Ir a contenido

Tarragona 2017, al borde del aplazamiento

El alcalde Ballesteros afirma que no hay "garantías financieras " para celebrar los Juegos del Mediterráneo en las fechas previstas

ESTHER CELMA / TARRAGONA

Josep Fèlix Ballesteros, alcalde de Tarragona.

Josep Fèlix Ballesteros, alcalde de Tarragona.

Tarragona 2017... si consigue a tiempo los 12 millones de euros que le faltan, como mínimo, en sus cuentas. Si no, puede que sea en el 2018 o incluso más tarde. Se decidirá este viernes en una asamblea ordinaria del Comité Internacional de los Juegos Mediterráneos (CIJM) que se celebra en Orán (Argelia). A menos de ocho meses de los Juegos Mediterráneos programados del 30 de junio al 9 de julio del año que viene, el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, puso sobre la mesa este probable aplazamiento en el foro ED16 organizado por el diario As en Madrid.

De momento, el alcalde de Tarragona y presidente del comité organizador, Josep Fèlix Ballesteros, guarda silencio. Se remite a un comunicado consensuado con Blanco en el que admiten que «no hay absolutas garantías de contar con la financiación necesaria», pero que «buscaremos la mejor solución en función del escenario actual».

Josep Fèlix Ballesteros

ALCALDE DE TARRAGONA

No hay absolutas garantías de tener la financiación necesaria, buscaremos la mejor solución"

Es el último sobresalto de unos Juegos que han topado con el parón gubernamental más largo en la democracia española. Pero no ha sido un susto repentino. A principios de octubre, el coordinador de los Juegos, Javier Villamayor, ya avisaba de que no tener ejecutivo significaba parar demasiadas decisiones a contra reloj y ya se planteó un cambio de fechas.

El pasado mes de junio, otra vez el COE hurgó en la llaga de la falta de dinero. Su secretario general, Víctor Sánchez, avisó que la «situación es seria, grave y amenaza la celebración de los Juegos». También confirmó que faltaban –y siguen faltando, cuatro meses después– nueve millones de euros del presupuesto operativo. Es el dinero que alimenta la maquinaria olímpica, desde la comida que se sirve a los sueldos de los árbitros. El tope es una horquilla de entre 20 y 25 millones de euros, según las cuentas de Villamayor. Ya se renunció a una Villa Olímpica para ahorrar y los atletas se alojarán en hoteles de Port Aventura, lo que incrementa la partida de transporte y de seguridad. Aparte, quedan pendientes 3 millones de euros más para la piscina olímpica, que ahora solo existe en papel y que debe construirse en la llamada Anilla Mediterránea, el epicentro de los juegos en el barrio de Campclar que se halla al 40% de su ejecución.

 

LOS ‘JUEGOS DEL HAMBRE’

En ese primer toque serio de alerta dado en junio, el propio Blanco rectificó al secretario y calificó de «escándalo» que Tarragona 2017 no llegara a celebrarse. El alcalde anunció su plena confianza en que el Estado asumiría sus compromisos, pero advirtió que si no llegaban como máximo este pasado mes de  octubre, no descartaba la medida drástica de suspenderlos. Otra vez el COE ha lanzado el torpedo, pero de  momento, el equipo de Gobierno de Tarragona (PSC-PP-Unió) guarda silencio y se remite al comunicado.

Alejandro Blanco

PRESIDENTE DEL COE

España organizará los Juegos Mediterráneos, pero a lo mejor no en el 2017"

La oposición sí se ha pronunciado. La CUP, siempre contraria a lo que denominan 'Los Juegos del Hambre', ha pedido al COE por escrito en varios idiomas que los anulen directamente en vez de suspenderlos y Laia Estrada, su portavoz, reclama «que sean valientes». También la portavoz de Iniciativa, Arga Sentís, aboga por la suspensión porque «no tienen sentido». Por su parte, el portavoz de Ciutadans, Rubén Viñuales, lamenta «la mala imagen que proyecta la ciudad a nivel internacional»; el nacionalista Albert Abelló la tacha de «esperpéntica» y el republicano Pau Ricomà de «lamentable». Los tres coinciden en pedir que, si se aplazan los Juegos, el Estado pague el incremento de gastos que supondrá. La oposición en bloque coincide en criticar la opacidad de la gestión, la falta de información que han recibido y la pasividad del ejecutivo central en el proyecto.

 

QUE CUMPLA EL ESTADO

El Congreso de los Diputados aprobó una declaración institucional unánime a favor de los Juegos y este pasado martes, la comisión de Hacienda aprobó una proposición no de ley para que el Estado aportara este año los 3 millones para la piscina y consignara los 9 restantes en los presupuestos generales. Se aprobó con el único voto en contra de los populares.

Ballesteros siempre ha reclamado que el Estado cumpla con su parte proporcional, como el resto de administraciones. En este sentido, el Consejo Superior de Deportes ha aportado 3,4 millones de euros; el ayuntamiento de Tarragona, 12 millones, 15  la Generalitat, 9 la Diputación de Tarragona y 1,5 el consistorio  de Barcelona. Además, el Gobierno central aplica exenciones fiscales a los patrocinadores.

Las 4 claves de la delicada situación

1. Diez meses sin ejecutivo español

La incertidumbre política en España ha penalizado de lleno el proyecto deportivo, sobre todo por la falta de aprobación de los presupuestos generales del Estado. Tarragona 2107 solo cuenta con exenciones fiscales y una carta de garantías financieras, pero el dinero sigue sin llegar. Fuentes municipales tachan de «declaraciones de intenciones sin valor» el resto de compromisos políticos sin dotación presupuestaria.

2. El papel del COE y del Consejo Superior de Deportes

Tarragona 2017 ha trabajado más estrechamente con el Comité Olímpico Español (COE), presidido por Alejandro Blanco, que con el Consejo Superior de Deportes (CSD), presidido por Miguel Cardenal, a pesar de que es el organismo que aporta financiación. Mientras el COE siembra dudas sobre la viabilidad de los Juegos, el Consejo nunca se ha comprometido a pagar equipamientos deportivos y sostiene que ha cumplido con sus compromisos.

3. Un serio pinchazo de patrocinadores

En los planes iniciales de Tarragona 2017, los patrocinadores privados debían cubrir más del 75% del presupuesto operativo. A pesar de que éste se ha ido rebajando de los 54 millones de euros hasta los 20-22 millones actuales, entre patrocinios y donaciones se han reunido solamente 9 millones de euros y no los 22 que estaban previstos. Se cuenta también con ingresar 1,5 millones en concepto de entradas, que aún no se han puesto sin embargo a la venta.

4. Un proyecto cambiante

El proyecto Tarragona 2017 se ha rehecho varias veces para adaptarse a un presupuesto a la baja. Aún se estudia una propuesta de la empresa Santagadea para construir el Anillo Mediterráneo, con la piscina olímpica y la remodelación de la pista de atletismo a cambio de gestionarlo durante 40 años y recibir un canon anual. La empresa advirtió que la licitación debía hacerse el 10 de septiembre. ERC, en la oposición, teme que se trate de un pelotazo.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.