EL CAOS DE LAS TRADUCCIONES

Una justicia sin intérpretes

Un científico clave de la Agencia Mundial Antidopaje no puede declarar en Madrid porque lo traducen mal

Se lee en minutos

SERGI LÓPEZ-EGEA
MADRID

Julien Sieveking, jurista suizo de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), que asiste como observadora al juicio de la operación Puerto en Madrid, no salía de su asombro. Nadie entendía nada. En la capital de España, la ciudad más grande y donde debe haber el mayor número de traductores e intérpretes por metro cuadrado, y para un juzgado penal, no se había encontrado una persona calificada para transcribir con acierto la declaración en inglés del científico Yorck Olaf Schumacher.

Este médico alemán, que prefirió declarar en inglés, antes que en su lengua materna o en castellano, idioma que también domina, está considerado como una eminencia mundial en la interpretación de los aportes de la sangre en el rendimiento deportivo. Y también en los riesgos que supone para la salud de los atletas la manipulación sanguínea.

Pues bien, a la media hora de empezar a responder a la abogada de la AMA , y pese a los esfuerzos de la letrada, que hablaba inglés, para traducir a Schumacher al castellano, un caos generalizado se había apoderado de la sala de vistas. Nadie se enteraba. La jueza Julia Patricia Santamaría Matesanz tuvo que poner orden. Protestaban todos. Los abogados de la defensa pidiendo impugnaciones y los de la acusación particular ayudando al científico alemán. Mientras, los periodistas extranjeros que cubren la operación Puerto para los medios de sus países, alucinaban con lo que estaba sucediendo.

Te puede interesar

«Vamos a tener que hacer un receso y trataremos de buscar otra intérprete», sugirió la jueza.«Señoría-se defendió la traductora- a mí me avisaron el martes por la tarde, apenas he podido leer el informe científico en inglés. Pero debo admitir que no me siento preparada para asumir esta traducción. La otra intérprete de inglés que hay en el edificio tampoco es nativa, y no creo que se atreva a sustituirme».

Lógicamente, la declaración del doctor Schumacher se tuvo que aplazar hasta mañana, ya que la empresa SeproTec, que presta los servicios multilingües a la justicia de Madrid, no encontró sustituto. Mañana habrá un intérprete, que además de hablar inglés, será médico. El lunes sucedió otro caso parecido. La intérprete de Ivan Basso, desde Canarias, no solo tradujo lo que le vino en gana, sino que respondió ella a las preguntas que los abogados le realizaban al corredor italiano, citado como testigo.