Ir a contenido

Luis Suárez se disculpa

El delantero uruguayo agradece al seleccionador que no lo sacara al campo porque aún está lesionado

Joan Domènech

Luis Suárez, enfadado en el banquillo, durante el Uruguay-Venezuela.

Luis Suárez, enfadado en el banquillo, durante el Uruguay-Venezuela. / DON EMMERT

Luis Suárez ha querido disculparse en público ante los aficionados uruguayos tras verse involucrado en dos situaciones conflictivas: el comportamiento malhumorado que mostró al no salir desde el banquillo de suplentes en el partido Uruguay-Venezuela, cuando quiso salir a jugar y Óscar Tabárez se lo impidió, y los tuis que colgó su hermano Paolo en los que reclamaba su presencia en el campo y censuró al seleccionado por no colocarle en el campo.

"No estaba ni al 90% para jugar", dijo Luis Suárez en una comparecencia en la que quiso descargar de responsabilidad a Tabárez. El futbolista estaba dispuesto a jugar, aun sin estar en sus mejores condiciones.

"Estoy agradecido al 'Maestro' porque hubiera sido peor entrar al campo", aclara Suárez

"Estoy agradecido al 'Maestro' porque hubiera sido peor entrar al campo. Estaría ahora lamentándome por las esquinas. Esta lesión del músculo de atrás te engaña mucho. Parece que estás bien y luego te da el tirón", argumentó el goleador, que se incorporó más tarde a la selección por la rotura muscular que se produjo en el último partido con el Barça, en la Copa del Rey ante el Sevilla, y por el que tuvo que ser sustituido. El parte médico azulgrana hablaba de una "lesión en el músculo semimembranoso" de la pierna derecha, sin pronóstico de recuperación.

PUÑETAZOS EN EL BANQUILLO

Suárez aclaró que si Uruguay hubiera tenido opciones de pasar, habría reaparecido frente a Jamaica en el tercer encuentro. La eliminación, tras la segunda derrota en dos partidos (primero ante México por 3-1, y contra Venezula por 1-0), convierte su regreso en desaconsejable e innecesario.

También quiso aclarar el referente de los charrúas sus gestos de enfado al golpear el banquillo. "Mi calentura viene por la impotencia de no poder hacer nada, de no poder ayudar a mi país queriendo jugar, no iba contra el técnico", precisó Suárez, que estaba dispuestro a arriesgar su estado físico. "Si él me ponía, yo salía, porque por Uruguay lo hago todo, pero estaba lesionado. El problema era mío, no del 'Maestro'", añadió. Sobre los golpes de rabia que fueron captado por televisión, abundó: "No le di un puñetazo al banquillo. Di 38 golpes, pero en la tele sólo salió uno. Estaba caliente".

LOS TUITS DE PAOLO

No solo de su comportamiento deseó hablar el futbolista ante los medios en la concentración de San José (California). Hubo dos Suárez a los que disculpar: Luis habló de sí mismo, y también de su hermano Paolo, que en Twitter criticó duramente a Tabárez durante el partido.

Luis Suárez

DELANTERO DE URUGUAY

No le di un puñetazo al banquillo. Di 38 golpes, pero en la tele solo salió uno. Estaba caliente"

"Era un partido de vida o muerte, los tres millones y un poco más se dieron cuenta menos vos [alude a Tabarez], regalaste la copa", fue uno de los textos de Paolo, que vibraba y sufría con el teléfono en la mano. "La re Concha de mi madre! Te prefiero aunque sea en una pierna, qué haces ahí sentado aún", escribe literalmente.

'Lucho' también tuvo que bajar la cabeza por las reacciones de Paolo, aunque argumentó que tenía con él "una relación mínima" y que sus contactos son esporádicos, "cada varios meses". Pero aseguró: "Nadie de mi familia piensa así. Tiene que saber que es mi hermano y que cualquier cosa que diga puede ser pública. Le pedí disculpas al maestro, porque no es lo que pienso", lamentó.

0 Comentarios
cargando