Ir a contenido

BALANCE EN LA NATACIÓN

Núria Marqués, reina de los Mundiales paralímpicos

La nadadora catalana regresa de México con seis medallas, por tres de Sarai Gascón y Teresa Perales

Núria Marqués, con sus seis medallas.

Núria Marqués, con sus seis medallas. / Eleusis Llanderal Arango

España ha finalizado su participación en el Mundial de natación paralímpica de Ciudad de México con 45 medallas, un dato que permite ser optimista por el rendimiento de los nadadores cara a futuras citas, la más importante, los Juegos de Tokio 2020. El Mundial, que inicialmente se iba a disputar entre el 30 de septiembre y el 6 de octubre, tuvo que ser suspendido por el devastador terremoto que sufrió la ciudad mexicana días antes y que causó más de 200 muertos.

El objetivo de la delegación española en esta nueva fecha, dos meses después, era superar las 17 medallas (seis oros, ocho platas y tres bronces) que se lograron en los últimos Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro. El objetivo se ha superado con creces. Es cierto que potencias como Gran Bretaña, Ucrania, Australia, Canadá o Japón no han estado en este campeonato, pero eso no resta un ápice de mérito a la actuación de los nadadores españoles, que han rendido a buen nivel ante los rivales que han tenido enfrente.

Tres oros para Sarai

La veterana Teresa Perales, líder del grupo a sus 41 años, ha seguido coleccionando medallas en su extenso palmarés. En esta ocasión logró el oro en los 50 metros libre y la plata en los 100 libre y los 50 espalda. Otro veterano, Sebastián 'Chano' Rodríguez, a sus 60 años, logró el bronce en los 50 metros libre de la clase S5 de discapacitados físicos, mientras que Miguel Luque, con 41 años, se colgó la plata en los 50 braza.

El relevo generacional para el futuro está asegurado, tal y como se vio en la piscina Francisco Márquez de la capital mexicana. Dos de las grandes protagonistas de este Mundial han sido la catalanas Sarai Gascón y Núria Marqués, que han disputado bonitos duelos y regresan a España con tres y seis medallas, respectivamente.

En los tres duelos directos entre ellas, Sarai siempre se impuso colgándose el oro ante Núria en los 100 libre, los 100 mariposa y los 50 libre, de la clase S9. Pero Núria también subió a lo más alto del podio en tres ocasiones en 100 espalda, 200 estilos y 400 libre.

La sorpresa de la competición la dio Antoni Ponce, que conquistó tres medallas, una de cada color (oro en 100 braza, plata en 100 espalda y bronce en 400 metros libre) en su recién estrenada clase S6. Además, batió el récord del mundo en los 100 metros braza SB5, una de las pocas plusmarcas rebajadas en la competición.

La deportista canaria Michelle Alonso, con discapacidad intelectual, logró el oro en los 100 metros braza -distancia en la que posee dos títulos en los Juegos Paralímpicos- y redondeó su actuación con dos bronces en 200 estilos y 200 libres. El barcelonés Óscar Salguero, que entrena en el CAR de Sant Cugat, conquistó el oro en los 100 metros braza SB8 y el bronce en los 200 estilos.

Sexta en el medallero

De los representantes de la Federación Española de Deportes para Ciegos destacó la actuación de Iván Salguero, que logró cinco metales y siempre se tuvo que batir con una de las grandes estrellas del campeonato, el bielorruso Ihar Boki. Marian Polo y María Delgado, con una plata y un bronce cada una, y Ariadna Edo, con cuatro bronces, también cuajaron una buena actuación en sus diferentes categorías de discapacitados visuales.

España ha concluido el Mundial con 45 medallas y sexta en el medallero general, aunque ha sido el tercer país con mayor número de metales. El balance es de 10 oros, 16 platas y 19 bronces. El primer puesto del medallero general ha sido para China (30 oros, 16 platas y 10 bronces), seguido de Estados Unidos (21, 20 y 13) e Italia (20, 10 y 8). Brasil terminó cuarta (18, 9 y 9) y Bielorrusia quinta (11, 7 y 2).

Temas: Natación