Ir a contenido

Neymar lleva en volandas a Brasil a la final olímpica

Maracaná fue el talismán de la Canarinha, que el sábado aspirará al primer oro de su historia

EDU SOTOS

Neymar ya acaricia la medalla de oro con la punta de los dedos. Sobre el césped del mítico estadio Mário Filho, conocido mundialmente como Maracaná, el equipo anfitrión en Río 2016 aseguró esta tarde su pase a la gran final del domingo al arrollar a la selección olímpica de Honduras por 6-0. Las buenas sensaciones del equipo dirigido por Rogério Micale y la reconciliación con el público, que cantó el himno brasileño al unísono junto a los 11 elegidos, marcaron un partido que se decidió en el primer minuto de juego.

Neymar anotó el primer gol a los 15 segundos. Presionó y robó un balón clave. Al marcar cayó mal y dio el susto

Nada más saltar al césped un auténtico infierno recibió a los jugadores de Honduras en el Maracaná. El intenso sol que se colaba por el inmenso óculo del estadio convirtió el césped en un horno de más de 30 grados centígrados y un 70% de humedad.

LA PREOCUPACIÓN TRAS LA ALEGRÍA

Por su parte, las 70.000 gargantas de la ‘torcida’ solamente se acallaron durante el breve himno del visitante para rugir nuevamente en una vez el balón comenzó a rodar. No había transcurrido ni un minuto cuando Neymar sacó su instinto a relucir con un un rápido robo el balón frente al área hondureña. Solo ante la salida del meta López, el capitán empujó el esférico con la punta del pie derecho haciendo el gol más rápido de Río 2016 (1-0).

Brasil se planta en la final con unas cifras apabullantes tras cinco partidos: 11 goles a favor y ninguno en contra

Tras la explosión de alegría vino la preocupación. En su encontronazo con el portero del Real España, un primera hondureño, el ‘camisa 10’ se golpeó el pecho cayendo sobre el terreno de juego abatido por el dolor por lo tuvo que ser evacuado en camilla. Por suerte, el dolor del capitán fue momentáneo y, tras un par de minutos, Neymar se encontraba de nuevo liderando el ataque de la ‘Canarinha’. Las oportunidades locales en los primeros minutos fueron muchas y variadas pero todas tuvieron como protagonista a Neymar que, una vez más, ocupó el centro del ataque junto a Luan, un jugador sorprendente que llegó a sonar para cuarto delantero del Barça, en el ya conocido 4-2-4 de Micale.

GABRIEL JESUS, MENUDO FICHAJE

Mientras tanto, poco podían hacer los de Jorge Luis Pinto, el técnico que rozó el milagro con Costa Rica en el Mundial de Brasil en 2014, que encomendaron el milagro a una defensa numantina con tres centrales y la esperanza de que Anthony Lozano, delantero del Tenerife, lograse cazar algún balón en el contraataque. “Otro, otro”, exigía la marea ‘verdeamarela’ mientras realizaba la ola en las gradas del templo del fútbol. Gabriel Jesus obedeció el capricho popular y ganando la espalda a la defensa hondureña, tras un magistral pase filtrado de Luan, batió a López en la salida (2-0) consiguiendo el octavo gol de Brasil en los Juegos.

Todo Brasil espera ahora una final contra Alemania para vengar el 1-7 del Mundial de hace dos años

Los brasileños agarraron inercia y el tercero no tardó en caer. Otra vez el flamante fichaje de 19 años del City de Guardiola, Gabriel Jesus, aceleró por el extremo izquierdo y se plantó en el área hondureña para fusilar el 3-0. “Gloria, Gloria, Aleluya…Gabriel Jesus”, cantó la 'torcida' que, al borde del descanso y con el partido resuelto, se encontraba en el séptimo cielo del fútbol. Ya en la segunda mitad, la goleada se confirmaba con un saque de esquina de Neymar que fue aprovechado en el rebote por el central del Paris Saint Germain, Marquinhos, que tras un control accidentado anotó el 4-0

EL MORBO ESTÁ SERVIDO

El dominio de Brasil era absoluto y Luan, jugador revelación de Río 2016, lograba la manita (5-0) tras culminar en el segundo palo una linda jugada del lateral Felipe Anderson. Pero la guinda del pastel solo podría ser de Neymar. El capitán transformó en el añadido un penalti que sumó el 6-0 definitivo. Brasil se planta en la final con un parcial impresionante tras sus dos empates iniciales: 11 goles a favor y ninguno en contra en cinco partidos. Y el morbo está servido: la clasificación de Alemania frente a Nigeria en la otra semifinal daría a los anfitriones la posibilidad de vengarse del amargo 7-1 del Mundial y, de paso, conquistar el único título que le falta a sus vitrinas. La oportunidad de Neymar de hacer historia es de oro.

La ficha

Brasil: Weverton, Zeca, Rodrigo Caio (m.12 Luan, Garcia), Marquinhos, Renato Augusto (m.76, Rafinha), Douglas Santos, Luan, Gabriel Barbosa, Neymar, Gabriel Jesus (m.77, Felipe Anderson), Walace. Entrenador: Rogério Micale.

Honduras: López, Jonathan Paz, Pereira, Vargas, Bryan Acosta (m.72 Allan Banegas), Palacios, Lozano, Espinal, Quioto, Brayan García, Alberth Elis. Entrenador: Jorge Luis Pinto.

Goles: m.1 Neymar (1-0), m.25 Gabriel Jesus (2-0), m.34 Gabriel Jesus (3-0), m.50 Marquinhos (4-0), m.78 Felipe Anderson (5-0), m. 91 Neymar, de penalti (6-0).

Campo: Estadio de Maracaná (Río)

Árbitro: Hategan Ovidiu (Rumania).