Ir a contenido

La maldición de los cedidos

Solo tres de los 31 azulgranas prestados desde 1995 han vuelto a jugar con el Barça

ROGER PASCUAL
BARCELONA

Marcharse cedido del Barça es casi un sinónimo de no volver a vestir la camiseta azulgrana. Desde 1995, el club ha dejado en préstamo a 31 jugadores que habían debutado con el primer equipo. De esta treintena, solo tres han vuelto al Camp Nou, aunque solo para una temporada en la que han tenido un papel testimonial: Fernando Navarro (8 encuentros), Sergio Santamaría (4), Jofre Mateu (1). Bojan Krkic, el último en marcharse en préstamo, y los canteranos que salgan este verano en busca de minutos deberán luchar para romper esta maldición.

En el verano de 1995, Lluís Carreras y Óscar García Junyent regresaron tras sus respectivas cesiones en Santander y Albacete. Johan Cruyff, el técnico que ha hecho debutar más jugadores de La Masia (32), les dio minutos en una temporada muy convulsa, que a la postre fue su última en el banquillo del Camp Nou. Pero, 17 años después de la marcha de Cruyff, aquella fórmula que parecía ser la óptima para que los jóvenes se curtieran en Primera ha perdido su esencia.

Desde entonces, más que una oportunidad formativa, se ha convertido en una manera de desprenderse de jugadores con los que no se contaba. «Fue irse Cruyff y acabarse totalmente esa filosofía. Irse cedido como me pasó a mí o en el caso de Bojan ya no es para seguir la formación, sino que ahora básicamente es solo una manera de encontrar salida a un contrato firmado -comenta Jofre Mateu-. Es la peor solución para el Barça y para el jugador, solo ganan los clubes donde vas, porque tienen un buen jugador a un precio más barato y si no les funciona al final de año no tienen ninguna obligación».

Unidos por Van Gaal

Van Gaal hizo debutar al extremo leridano en el último partido de la temporada 1997-1998. La mala relación con Josep Maria Gonzalvo y Lorenzo Serra Ferrer, entrenador del Barça B y secretario técnico azulgrana, le llevó a una cesión al Mallorca. Un año más tarde volvió a Barcelona, aunque solo pudo disputar un choque antes de poner rumbo a Levante.

Van Gaal también está detrás de los Santamaría y Fernando Navarro. Al primero le dio el espaldarazo pocos días antes de dimitir, y tras pasar por Elche y Oviedo, el preparador holandés le repescó en su segunda etapa, aunque apenas contó con él en cuatro ocasiones. Van Gaal había señalado a Fernando Navarro como el sucesor de Sergi Barjuán en el carril izquierdo del Camp Nou. Pero una lesión de rodilla el 15 de diciembre del 2002 frenó su carrera. Tras recuperarse, la temporada siguiente fue cedido al Albacete para que volviera a coger ritmo de competición. Cuando regresó el verano del 2005 se encontró con otro holandés en el banquillo, Frank Rijkaard, que apenas contó con él y acabó yéndose a Mallorca, primero cedido y luego traspasado.

En la lista de cedidos no se incluyen De la Peña, que llegó al Barça cedido un año tras ser traspasado a la Lazio, o Keirrison, que acumuló un sinfín de cesiones como su compatriota Henrique aunque, a diferencia del central, nunca llegó a jugar ni un solo minuto. Si figuran nombres tan ilustres como el del fallecido Robert Enke o el del Sergio García, que llegaría a ser campeón de Europa con España en 2008, en lugar de Bojan.

Después de su discreto paso por Milan y Roma, Bojan espera reencontrarse con el gol y su mejor versión en el Ajax que dirige el exazulgrana Frank de Boer, siguiendo la senda que han recorrido en los últimos años Gabri, Roger, Oleguer y Cuenca, al que una nueva lesión frustró su idea de seguir un año más en el Amsterdam Arena.

La falta de ocasiones que han tenido los canteranos en el último año ha sembrado muchas dudas en La Masia y llevado a sus mayores talentos, como Rafinha, Deulofeu y Bartra, a plantearse asumir el reto de ser los primeros que rompan una maldición de las cesiones, que ya dura 17 años.

0 Comentarios
cargando