuestros aficionados no leen los periódicos ni miran la televisión".

Sean sus arrebatos una estrategia para desviar la atención o indicios de que su sillón en el banquillo empieza a temblar, lo cierto es que el 0-3 es la peor derrota que ha encajado el portugués como local en sus 18 años de carrera como entrenador –en las ligas portuguesa, italiana, española e inglesa-. Las dos derrotas en los tres primeros partidos de liga es algo que no se veía en el United desde 1992. Y recibir siete goles en tres encuentros, habiendo marcado solo cuatro, casi no tiene precedentes en Old Trafford. Aun así, la dirección del club ratificó este martes su confianza en el entrenador. 

Críticas desde el primer

Las ruedas de prensa de Mourinho de pretemporada ya sorprendieron por su sequedad, dejando vislumbrar los primeros síntomas de lo que vendría. Las derrotas, especialmente en los amistosos ante Liverpool y Bayern de Múnich, fueron carne de cañón que aprovechó para criticar la política de fichajes: "Una cosa es lo que quiero y otra lo que va a pasar. Entregué una lista al club con cinco futbolistas que me interesaban hace meses y no ha llegado ninguno". Empezaron de este modo los reproches hacia Ed Woodward, vicepresidente del United y encargado de los fichajes, augurando "una temporada difícil".

Mou fue especialmente insistente en reforzar la línea defensiva y los resultados le dan la razón. Sin embargo, los centrales Lindelof y Bailly vinieron a petición exprés del portugués por unos 65 millones de euros en las dos últimas campañas. Algo que quizás frenó este verano a Woodward, reacio a arrojar más centavos en la misma posición. Solo añadió el lateral Dalot (22 millones, del Oporto), que se sumó a los fichajes del medio Fred (59 millones, del Shakhtar) y el portero Grant (2 millones, del Stoke).

El aparente desorden en los despachos ha llevado el club a plantearse el fichaje de un director deportivo, una labor realizada desde finales de los 80 por Sir Alex Ferguson y que, tras su marcha, no se concretó.

Poco margen para el error

Mou dedicó también en pretemporada críticas directas a jugadores. De Antonio Valencia dijo que tuvo “demasiadas vacaciones” y a Anthony Martial le reprochó que se quedase junto a su esposa después del nacimiento de su hijo. Por no hablar del asunto Pogba, que aún sigue en el aire, aunque más suavizado.

Los dardos a su propio escuadra no son nuevos, pero sí durante la pretemporada. Extraño método el de intentar influir en la política de fichajes del club tirándose piedras en su propio tejado, generando una atmósfera poco respirable antes del inicio de la competición.

Después del hundimiento ante el Brighton y de la derrota ante el Tottenham, Mourinho vive sus horas más complicadas en Manchester. Y han pasado solo tres jornadas de liga. El septiembre tiene que ser a priori un mes propicio para el United: Burnley, Watford, Wolves y West Ham. Buen calendario, pero con poco margen de error para romper la maldición del síndrome Mourinho. ¿A la tercera… va la perdida?

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.