Ir a contenido

ESTRELLA DEL DEPORTE ACUÁTICO

Telma Cester: piruetas precoces

La joven de Castelldefels, de solo 13 años, cosecha exitos en wakeskate, un deporte cercano al esquí náutico y el skateboard

Joan Barretina

Entrevista: Telma Cester, campeona de Europa de wakeskate / JORDI COTRINA / EDICION: ASLI YARIMOGLU

Ya lo ha ganado casi todo. Es campeona de Europa y la cuarta del mundo, además de haber triunfado en las categorías junior. Posee un palmarés increíble pero tiene algo aún más envidiable: tiene solo 13 años. Telma Cester cosechó su último y, hasta ahora, más preciado triunfo, a principios de agosto: ganó el Campeonato de Europa Oben de Cable-Wakeskate en Milán. Lo hizo tras destronar a una 'rider' eslovaca 16 años mayor que ella, con la que tiene una gran relación fuera del agua.

Telma, con su tabla, en el canal Olímpic de Castelldefels. / JORDI COTRINA

El Wakeskate es un deporte que nace entre la mezcla del 'skateboard' y el 'wakeboard' (una fusión entre el esquí náutico y el 'snowboard'). Originariamente, subido a una tabla de condiciones muy similares a un monopatín, el 'rider' ejecuta una amplia variedad de piruetas sobre las olas que produce un barco o una lancha. Ahora, existe la modalidad de cable, en la que no se necesita embarcación.

En España, sólo hay tres instalaciones que cuenten con instalaciones de cable. Una de ellas, la más puntera, está en el Canal Olímpic de Castelledefels, curiosamente la ciudad donde vive Telma. Su puesta en marcha le cambió la vida: "Sin el cable del Canal Olímpic, no sería la misma deportista", nos cuenta. Telma empezó a subirse a una tabla con cuatro años y, desde los siete, sus padres la llevaban al pantano de Sau. El cable del Canal Olímpic es uno de los más exigentes y eso le ayuda a la hora de competir. "Cuándo va a un campeonato, no le sorprende lo que se encuentra porque ya lo ha entrenado", dice Iñaki Anitua, su entrenador, al que también llama antes de competir. A Telma le gusta escuchar música pero prefiere no desvelar cuál.

Hacen un buen tándem. Iñaki -al que Telma suele llamar Patxi- la acompaña, siempre que puede, cuando va a los campeonatos. Si no, hablan por teléfono, cada noche, para analizar los saltos que ha realizado y va a realizar y el devenir de la competición. Quiénes sí pueden acompañarla, de forma incansable, son sus padres. Javier Cester Txus García, dos personas amantes del deporte que han sabido transmitir su pasión a su hija y a los que les compensa el ajetreo porque ella "está encantada y es feliz".

Movimiento constante

Telma no solo compagina su vida sobre la tabla con el instituto, el Liceo francés de Gavà, que, según dice, le pone muchas facilidades para poder hacerlo. También surfea y juega a baloncesto. En invierno, dedica menos horas al 'wake' y, por la tarde, juega a basket en el BF Viladecans. En verano, dedica todo el día a entrenar sobre el agua. ¿Cómo lo consigue? "Mi receta es comer y dormir." De hecho, su entrenador la apoda, chistosamente, "panda" porque dice que duerme mucho. "Hace bien. De hecho, antes de las competiciones es lo que tiene que hacer. No tiene que sobrecargarse, debe relajarse", cuenta Iñaki.

Telma Cester, en una de sus piruetas. / JORDI COTRINA

No todo es competición. "Me divierto mucho. Me lo paso bien con los amigos del Canal y también traigo, a veces, de clase". Cuándo acaba el entrenamiento, Telma hace el "delfín": salta, cogida al cable, y entra y sale en el agua, emulando el movimiento de dicho animal. Sus padres y su entrenador coinciden en que "tiene 13 años y lo primero que tiene que hacer es divertirse".

Grandes experiencias

"Me encanta viajar. Hemos ido a muchos sitios y me lo he pasado muy bien. No me suele dar tiempo a verlos y, a veces, estoy tan cansada que ni me apetece salir, pero me encanta", cuenta Telma, que ya ha participado en campeonatos en México (donde ganó el mundial júnior y fue cuarta en el absoluto), Egipto ( subcampeona de Europa absoluta y campeona júnior) y Milán (campeona de Europa absoluta y júnior). El sitio que, de momento, tiene pendiente de visitar es Califonia. En septiembre irá a los Estados Unidos a competir en el recién estrenado 'Wake Park' de Cartersville, Georgia, y en febrero al Campeonato del Mundo que se disputará en la ciudad argentina de Puertos.

Sonriente y feliz, practicando lo que le gusta a sus 13 años. / JORDI COTRINA

Son las dos próximas paradas en la carrera de Telma Cester. Lleva, desde los 11, entrenando y compitiendo a este nivel y no se pone techo, aunque tiene algo muy claro: "Mis estudios son muy importantes". Pese a eso, no pretende renunciar a nada: "Mi intención es seguir así y a ver hasta dónde llego". De momento, se lo sigue pasando bien. "Si lo pasase mal, no le diría a diario a su padre de venir", cuenta Iñaki. Sus padres lo confirman: "A veces cuesta sacarla del entrenamiento, porque ella se quedaría todo el día en el agua".

El 'wakeboard' es un deporte poco conocido en España y que requiere disciplina. "Si acabas de empezar y no has hecho 'skate' ni 'snow', es un deporte difícil de cogerle el ritmo, pero cuando empiezas desde pequeño o haces algo similar, es bastante fácil". Sobre todo, para ella, que a este ritmo, acabará atesorando más medallas que años.