Ir a contenido

Histórico: una final de Mundial con duelo azulgrana

El Barça, con Umtiti, Dembélé y Rakitic, contará por primera vez con representantes en las dos selecciones aspirantes al título

Raúl Paniagua

Rakitic y Umtiti, en un entrenamiento del Barça.

Rakitic y Umtiti, en un entrenamiento del Barça. / JORDI COTRINA

Catorce azulgranas comenzaron el Mundial de Rusia y tres han llegado al episodio final de este domingo en Moscú. Allí estarán Francia Croacia, dos conjuntos con representación del Barça, algo que no ha ocurrido nunca en la historia de los mundiales. Umtiti Rakitic serán titulares en la final, mientras que Ousmane Dembélé esperará en el banquillo. Habrá campeón culé.

Por la dura travesía del torneo se fueron estrellando el resto. La Alemania de Ter Stegen, suplente de Neuer, no pasó ni la primera fase. En los octavos se quedaron los cuatros españoles (Piqué, Alba, Iniesta Busquets), junto a Yerry Mina y Messi, el genio que volvió a quedarse sin entrella. Suárez se despidió en cuartos junto a Paulinho Coutinho, mientras Vermaelen cayó en semifinales.

Un suplente y dos pilares

Si bien Dembéle ha tenido escaso protagonismo en Francia, tal y como ha ocurrido este curso con Ernesto Valverde, Umtiti y Rakitic son pilares de sus selecciones. El central se disfrazó de Carles Puyol en la semifinal contra Bélgica y catapultó a los franceses hacia la final emulando el cabezazo del excapitán en la semifinal ante Alemania del 2010. No estaba teniendo un torneo excelente Samuel, pero ha compensado algún despiste sin consecuencias con ese tanto decisivo. Su abrazo al final del choque de San Petersburgo con Didier Deschamps fue tremendo.

"Modric y Rakitic son dos fenómenos. Si les dejamos jugar todo será más fácil para ello", dice Umtiti

Umtiti sabe que Francia parte como favorita, una etiqueta que no le apasiona. Le vienen a la cabeza los recuerdos de la Eurocopa 2016, justo antes de fichar por el Barça. "No queremos esa presión sobre nosotros. Sabemos lo que hicimos mal contra Portugal y sabemos cómo evitar que se repita ese fatal desenlace", asegura el defensa.

El corazón de Ivan

Los ‘bleus’ se asoman a un título que se resiste desde 1998 con aquella generacion comandada por Zidane o el seleccionador actual. Enfrente le esperan Modric y Rakitic, a los que conoce bien Umtiti. "Son dos jugadores enormes, dos fenómenos, los mejores del mundo en sus puestos. No debemos dejar que desplieguen su talento porque si no todo será más fácil para ellos".

Después de derrotar con a solvencia ArgentinaUruguay Bélgica, los franceses encararán la final más frescos que los croatas, que acumulan tres prórrogas y un día menos de descanso que su adversario. Nadie como Rakitic refleja ese corazón que permitió a los balcánicos levantarse ante los ingleses cuando más complicado parecía todo.

Momento único

El centrocampisa, que llegó a tener 39 de fiebre antes de correr 14 kilómetros ante Inglaterra, lleva una temporada heroica con 70 partidos en sus piernas, más que ningún otro futbolista. "Ojalá el 71 sea el más bonito. Es un momento único. Si me quitan una pierna, me la pongo en la espalda y juego como sea", reflexiona. Su motivación es máxima. 

"Este partido no concierne a 23 jugadores, un seleccionador y los miembros del cuerpo técnico, sino a todo un país, a 4,5 millones de croatas", apuntó este viernes en el escenario donde se medirán con los franceses. El azulgrana destacó "el sentimiento único" de los croatas. "La relación que tenemos con nuestro país es muy especial. No quiero decir que la motivación sea mayor que la de los franceses, simplemente que la nuestra es única, no solo cuando hablamos de fútbol. También en teniswaterpolobaloncesto o tenis de mesa".

"Es el partido más importante de nuestra vida. Lo jugarán 4,5 millones de croatas" (Rakitic)

"Queremos llevarnos la Copa a casa. Necesitaremos un poco de suerte. Es el partido más importante de nuestra vida y queremos marcharnos con la cabeza alta, sabiendo que hemos dado lo máximo", agregó Rakitic. Sus hijas Althea, que cumplió 5 años el miércoles, y Adara le esperan con la victoria, un éxito que intentarán evitar sus compañeros franceses del Camp Nou.

"Es muy bonito que el Barça esté en una final del Mundial. Umtiti tiene una calidad extraordinaria, está jugando como en nuestro equipo. Le deseo lo mejor pero no en la final. Ellos ya tienen su estrella y nos ganaron a nosotros en semifinales hace 20 años", agrega el astro croata.

Romário, el primero

La obsesión del trío azulgrana es repetir el éxito de algunos compañeros y exjugadores del Barça como Piqué, Puyol, Busquets, Xavi Hernández, Iniesta, Valdés, Villa y Pedro. Los ochos se proclamaron campeones del mundo en Sudáfrica en aquella inolvidable final de Johannesburgo resuelta con el gol de Andrés.

El camino lo abrió Romário, el primero en levantar la Copa perteneciendo al cuadro azulgrana. Lo logró en 1994, formando pareja con Bebeto en el ataque. Brasil se impuso a Italia en los penaltis. El azulgrana no falló en la tanda decisiva. Su compatriota Rivaldo repitió éxito ocho años después al imponerse a Alemania (0-2) con doblete de Ronaldo, entonces en el Inter. Tras ese título fichó por el Madrid.

La regularidad del Inter

El Madrid y el Atlético, que tendrá por primera vez un campeón del mundo en sus filas, también tienen tres representantes en la final de Moscú. VaraneKovacic Modric pertenecen al club blanco, mientras LucasGriezmann y Vrsaljko son colchoneros.

El dato más curioso lo aporta el Inter de Milán, el único club con presencia en las 10 últimas finales: 1982 (AltobelliBergomi y Oriali), 1986 (Rummenigge), 1990 (BrehmeKlinsmann y Matthäus), 1994 (Berti), 1998 (DjorkaeffRonaldo), 2002 (Ronaldo), 2006 (Materazzi), 2010 (Sneijder), 2014 (Palacio) y 2018 (Perisic, Brozovic).

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.