Ir a contenido

A LA CUARTA, TAMPOCO

¿El último Mundial para Leo Messi?

Sampaoli dice que no dimite y Mascherano anuncia su retirada de la selección argentina tras caer con Francia

Marcos López

Messi, abatido tras ser eliminado por Francia en Kazán.

Messi, abatido tras ser eliminado por Francia en Kazán. / AP / SERGEI GRITS

Ni jugó. Ni habló. Ni se le vio apenas en Rusia. Aquellos 45 minutos ilusionantes ante Nigeria y después la nada. Antes también la nada. La misma imagen e idéntico gesto. Se quedó en silencio sobre el césped. Hace cuatro años en Maracaná, perdida la final del Mundial, lo más cerca que ha estado (y quizá estará) de esa Copa; ahora en Kazán. Leo Messi acabó petrificado, a pesar de que asistió en el estéril gol del Kun Agüero. Quizá sea su último Mundial. Nadie lo sabe. Solo él.

Aquel centro al Kun, su amigo del alma, sea, tal vez, el último pase de Messi en un Mundial

 Aquel centro al Kun, su amigo del alma, tal vez sea su última escena en un Mundial. Lleva cuatro (Alemania 2006, Sudáfrica 2010, Brasil 2014 y Rusia 2018), incapaz como ha sido, además, de marcar un solo gol en los encuentros de eliminatorias directas. Fue Sampaoli quien le puso de falso nueve, intentando repetir el descubrimiento de Guardiola en el glorioso Barça, sin detectar el técnico que lo que estaba haciendo era falsear al propio Messi. Quedó opaco, triste, apagado, al punto de que se fue consumiendo futbolísticamente que pareció incluso transparente.

Biglia lo deja; el Kun, no

Como él no habla, toca escuchar a los demás hablando de él. “Leo está muy tocado. Como todos, pero él más por todo lo que le representa cuando juega con la selección argentina”, admitió el Kun. "Aquí solo hay una persona imprescindible. Es Leo, los demás, no. Mi historia se acabó. Lo dejo", contó Mascherano anunciando su renuncia a la selección argentina, certificando así el final de una etapa. Biglia también lo deja. "A muchos nos toca dar un paso al costado y que vengan chicos nuevos. No sé que harán los demás", ha dicho el centrocampista. 

El Kun, en cambio, ha tendido la mano a Sampaoli si decide seguir llamándole. Pero la gran pregunta es otra. La pregunta que ya tiene en vilo a Argentina afecta, obviamente, a Messi.  ¿Estará Leo en Catar-2022? Ninguno de sus amigos puso la mano en el fuego.

Cuatro años, cuatro seleccionadores

Ya se fue una vez de la selección y volvió para llevarlos a Rusia en el último suspiro de una agónica fase de clasificación. De Brasil a Rusia han pasado cuatro años. Y cuatro seleccionadores: Sabella, Martino, Bauza y Sampaoli. Además, de tanto esperar al Messi del Barça, esa estrella irrompible, con poderes divinos, capaz de resistir todo, se han topado con el Messi de Argentina. Es la misma persona, pero diferente jugador, atormentado porque lo ha intentado de todas las maneras posible. Y en todas se ha quedado en la orilla.

Mascherano se va, mientras Sampaoli, el técnico que debía crear un paisaje confortable a Messi, sigue. A no ser que lo echen, claro, aunque su contrato le lleva hasta el Mundial de Catar. "No es un fracaso, es una gran frustración", contó el seleccionador que ha dirigido a Argentina con desconcertantes cambios de opinión. Cuatro partidos, nueve goles encajados, cuatro modelos tácticos distintos y, al final, Messi de falso nueve. Nada auténtico. "Contamos con el mejor jugador del mundo y quisimos generar situaciones para utilizarlo y para darle brillante, para rodearlo, para acercarlo al área, para ser sólidos. Un montón de ítems. Por momentos se logró, por momentos, no", afirmó Sampaoli.

"Más allá del dolor, la frustración genera el temple de las personas. El hecho de estar acá no me hace evaluar lo que usted me propone" (Sampaoli rechaza dimitir)

Mientras Argentina se prepara para el futuro (con o sin Messi), el técnico no se mueve. "Acá es donde se demuestra el temple de las personas", proclamó Sampaoli, mientras su selección encadenaba el peor registro desde el Mundial del 2002, aquel en que la albiceleste dirigida por Marcelo Bielsa era eliminada en la primera fase. A Leo le toca decir ahora, una vez pase el dolor y la infinita que le acompaña, si continuará en la nueva era. A Doha llegaría con 35 años. Pero la generación de las tres finales (y las tres perdidas) ya es historia.  

0 Comentarios
cargando