Ir a contenido

EL INICIO DE LA AVENTURA

Sunderland se lleva la primera etapa del Dakar

El vigente campeón domina los 31 kilómetros cronometrados y Joan Barreda acaba cuarto

Sam Sunderlard, ganador del Dakar 2017, se impuso en la primera etapa de esta edición

Sam Sunderlard, ganador del Dakar 2017, se impuso en la primera etapa de esta edición / CRIS BOURONCLE (AFP)

El británico Sam Sunderland (KTM), vigente campeón del Dakar, se impuso este sábado en motos en la primera etapa de la nueva edición del rali, entre las ciudades peruanas de Lima y Pisco, y quedó por delante del francés Adrien Van Beveren (Yamaha) y el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna). Sunderland completó los 31 kilómetros cronometrados en 20 minutos y 56 segundos, con lo que le sacó 32 segundos a Van Beveren y 55 segundos a Quintanilla.

En cuarta posición, a un segundo de Quintanilla, quedó el piloto español Joan Barreda (Honda), mientras que el argentino Franco Caimi (Yamaha) fue séptimo, a un minuto y 30 segundos del líder.

El boliviano Daniel Nosiglia (KTM) finalizó en la octava posición, el argentino Kevin Benavides (Honda) terminó en el puesto diez y la española Laia Sanz (KTM) fue duodécima, a 3 minutos y 15 segundos del primer lugar.

Al-Attiyah, en coches

El catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota Gazoo) se llevó la victoria en coches, mientras que el esperado Sebastien Loeb (Peugeot) perdió más de 5.37 minutos en la general debido a problemas con los frenos de su vehículos.

Al-Attiyah, con su copiloto francés Matthieu Baumel, concluyó los 31 kilómetros de esta primera etapa, marcados por la arena, en 21.51 minutos, es decir 25 y 34 segundos mejor que su coequipoier sudafricano Bernhard Ten Brinke y del peruano Nicolas Fuch (Borgward).

Primer abandono

El Dakar 2018 comenzó con un largo tramo de enlace de 242 kilómetros, en el que ya se registró el primer abandono, pues el alemán Juergen Droessiger (KTM) tuvo un accidente que le retiró de la carrera a las primeras de cambio.

A pesar de su brevedad, la especial de esta primera etapa no estuvo exenta de riesgos, pues comenzó a mediodía y el sol estaba en su cenit, lo que dificultaba la visión del terreno y la pendiente de las dunas.

La dificultad aumentará este domingo con la segunda etapa, de una longitud más típica del Dakar, pues tendrá 279 kilómetros, de los que 267 serán cronometrados. Además, la jornada tendrá la particularidad de que los coches partirán primero, por lo que los motociclistas se encontrarán con el terreno maltratado por las ruedas de los automóviles.

Temas: El Dakar

0 Comentarios
cargando