Ir a contenido

MUNDIAL DE RUSIA

Yuri Cortez, el fotógrafo salvadoreño aplastado por Mandzukic y sus compañeros

El fotoperiodista de AFP México no dejó de disparar su cámara pese a ser enterrado por una auténtica pira humana formada por todos los croatas

"Cuando vi que Mandzukic venía hacia mi para celebrar el gol, cambie de cámara y no quite el dedo del disparador en ningún momento", cuenta Cortez

Emilio Pérez de Rozas

El goleador croata Mario Mandzukic se disculpa ante el fotógrafo salvadoreño Yuri Cortez, tras la celebración del segundo gol croata.

El goleador croata Mario Mandzukic se disculpa ante el fotógrafo salvadoreño Yuri Cortez, tras la celebración del segundo gol croata. / AFP / MLADEN ANTONOV

A finales de los años 70, el artista Andy Warhol afirmó que “en el futuro, todo el mundo será famoso durante 15 minutos”. Los hay que lo consiguen queriendo y los hay que lo logran sin querer, es decir, a menudo, casi, casi sin poder evitarlo. Eso es lo que le ocurrió anoche al fotógrafo salvadoreño Yuri Cortez, fotoreportero de la Agencia France Press en México DF, que se encuentra cubriendo el Mundial de Rusia desde hace ya varias semanas.

Cortez fue el fotógrafo que acabó aplastado, abrazado, aprisionado, casi utilizado de colchón en la enorme fiesta que los jugadores de Croacia, titulares y suplentes, protagonizaron, en el minuto 108, en uno de los corners de la portería inglesa, segundos desde de que Mario Mandzukic aprovechase un tremendo despiste de la zaga británica para conseguir el segundo gol de su selección que, a la postre, situaría a Croacia en la final, del próximo domingo, en Moscú, ante Francia.

Este fue uno de los primerísimos planos que Yuri Cortez, fotógrafo de AFP en Mexico, pudo captar con su cámara equipada con un gran angular, de la celebración de Mario Mandzukic y sus compañeros, cuando le aplastaron. / AFp / YURI CORTEZ

“Cuando ví que Mandzukic marcaba el gol y que empezaba una carrera hacia el corner en el que yo estaba sentado en mi pequeña sillita, lo primero que hice fue cambiar de cámara, dejar sobre el césped la caja con el teleobjetivo y coger la cámara equipada con un gran angular, pues sabía que vendrían a abrazarse delante mío", explicó Cortez a sus compañeros fotógrafos y a su propia agencia.

Cortez, aplastado por toda la selección 

El problema fue que ‘Super Mario’, en efecto, se quedó de pie, estirado, elevando los brazos al cielo y gritando “¡goooool!” delante de Cortez pero, de forma inmediata, llegaron sus compañeros del césped y todo el banquillo de Croacia para abrazarle, besarle y formar una pira humana. “Mi sillita, lógicamente, cedió, y ellos, que eran un montón, se vinieron encima mío. El caso es que yo ya tenía bien agarrada mi cámara equipada con el gran angular y no dejé de disparar en ningún momento, de mantener mi dedo sobre el disparador, de ahí que tenga esos primerísimos planos de ellos y de su celebración”, cuenta Cortez, que asegura que “ningún jugador, locos de alegría como estaban, se dio cuenta de que se estaban abrazando y felicitando sobre mi cuerpo, pero es normal, los jugadores estaban locos, tremendamente felices”.

Cuando alguno de ellos, al parecer el azulgrana Rakitic, se dio cuenta de que, en efecto, bajo aquella pira humana de felicidad, había un hombre que no pertenecía a la selección, todos se fueron levantando y apartando uno a uno y, al final, el primero en tenderle la mano para levantarle fue el centrocampista del Barça y, a continuación, apareció entre el grupo Vida, que fue el croata que estampó un beso en la mejilla izquierda de Cortez, mientras ‘Super Mario’ y Rakitic seguían interesándose por su estado.

El beso final de Vida

“Sí, sí, en cuanto me ayudaron a levantarme y mientras varios de ellos recogían mis cámaras, todos ellos se interesaron por mi estado de salud pues, en efecto, pasé un montón de segundos con todos ellos abrazándose sobre mí. Pero es normal, ellos estaban locos de felicidad y ni siquiera el beso que me dio, me parece que Vida, sí, me pareció extraño, pues fue una manera muy bella de interesarse por mí, de compartir su alegría y de celebrar su gol”.

El fotógrafo salvadoreño Yuri Cortez ha aparecido, en efecto, en un montón de informativos del mundo entero disfrutando de su cuarto de hora de gloria, las fotografía suyas junto a los seleccionados croatas, realizadas, lógicamente por otros compañeros de AFP y diferentes agencias, están en todos los medios y, por supuesto, los impresionante primerísimos planos de Mandzukic y sus compañeros de selección que el propio Cortez captó con su cámara y gran angular pese a estar aprisionado por sus nuevo amigos, también ilustran la información de esta vibrante semifinal Inglaterra-Croacia (1-2), que, como viene siendo costumbre en el caso del equipo croata, también llegó al minuto 120.

0 Comentarios
cargando