Ir a contenido

EL PARTIDO DE MONTILIVI

El Girona recibe al Depor con la mirada puesta en Europa

El equipo de Machín persigue este viernes el sexto trinfo consecutivo en casa

Jordi Danés

Pablo Machín, en la rueda de prensa de este viernes.

Pablo Machín, en la rueda de prensa de este viernes. / GIRONA FC

Es matemático que si el Girona gana este viernes al Deportivo dormirá y se despertará en la sexta posición. Los de Machín, que abren la 28ª jornada trasladarán presión no solo al Villarreal, sino a perseguidores con aspiraciones europeas desde el minuto 0 como el Celta y el Betis, y a otros equipos como el Eibar y al Getafe que, como los rojiblancos, también han presentado candidatura a disputar competiciones internacionales en el curso 2018/19.

"Tal vez seamos el equipo de la zona alta que menos presión tengamos, pero sin presión tampoco se puede competir", subrayó Pablo Machín al ser preguntado por si su equipo tiene ventaja respecto a los rivales que tienen como objetivo poner la cabeza entre los siete primeros puestos. "No somos un equipo conformista", añadió el técnico.

'La Guerra de las galaxias'

Siempre muy pendiente de no lanzar las campanas al vuelo ni de pecar de exceso de confianza, Machín sorprendió a la plantilla tras el 0-2 del Villarreal con un resumen del partido que finalizó con la música de 'La Guerra de las Galaxias' y el mensaje inequívoco de que la permanencia es una pantalla superada y que el reto es jugar la próxima temporada en Europa. 

"Tal vez seamos el equipo de la zona alta que menos presión tengamos, pero sin presión tampoco se puede competir" (Machín)

Con 20 puntos de margen sobre el descenso, continuar mirando  al 18º clasificado no hubiese tenido sentido alguno. "El primer objetivo está finiquitado y el segundo ya es Europa, porque no hay ninguno intermedio. Como en la película, nuestra realidad está superando la ficción", remarcó el técnico, que precisamente hoy hace cuatro años exactos que aterrizó en Montilivi.

La misión imposible

Aquel 9 de marzo del 2014, Machín se vinculó con el Girona casi con una misión imposible por delante. El equipo tenía un pie y medio en segunda B y logró una salvación agónica tras una espectacular remontada que se culminó en la última jornada en Montilivi precisamente ante el rival de este viernes, el Deportivo.

Desde entonces, el Girona siempre miró hacia arriba. Se le esfumó el ascenso en el tiempo añadido de la temporada 2015/16 y también salió cruz en el 'play-off' de la 2016/17. Pero en el ejercicio 2017/18, el Girona alcanzó el ascenso directo y Machín pareció culminar su gran obra. Solo lo pareció, pues el equipo ha irrumpido en Primera con una solvencia impredecible.

Margen de mejora

De hecho, el director deportivo del Girona, Quique Cárcel, ya ha anunciado las intenciones de prorrogar el contrato del técnico, que expira en el 2019. "Me siento halagado y también he dado muestras de ser una persona agradecida. Mientras vea que aquí hay margen de mejora y ganas de seguir superándose, yo estaré encantado".

"El Depor está en la zona baja, pero ha enviado 12 balones a los palos. Si no estamos al máximo nivel vamos a sufrir", dice Machín

El Girona buscará esta noche su sexta victoria seguida en Montilivi. El equipo está viviendo un momento más que dulce ante su afición. Han caído, uno tras otro, el Getafe (1-0), Las Palmas (6-0), el Athletic (2-0), el Leganés (3-0) y el Celta (1-0).

El balance (15 puntos de 15 posibles con 13 goles a favor y ninguno en contra) es más que asombroso. Machín, sin embargo, advirtió que el dueloante el Deportivo es un partido trampa por todo lo que lo envuelve: "Ellos están en la zona baja, pero han enviado 12 balones al palo. La diferencia entre que el balón haya salido fuera y no haya entrado en la portería hace pensar que ahora están abajo cuando hubieran podido estar luchando perfectamente con nosotros. Sus delanteros (LucasAndone y Adrián) son jugadores de solvencia máxima. Y si nosotros no estamos al máximo nivel vamos a sufrir", advirtió el técnico.
 

0 Comentarios
cargando