Ir a contenido

DUELO CLAVE EN EL GRUPO D

Llega de nuevo la hora de la verdad para la Argentina de Messi

Jorge Sampaoli vuelve a defender la figura del 'crack' en la víspera del partido contra Croacia

Abel Gilbert

Messi y Agüero, durante el traslado al entrenamiento en Bronnitsy, cerca de Moscú.

Messi y Agüero, durante el traslado al entrenamiento en Bronnitsy, cerca de Moscú. / JUAN MABROMATA

Argentina se juega su permanencia en el Mundial ante una Croacia que dice no tenerle miedo. Un país entero espera el partido en la zozobra. Millones se encomiendan a sus santos predilectos, porque, desde que Leo Messi falló su penal ante la módica Islandia, algunos ya no creen tanto en Dios.

El derecho natural al éxito es la fuente de una frustración galopante. En la televisión y las radios, en las redes sociales y en el seno mismo de una sociedad fanatizada por un balón, han vuelto a escucharse antiguos reproches. Y no han faltado quienes, por despecho u oportunismo, se enamoraron tardíamente de Cristiano Ronaldo.

El Mundial de 40 millones de argentinos

Jorge Sampaoli, otro de los blancos de la bronca, salió este miércoles en defensa de su estrella. “Cuando Messi hace un gol, lo gritamos todos y nos sentimos parte. Pero cuando no ganamos, le cargamos toda la responsabilidad. Es imposible que un solo jugador te permita cambiar realidades”, dijo el 'pelado'. Quiso arreglar la situación y no hizo más que contribuir al malestar en un país que siempre busca chivos expiatorios: “Es el mundial de 40 millones de personas, por eso al penal lo erramos todos”.

En estas horas de temores y otras amarguras (económicas, políticas), Messi debe traer la solución. Un sector de la prensa le exige “ser” con el seleccionado el mismo de Barcelona, “como Ronaldo es el del Real Madrid”. La adoración les duró un suspiro. “Leo es un prócer para Argentina al igual que lo fue Maradona en su momento. Debemos acompañarlo”, pidió Sampaoli. Más allá del halago, confía en que ante los croatas aparecerá en su esplendor. “Esperemos que pueda darnos lo mejor, que pueda sacar ventaja o si no, que pueda aprovechar los espacios para otros compañeros”.

Messi ha pasado por todo en su carrera deportiva. Pero Argentina puede ser una piedra emocional en su botín. La prueba de que lo que se dice sobre él lo afecta la acaba de dar su madre, Celia María Cuccittini. En declaraciones al Canal Trece de la ciudad de Buenos Aires recordó lo evidente: “Su ilusión es traer la Copa, es uno de los deseos que más anhela”. Sin embargo, el jugador y su familia “sufrimos las críticas: si lo vieran como lo vimos llorar y sufrir...”. El hijo pródigo “daría cualquier cosa por él para que este sea su Mundial”. ¿Hacía falta recordarlo?

Sampaoli, durante la rueda de prensa previa al partido con Croacia / MARTIN BERNETTI (AFP)

En medio de esa situación, Leo espera su revancha junto con sus compañeros. Sampaoli espera que se defina el pase a la segunda ronda este jueves. “No queremos llegar a la última fecha con esa inquietud de tener que buscar la clasificación: queremos resolverlo en este partido para fortalecernos como equipo”.

No a Di María y apuesta por el joven Pavón

Al parecer, el entrenador decidió limpiar del equipo a algunos jugadores históricos que no estuvieron a la altura de las circunstancias: Ángel di María es uno de ellos. También salen Marcos Rojo y Lucas Biglia, en principio. “Este partido merecía algún cambio sistemático desde el inicio. Ellos tienen diferentes variantes a la hora de atacar, entonces el partido merecía un plan inicial diferente”, explicó Sampaoli. Por las dudas les aviso a los argentinos: “Será muy difícil”.

La gran novedad tiene que ver con la entrada desde el primer minuto de Cristian Pavón, el atacante de Boca Junuiors a quien la prensa considera “el nuevo (Claudio) Caniggia”, aquel socio fenomenal de Maradona en Italia 90, y le asigna un futuro en Barcelona. “Tiene un potencial enorme, es muy revulsivo a la hora de romper un partido”, explicó.

Alineaciones

Argentina: Caballero; Mercado, Otamendi, Tagliafico, Acuna; Mascherano, Meza, Salvio; Agüero, Messi, Pavón.

Croacia: Subaric; Corluk, Lovren, Vida, Vrsaljko; Badelj, Modric, Rakitic; Mandzukic, Perisic, Resic.

Árbitro: Raushain Irmatov, uzbeko.