Ir a contenido

LIGA ADELANTE

El Nàstic regresa a Segunda A

Barça B y Sabadell consuman su descenso a Segunda B mientras que el Girona dependerá de sí mismo para subir a Primera

JOSÉ MARÍA EXPÓSITO / BARCELONA

Los jugadores del Nàstic celebran uno de los goles que les devolvía a Segunda A.

Los jugadores del Nàstic celebran uno de los goles que les devolvía a Segunda A. / JOAN MONFORT

La Segunda A ha perdido este domingo a dos equipos catalanes, ha recuperado a otro y ve alejarse a uno más. El Gimnàstic de Tarragona se ha ganado el pasaporte para regresar a la categoría de plata al derrotar al Huesca (3-1, 0-0 en la ida), mientras que Barça B y Sabadell han consumado con sendas derrotas un descenso a Segunda B que casi estaba asumido. El Girona, con una ajusta victoria en Mallorca, dependerá de sí mismo en la última jornada para acabar segundo y estrenarse en la Primera División.

El Nàstic se trajo un siempre peligroso 0-0 del campo del Huesca, que envió un balón al larguero en los primeros compases del encuentro. Pero al inicio de la segunda mitad, Lago Junior batió a Dani Jiménez después de una buena jugada personal. Diez minutos después, Rocha cabeceó un centro de Azkorra que el Nou Estadi celebró como casi definitivo. La sentencia vino con una vaselina de Rayco, gracias a la cual el gol del honor de Mainz en el tiempo añadido ni siquiera inquietó a la afición tarraconense.

MORENO SEGUIRÁ

"Éramos un club de Segunda B, pero con muchos socios y al final se ha hecho justicia. Estoy muy contento por toda la gente que nos ha apoyado durante la temporada", declaró el presidente del Nàstic, Josep Maria Andreu, tras la victoria y el ascenso, perseguido durante las tres últimas temporadas. El presidente también confirmó la renovación del técnico, Vicente Moreno: "Ésta es su casa y que el año que viene continuara siendo entrenador del Gimnàstic de Tarragona". En el otro duelo de campeones de grupo, el Oviedo logró volver a Segunda 12 años después al ganar en Cádiz (0-1). Tanto el conjunto gaditano como el Huesca

El Barça B tenía muy complicada la permanencia, pero la goleada recibida en el Mini (2-5) de un Leganés que no se jugaba nada añade gravedad a un descenso que ya de por sí trasbalsará al filial y al fútbol base azulgrana. Munir adelantó a los azulgranas, y Palencia igualó el partido después de que los madrileños remontaran, pero el Leganés acabó mostrándose muy superior y aprovechó además las carencias defensivas del filial, que no estaba en Segunda ve desde la temporada 2009-2010, cuando Luis Enrique lo subió a Segunda A.

VINYALS: "LA CULPA ES DE TODOS"

"Tenemos ejemplos históricos de plantillas del Barcelona B que han bajado y después hay jugadores que han ganado muchos títulos. Descender es doloroso y es un problema, pero para otro equipo que no sea un filial es un drama social y económico", ha valorado el técnico del Barça B, Jordi Vinyals, que ha achacado a la "falta de experiencia" la caída de la segunda mitad de la temporada. "La responsabilidad es de todos: jugadores, entrenadores y la gente que ha preparado al equipo. Cuando van bien las cosas es culpa de mucha gente, mientras que cuando van mal también tiene que ser así", ha subrayado.

El Sabadell lo tenía aún más difícil ante un Sporting que se está jugando el ascenso directo a Primera con el Girona. El equipo vallesano tuvo momentos de superioridad en la primera mitad (se le anuló un gol por fuera de juego a Aníbal), pero Carlos Castro marcó un tranquilizador tanto para los asturianos a los 23 minutos y Nacho Cases remató a la media hora. La derrota condenaba al Sabadell, aunque tampoco se fue contento el Sporting porque el resultado del Girona les fue muy desfavorable.

El equipo de Pablo Machín pasó apuros en Palma (0-1), atenazado por los nervios de dar un paso de gigante hacia Primera División. El Mallorca no se jugaba nada, pero eso no evitó que Becerra, portero del Girona, fuera uno de los héroes del partido. El otro fue Sandaza, autor del tanto de la victoria cuando se acercaba el pitido final (m. 77) y el Girona jugaba con un hombre menos por la expulsión de Carles Mas (acabó con 9 tras la doble amarilla a Richy).

EL LUGO, EL RIVAL DEFINITIVO

"Veníamos en muy buena dinámica, hemos sido superiores a prácticamente todos los equipos con los que hemos jugado últimamente, pero todo lo que había en juego hoy ha pesado y no hemos sido realmente el Girona que veníamos siendo", ha señalado Machín, que ha reconocido que sus jugadores les ha costado "liberar la tensión" por lo muhco que había en juego. "Ahora hay mucha alegría en el vestuario, no solo por el triunfo de hoy, sino por las 41 jornadas que llevan, pero hay que rematar la próxima jornada", ha precisado el míster. El partido definitivo es en casa, contra un Lugo que no se juega nada. Una victoria vale un ascenso. En caso contrario, habría que esperar a que el Sporting no venciese el Betis en Sevilla.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.