CONTROVERTIDA RESOLUCIÓN DE LA COMISIÓN DE ÉTICA

La FIFA no ve irregularidades en los Mundiales de Rusia y Catar

Michael García, presidente del órgano de investigación, presentará un recurso

Joseph Blatter, ayer, antes del partido inaugural de la Copa del Golfo en el estadio Rey Fahd en Riad.

Joseph Blatter, ayer, antes del partido inaugural de la Copa del Golfo en el estadio Rey Fahd en Riad. / AFP / KARIM SAHIB

Se lee en minutos

JUAN TERRATS / BARCELONA

La Comisión de Ética de la FIFA ha considerado que no se produjo «ninguna violación o incumplimiento de las normas y reglamentos correspondientes» en los procesos de candidatura para los Mundiales del 2018 y 2022, concedidos en diciembre del 2010 a Rusia y Catar, respectivamente. El jurista alemán Hans-Joachim Eckert,  presidente del órgano de decisión de la Comisión de Ética, lo confirmó ayer en un comunicado en el que da por cerrada la investigación sobre la adjudicación de dichos mundiales tras analizar un informe de 430 páginas que previamente elaboró el órgano de instrucción e investigación.

Sin embargo, Michael García, el exfiscal estadounidense autor del informe, comunicó ayer que  tratará de presentar un recurso ante la Comisión de Apelación de la FIFA por el cierre de la investigación. «La decisión del comité contiene numeroso material incorrecto y erróneo de los hechos y conclusiones detallados en el informe», afirma el autor del dossier. Jerome Valcke, secretario general de la FIFA, lamentó que hubiera discrepancias sobre las conclusiones del dictamen de García y de su homólogo Eckert, que presentó el documento exculpatorio de las candidaturas de Rusia y Catar. «Es triste que los dos directores de la Comisión de Ética tengan opiniones diferentes sobre algo tan importante», comentó Valcke desde Pretoria. «La apelación de García convierte este proceso en una broma», afirmó Greg Dyke, presidente de la Federación Inglesa de Fútbol. Se abre una  grave crisis interna en la FIFA.

García, exfiscal  general de Nueva York que pasó 18 meses reuniendo información en 10 países, que entrevistó a 75 testigos y recopiló un registro de más de 200.000 páginas sobre el caso, comunicó en septiembre la finalización de su trabajo de 430 páginas. Allí el abogado establecía los hechos y llegaba a conclusiones sobre las medidas a tomar con respecto a determinadas personas, además de considerar que algunas cuestiones debían remitirse a otras comisiones de la FIFA, y formulaba recomendaciones para futuras candidaturas.  Ayer, su colega Eckert solo hizo público un resumen de 42 páginas al considerar que la publicación del estudio de García «es totalmente incompatible con la obligación de confidencialidad a la que están sometidos los miembros de la Comisión de Ética de la FIFA».

La investigación de las candidaturas de los Mundiales del 2018 y del 2022 se inició después de la publicación de informaciones y de las acusaciones dirigidas a miembros de la FIFA sobre posibles casos de corrupción y sobornos en la elección de los países, el 2 de diciembre del 2010 en Zúrich. Aquel día Rusia ganó la organización del Mundial del 2018 en la segunda votación. Logró 13 votos  y la candidatura ibérica de España y Portugal, 7. Inglaterra fue eliminada en la primera votación. Por su parte, Catar necesitó cuatro votaciones. Al final sumó 14 votos frente a los 8 de Estados Unidos. Ganaron las dos candidaturas que obtuvieron las peores calificaciones del grupo evaluador de la FIFA. Este proceso lo definió ayer Eckert como «bien concebido, sólido y profesional».

"MERA ESPECULACIÓN"

Te puede interesar

La FIFA, sin embargo, suspendió de por vida al catarí Mohamed bin Hammam, presidente de la Confederación Asiática y exvicepresidente de la FIFA, por violación del código ético. «Si yo pagué dinero para que triunfara Catar, habrá que preguntar a las otras 13 personas que votaron también por Catar», había dicho.

Hace dos años, varios dirigentes renunciaron a un puesto en el comité ejecutivo de la FIFA. «La percepción de que el voto puede haber sido comprado es una mera especulación», dice el informe, en el que también se asegura que «asumir que se reparten sobres llenos de dinero a cambio de votos es ingenuo. La corrupción se lleva a cabo de formas mucho más inteligentes». La cadena CNN afirmó ayer que el FBI sigue investigando a la FIFA por este caso.