Ir a contenido

TABLAS EN RIAZOR

Un Espanyol de pena logra un afortunado empate ante el Depor

Diego López, que paró un penalti, evita la derrota de un equipo sin alma (0-0)

Raúl Paniagua

Diego López detiene el penalti a Lucas Pérez en Riazor.

Diego López detiene el penalti a Lucas Pérez en Riazor. / EFE / CABALAR

El Espanyol volvió a sumar un empate afortunado en una decepcionante segunda vuelta en la que sigue instalando en la mediocridad y el desastre. El Depor, el penúltimo de la Liga y el más goleado del campeonato, pareció un rival de Champions en una segunda parte nefasta del equipo perico, que volvió a tirar de Diego López (0-0) para evitar un fiasco.

Es complicado mostrar una imagen más triste que la exhibida por el Espanyol tras el descanso en Riazor. El conjunto blanquiazul dio pena. Ante la defensa más frágil del campeonato, la de un equipo que suma ya 10 jornadas sin ganar y dos puntos de los 21 últimos, el Espanyol chutó una vez a puerta.

Sin rumbo

El cuadro gallego topó dos veces con los palos y falló un penalti contra un adversario sin clarividencia que acabó el encuentro achicando balones de mala manera, como el clásico equipo de Regional que defiende un punto colgado del larguero. Fue lamentable.

Puede darse por satisfecho el Espanyol con el puntito logrado ante el Depor de Seedorf, al que debe considerarse un rival directo en la lucha por la permanencia, el objetivo realista de un equipo gris que no lograr enderezar el rumbo de ninguna manera. El siguiente rival, el Madrid en Cornellá el próximo martes, tampoco invita al optimismo, aunque los mejores momentos del cuaro catalán se han vivido precisamente ante el otro grande de la Liga, un Barça que cayó en el feudo perico en la Copa.

Expulsión perdonada

Siete jornadas suma sin ganar el Espanyol, que ha encadenado cuatro empates consecutivos. Se ha olvidado de ganar el equipo de Quique Sánchez Flores, que recuperó a Piatti en el once titular. El argentino fue de lo poquito salvable de un conjunto que solo tuvo vida en la primera parte.

Clarence Seedorf, durante el partido de Riazor / CABALAR (EFE)

Quizá hubiese ido mejor si el árbitro hubiese expulsado a Andone por una salvaje entrada a Víctor Sánchez (m. 16) que solo fue castigada con la amarilla. Baptistao desperdició después la mejor oportunidad perica (m. 24) y Cartabia topó con el palo en un zurdazo tremendo que tenía batido a Diego López (m. 28). 

Apagón perico

El paso por vestuarios propició una desconexión inexplicable del Espanyol. Tras una primera parte decente llegó una segunda horrible, sobre todo después del inocente penalti de Granero sobre Lucas Pérez (m. 63). El jugador cedido por el Arsenal tomó la responsabilidad y Diego López voló de maravilla para repeler el lanzamiento en una acción similar a la que tuvo ante Leo Messi en la Copa. Un paradón. 

Esa mano salvadora no sirvió para despertar a los pericos. Al contrario. El Espanyol se metió en la cueva ante el empuje de un rival que se jugaba la vida y atacó con corazón. Solo la fortuna y la ineficacia de hombres como Andone Adrián evitó la debacle del conjunto de Quique.

El punta rumano envió un cabezazo al larguero (m. 77) con toda la portería para él, mientras Diego volvió a agigantarse para detener un tiro envenenado de Lucas (m. 81). No hubo forma de batir al fantástico portero gallego, un veterano que vivió a la sombra de Pau en la primera mitad de Liga pero ha sabido esperar su momento. Salvó muchos puntos la temporada pasado y ahora vuelve a hacerlo. Este viernes cerró con llave

Deportivo, 0; Espanyol, 0

DEPORTIVO: Rubén (5); Juanfran (6), Schär (5), Bóveda (7), Luisinho (6); Mosquera (7), Guilherme (6), Fede Cartabia (6), Lucas Pérez (7), Adrián (4); Andone (4).

ESPANYOL: Diego López (9); Víctor Sánchez (6), David López (5), Óscar Duarte (6), Aarón (4); Granero (4), Darder (4), Carlos Sánchez (5), Piatti (6); Baptistao (5), Gerard Moreno (4).

GOLES: No hubo.

ÁRBITRO: Fernández Borbalán (4), andaluz.

TARJETAS: Andone (m. 16), Mosquera (m. 33), Víctor Sánchez (m. 42), Schär (m. 59), Cartabia (m. 61), Bóveda (m. 82).

CAMPO: Riazor.

ESPECTADORES: 18.139