07 ago 2020

Ir a contenido

Muere Cruyff, el hombre que cambió el fútbol

El extécnico holandés, que revolucionó el Barça, fallece a los 68 años en Barcelona víctima de un cáncer

MARCOS LÓPEZ / BARCELONA

YouTube

Muere Cruyff, el hombre que cambió el fútbol
Johan Cruyff, en una imagen del 2013.

/

Johan Cruyff ha muerto. Se ha ido el jugador que revolucionó el fútbol en la década de los 70 y cambió la historia del Barça, no solo en el campo sino también desde el banquillo.

Ha muerto Cruyff, el entrenador que inspiró el modelo ganador del club azulgrana, perpetuado de generación de generación a través de sus discípulos. Se ha ido Cruyff a los 68 años "rodeado de su familia después de una dura lucha contra el cáncer", según ha anunciado los canales oficiales de su Fundación a través de la cuenta de Twitter.

Se ha ido Cruyff tras no poder superar el cáncer de pulmón que se le detectó el pasado mes de octubre, a pesar de que él estaba convencido de que acabaría derrotándole. "Ahora mismo tengo la sensación de ir ganando 2-0 en la primera parte", había comentado el extécnico azulgrana el pasado mes de febrero. 

Pero finalmente no ha podido. Y se ha marchado, dos meses y 11 días después, en silencio. "Os pedimos con gran tristeza que se respete la privacidad de la familia durante su tiempo de duelo", solicitan los familiares que han acompañado a Cruyff hasta el último suspiro. 

PRIMERAS REACCIONES

La Federación Holandesa de Fútbol (KNVB) ha sido una de las primeras en lamentar la pérdida, explicando que "no hay palabras suficientes" para describir los sentimientos del fútbol holandés por el jugador más importante de su historia.

"Recibimos con inmensa tristeza la noticia del fallecimiento de Johan Cruyff. No hay palabras suficientes", ha lamentado la KNVB en su cuenta de Twitter @KNVB.

Cruyff vistió la camiseta de la selección 'oranje' durante una década entre los años sesenta y setenta y llevó a aquel equipo conocido como la 'Naranja Mecánica' a disputar la final de la Copa del Mundo en 1974, aunque Alemania Federal se impuso en aquel partido por 2-1.

La catarata de reacciones de tristeza no ha parado desde que se ha conocido la noticia. El FC Barcelona ha emitido un sencillo comunicado. "El FC Barcelona quiere transmitir su más sentido pésame a su familia, con quien comparte estos momentos de dolor, junto con sus socios, aficionados del club y el mundo del fútbol y el deporte".

PÉSAMES PRESIDENCIALES

También el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se sumó a la tristeza colectiva. " Trajo a Catalunya el fútbol ganador y bello que aún hoy perdura en el Barça". Y añadió: "Por sus éxitos deportivos, pero también por su personalidad, es un hombre que deja una gran huella".

Incluso el presidente español en funciones Mariano Rajoy publicó un tuit. "Mi más sentido pésame a la familia, compañeros y amigos de Johan Cruyff, mítico jugador y luchador incansable. Descanse en paz".

Pero los más emocionantes han sido los de los futbolistas y exfutbolistas. Aquí van unos cuantos:

El mundo del periodismo que trató con él tanto como jugador como entrenador ha participado de las condolencias. Como Joaquim Maria Puyal. "Estoy absolutamente impresionado. La muerte de Cruyff significa la muerte de una persona absolutamente excepcional, un genio, una visión singular del deporte, del fútbol, pero también de la vida", ha dicho a TV-3.

Joan Laporta, cuya afinidad con Johan era notoria, ha emitido también una triste despedida. "Mi pésame a la familia y amigos de Johan. Mi referente. Mi maestro. Mi amigo. DEP. Te amo, Johan", ha escrito en su cuenta de Twitter.

BIOGRAFÍA

Nacido Hendrick Johannes Cruyff en Amsterdam el 25 de abril 1947, Cruyff comenzó a jugar en las calles de la capital holandesa y su carrera, en el campo de al lado de su casa, del Ajax, donde pasó a ganar ocho títulos de la liga holandesa. También ganó tres Copas de Europa consecutivas entre 1971 y 1973.

Ágil, enjuto y fuerte, hizo su debut internacional en septiembre de 1966, anotando un gol en un partido de clasificación europea (2-2) contra Hungría. Fue el primer jugador holandés en ser expulsado en un encuentro internacional. A partir de 1970, siempre llevó la camiseta número 14 al jugar con Holanda.

Fichó por el Barcelona en 1973. "La venta de Ronda de noche de Rembrandt no podría haber causado más consternación", comentó un revista holandesa en el momento. Ganó la liga del 73-74, la temporada del famoso 0-5 al Real Madrid en el Bernabéu.

FÚTBOL TOTAL

Como jugador ganó tres Balones de Oro y el corazón de muchos catalanes cuando llamó Jordi a su hijo (nacido en 1974) en un momento en que el español era el único idioma oficial del país bajo el régimen del general Franco.

Cruyff dirigió a Holanda con el llamado 'fútbol total' a la final del Mundial de 1974 de Alemania, con el que inspiró a una generación con su estilo de juego fluido. Perdieron 2-1 ante los anfitriones, Alemania Occidental, después de tomar una ventaja de 1-0, pero fue nombrado mejor jugador del torneo.

UN FINAL EXTRAÑO

Se retiró del fútbol internacional en 1977, el año antes de que los holandeses alcanzasen de nuevo y perdieron la final de la Copa del Mundo en Argentina ante los anfitriones. 

En 1979 se trasladó a los Aztecas de Los Angeles, en la Liga Norteamericana de Fútbol, y luego se unió a los Washington Diplomats en 1980. Cruyff volvió después a Europa, donde jugó en segunda división, en el Levante, en un fichaje extraño. Volvió al Ajax (donde ganó dos más títulos de liga) y el Feyenoord (nuevo título). Se retiró en mayo de 1984, a los 37 años de edad.

DREAM TEAM

Como entrenador, Cruyff empezó en el Ajax, ganando una Recopa de Europa en 1987. Por el Barça fichó en 1988, donde supervisó el ascenso de un 'Dream Team', que ganó cuatro títulos consecutivos entre 1991 y 1994. Hasta Guardiola era el entrenador más exitoso.

Cruyff fue un fumador empedernido durante gran parte de su carrera, pero abandonó el hábito después de un bypass de corazón doble en 1991, mientras era todavía entrenador del Barcelona. Posteriormente prestó su imagen para una campaña antitabaco bajo el lema "El fútbol me dio todo pero fumar casi se lo llevó".