Ir a contenido

DOPAJE EN LOS JUEGOS

Juegos Olímpicos de Invierno 2018: Un ruso medallista en curling, primer positivo

El ruso Alexander Krushelnitsky ganó el bronce en dobles mixto, metal del que será desposeído tras detectársele meldonium en un control

Sergi López-Egea / Barcelona

El ruso Alexander Krushelnitsky durante la prueba de curling

El ruso Alexander Krushelnitsky durante la prueba de curling / CATHAL MCNAUGHTON (REUTERS)

Los Juegos Olímpicos de Invierno 2018 han deparado un nuevo revés para el deporte ruso. El jugador de curling Alexander Krushelnitsky ha dado positivo en la prueba antidopaje a la que fue sometido el lunes de la semana pasada. Pero, ¿tiene sentido doparse en el curling? Pues, la verdad, es que no mucho.

Después de ganar la medalla de bronce en Pyeongchang junto a su esposa Anastasia Bryzgalova en dobles mixto, el deportista ruso fue sometido al pertinente control antidopaje. Y, sorprendentemente, los análisis confirmaron que usó meldonium, una sustancia que aumenta el flujo sanguíneo incrementando así las capacidades atléticas de los jugadores, un fármaco, de extraordinario uso hace unos años entre deportistas rusos de todas las disciplinas, que aumenta la resistencia y facilita la recuperación.

Pero, ¿en curling? sería comparativo a que hubiera aparecido EPO en el análisis de un tirador olímpico.  Por eso, tiene cierto sentido la defensa que hace el deportista al hablar de un posible sabotaje. El meldonium causó un gran revuelo el año pasado, tras ser incluido en la lista de sustancias prohibidas, pues su uso estaba extendido entre deportistas rusos. El positivo más mediático fue el de la tenista Maria Sharapova. La sustancia fue descubierta hace unos años en el laboratorio de Colonia cuando los funcionarios del centro vieron que en la orina de un determinado número de deportistas aparecía siempre la misma molécula. Era meldonium y todos los afectados eran de nacionalidad rusa.

La decepción

No es la primera vez que un deportista habla de sabotaje, de beber agua, supuestamente contaminada por una sustancia prohibida, y entregada por un rival o un espectador. Ya lo hizo hace 50 años Eddy Merckx cuando fue expulsado del Giro de Italia. "Es un acto de sabotaje y una provocación", defendió este lunes el presidente de la federación rusa de curling, Dimitri Svichtchev

La delegación rusa entiende que alguien le hizo beber a Krushelnitsky agua contaminada de meldonium y, ciertamente, puede tener su lógica y no sonar a excusa.

0 Comentarios
cargando