Ir a contenido

UN RETO DE ALTURA

Sergi Mingote vuelve a casa tras sus dos ochomiles

El alpinista de Parets planea coronar seis de las cimas más altas del mundo en un año

A. G.

Mingote recibe el abrazo de su mujer y su hija, este domingo en El Prat.

Mingote recibe el abrazo de su mujer y su hija, este domingo en El Prat. / RICARD CUGAT

Una gran comitiva ha recibido este domingo en el aeropuerto de El Prat al alpinista de Parets Sergi Mingote a su regreso de Pakistán, donde ha logrado el primer doblete incluido dentro de su gran desafío de ascender seis ochomiles en un año. Allí, en la cordillera del Karakórum, el escalador consiguió coronar en sólo una semana dos grandes gigantes: el Broad Peak (8.047m) y el K2 (8.611m).

Tras casi dos meses fuera -partió el pasado 12 de junio- las mismas personas, el mismo escenario y los mismos nervios. Aunque ahora por motivos distintos. Familias, amigos y colaboradores del proyecto deportivo y solidario 3x2x8000 de Sergi Mingote se despedían entonces del alpinista y el resto de la expedición con el miedo en el cuerpo, con la esperanza de que las cosas no se complicaran y que consiguieran su objetivo.

Esta vez los nervios son por una mezcla de impaciencia y alegría, de felicidad y orgullo. Porque Mingote lo logró: en solo una semana y tras varias de aclimatación, ruta y ascenso, el paretano coronó el Broad Peak y el K2, dos ochomiles de los colosos que incluye el desafío. Semanas de intenso esfuerzo, cansancio y compañerismo de las que el paretano regresa con "fantásticas sensaciones y una enorme ilusión", asegura.

Manaslu y Dhaulagiri, los próximos

Más viendo el recibimiento en el aeropuerto. Tras más de 45 minutos esperando a que recogieran las enormes y numerosas maletas que portaban y con una gran expectación que llamaba la atención de viajeros y turistas, la terminal se ha envuelto en un largo aplauso cuando las cabezas de Mingote y del resto del equipo han asomado por la puerta de salidas de la T1. "Sólo puedo pensar en descansar y disfrutar de este mes con mi familia", decía Sergi nada más abrazar a los suyos.

Y es que en sólo un mes volverá a dejar Parets para poner rumbo a su siguiente aventura. "Ya tengo fecha de salida: será el 7 de septiembre", confirma Mingote. Será entonces cuando parta hacia Nepal, en una expedición que ha sufrido algunos cambios. Inicialmente, pretendía ascender el Manaslu (8.163m) y el Kanchenjunga (8.586), pero ha descartado este último debido a que ninguna otra expedición tiene permiso para ascenderlo este otoño.

"No creo que sea prudente ir a una montaña tan grande solo, así que sustituiré el Kanchenjunga por el Dhaulagiri (8.167m), una montaña compleja, que se ha mostrado poco agradecida y que esconde grandes dificultadas". Volverá a intentar de nuevo un doblete, yendo primero a Manaslu y de allí a este otro pico, una hazaña "de gran dificultad a la que se sumará la acumulación de cansancio".

Apoyo familiar

Pero se ve y se siente bien, de hecho lo refleja; no tiene la cara de alguien que acaba de regresar de una expedición de semejantes características. Entre sonrisas y con una vitalidad envidiable asegura que se encuentra en muy buena forma: "Me han ayudado mucho estos 20 años de experiencia en las montañas y las más de 30 expediciones realizadas. Llego en un estado de forma fantástico y ya noto que me estoy recuperando", dice Sergi.

Pero no sólo a nivel físico, también a nivel mental. Y de eso 'culpa' a su familia y amigos, su gran apoyo en todo momento durante la travesía. "Tenía el apoyo de casa, de mi mujer Miriam y de mi hija Júlia, que son lo más importante. Creo que tiene que alinearse todo: tienes que ir muy limpio mentalmente, bien físicamente y tienes que tener un poco de suerte, y yo creo que la he tenido", sentencia.

Temas: Montañismo

0 Comentarios
cargando