Cesc no se mueve

El centrocampista asegura en un comunicado que seguirá en el Arsenal esta temporada

Se lee en minutos

JOAN DOMÈNECH / Pekín

el culebrón ha acabado. A no ser que algún guionista anónimo y oculto le dé una vuelta de tuerca más, el largo serial sobre el fichaje de Cesc Fàbregas ha llegado a su fin. Fue el propio futbolista quien colocó el epílogo a la historia de su sueño frustrado de fichar por el Barça al hacer público un comunicado con el que daba por finalizadas las negociaciones y anunciaba su continuidad en el Arsenal durante esta temporada.

Pero, seguramente, esa historia no ha terminado definitivamente. Ni el futbolista cejará en su empeño de volver al Barça, su club de formación, rodeado de los amigos y viviendo cerca de la familia, como admitía ayer, ni Pep Guardiola renunciará a un refuerzo importante en la línea futbolística del club. Para entonces, tal vez la directiva de Sandro Rosell haya recuperado liquidez y se muestre tan decidida a convencer al Arsenal como Cesc. Solo faltará saber entonces si Arsène Wenger, el entrenador del club inglés, abrirá las puertas a su capitán.

LA VOZ CANTANTE / Pero este verano, el técnico ni siquiera ha hecho el ademán de poner la llave en la cerradura, inmune a los ruegos de Cesc, que ha llevado la voz cantante en todo el asunto para exponer su deseo de vestir de azulgrana y doblegar la resistencia de Wenger. Más que el Bar-

ça, que desde la primera oferta de 35 millones de euros, anunciada durante el epílogo de laera Laporta, no ha vuelto a abrir la boca. Hasta ayer. Horas después de que Cesc admitiera que renunciaba a la posibilidad de fichar por el Barça, el club se limitó a responder con el mismo procedimiento en su web.

«Ante el comunicado emitido hoy en torno al futuro contractual del jugador Cesc Fàbregas, el FC Barcelona lamenta la decisión del Arsenal FC de declarar al jugador intransferible y de no haber querido valorar las propuestas realizadas. Ninguna de ellas superaba los 40 millones de euros entre fijos y variables». Así rezaba un breve y frío comunicado azulgrana, pactado de madrugada, al regreso al hotel de Pekín del vicepresidente deportivo Josep Maria Bartomeu, que estuvo de visita en la Expo de Shanghái.

Mucho más explícito y sincero resultó el emitido por Cesc Fàbregas, a través de su representante, Darren Dein. Justo al día siguiente de incorporarse a la disciplina del Arsenal y aparecer en la foto oficial de esta temporada de la plantillagunner.

FICHAJE ESTRATÉGICO / Ese fue el primer indicio de que el asunto derivaba hacia la frustración. De Cesc y de Guardiola, que se despide de un elemento estratégico en su planteamiento. Especialmente tras haber perdido a cuatro jugadores (Márquez, Chigrinskiy, Touré Yaya y Henry). Villa y Adriano son los únicos refuerzos.

Esa cantidad inferior a los 40 millones –poco más de lo que ofrecía Laporta– que pensaban destinarse a Cesc deberán invertirse en otros fichajes. El «más fácil», por la voluntad del jugador, como dijo Bartomeu en la campaña electoral, se ha esfumado.

DOS OFERTAS / Esa debía ser la segunda oferta que presentó el club, ya con Rosell, al Arsenal, según desveló Cesc. Tras pedir disculpas a la hinchada londinense por no haber aclarado antes su futuro, el jugador de Arenys expuso los motivos que le llevaron a desear su fichaje por el Barça. «Es el club en el que aprendí a jugar al fútbol, es mi hogar, donde están mis amigos y mi familia, y el club en el que siempre he soñado jugar», dice el comunicado, donde aclara que durante «varias conversaciones en persona y por teléfono» con Wenger llegó a tener constancia de esas dos ofertas.

Te puede interesar

Ninguna de ellas fue siquiera contemplada y las posturas inamovibles de ambos clubs han inducido a Cesc a «dar por terminadas» las especulaciones sobre su futuro. «Soy un profesional y entiendo perfectamente que el Arsenal tiene la prerrogativa de no traspasarme», admitió.

Aclarado el panorama, el jugador se centra ahora en la nueva temporada y promete que «en cuanto ponga un pie en el terreno de juego» no pensará en otro club que no sea el Arsenal.