Ir a contenido

FINALES DE LA NBA

Los Warriors acarician el título tras ganar en Cleveland (113-118)

Kevin Durant anotó un triple decisivo a falta de 45 segundos, que le dejó con 31 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias.

ASIER JIMÉNEZ LARZÁBAL / BARCELONA

JGM157 CLEVELAND (ESTADOS UNIDOS) 08/06/2017.- El jugador de los Cavaliers Kyrie Irving (c) lucha por el balón con Kevin Durant (i) de los Warriors durante el tercer partido de las Finales de la NBA que enfrentó a los Warriors de Golden State contra los Cavaliers de Cleveland en el Quicken Loans Arena en Cleveland, Ohio (Estados Unidos) ayer, 7 de junio de 2017. EFE/Larry W. Smith

JGM157 CLEVELAND (ESTADOS UNIDOS) 08/06/2017.- El jugador de los Cavaliers Kyrie Irving (c) lucha por el balón con Kevin Durant (i) de los Warriors durante el tercer partido de las Finales de la NBA que enfrentó a los Warriors de Golden State contra los Cavaliers de Cleveland en el Quicken Loans Arena en Cleveland, Ohio (Estados Unidos) ayer, 7 de junio de 2017. EFE/Larry W. Smith / LARRY W. SMITH (EFE)

Kevin Durant se asomaba a la línea de tres, tras una rápida cabalgada después de recoger un rebote en su campo. Allí, frente a Lebron James, en apenas medio segundo saltó, armó el brazo lo suficiente para que el balón sortease la mano de James que intentaba taponar el tiro. La bola salió bombeada, dibujando una parábola muy pronunciada. Entró limpia y colocó a los Golden State Warriors por delante en el marcador (113-114) a falta de 45 segundos. Durant había conseguido romper el partido a falta de muy pocos segundos, pero Cleveland aún tenía margen de reacción. Lebron y sus compañeros lo intentaron, pero les fue imposible anotar con una buena defensa de los Warriors que les forzaba al tiro exterior. A partir de ahí el partido ya fue historia, Warriors consiguieron anotar 4 puntos más llevándoles a la victoria y un paso más cerca del anillo de campeón de la NBA. 

Lebron se marchaba cabizbajo después de un partido en el que le tocó tirar de su equipo junto a Kyrie Irving. El alero de Cleveland realizó un gran partido, anotando 39 puntos. Por su parte el base de los Cavaliers anotó 38. Ambos llegaron al final del partido sin apenas haber pisado el banquillo, agotados físicamente, y también psicológicamente, tras ver que los 77 puntos que sumaban entre ambos no eran suficientes para tirar de un equipo que estuvo creca de conseguir la victoria, pero que no aguantó los envites de unos Warriors que se están mostrando superiores en todos los partidos de esta final. 

El éxito de este tercer partido para los Warriors se fundamentó en los tres pilares del equipo californiano. Un buen partido de Kevin Durant, que marcó el triple decisivo a 45 segundos del final, llevó a los Warriors a la victoria, tras anotar 31 puntos, recoger 8 rebotes y dar 4 asistencias. Stephen Curry volvió a hacer de las suyas y se marcó un partido espectacular  con unos números que hablan por sí solos: 26 puntos, 13 rebotes y 6 asistencias. Para completar la maravillosa noche de Golden State, Klay Thompson volvió a ser decisivo con sus 30 puntos, 6 rebotes y dos asistencias. 

No es de extrañar que, después del encuentro, el líder de los Cavaliers, Lebron James, afirmase que Golden State es "el equipo con más armas" al que se ha enfrentado nunca. "Contra estos Warriors hay que jugar de 10 para ganarles porque ellos van a anotar todos los tiros, van a tener buenas rachas durante el juego y van a enlazar jugadas", remató la estrella de los Cavaliers, al que se le pone muy difícil revalidar su anillo.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.