ENTREVISTA EN 'DOMINICAL'

Edurne Pasaban: "He terminado los 14 'ochomiles' y he cortado con los antidepresivos"

2
Se lee en minutos
EL PERIÓDICO

Edurne Pasaban (Tolosa, 1973) ha coronado los 14ochomiles. Oficialmente, es la segunda mujer en lograrlo, aunque podría ser la primera si se confirmaran las sospechas de falsedad que penden sobre los logros de la coreana Oh Eun-Sun, la única alpinista que se le ha adelantado en la consecución de ese objetivo. Aunque tampoco es tan importante: primera o segunda, Pasaban es una verdadera campeona. Y no porque haya llegado a la cima de cuanto monte se le ha puesto por delante, sino porque ha sido capaz de superar la más escarpada de las cumbres, de escalarla palmo a palmo hasta coronarla con éxito y convertirla en su 15ºochomil: la salida de la depresión. "He terminado los 14 'ochomiles' y he cortado con los antidepresivos", resume la guipuzcoana con desarmante claridad.

Y es que la alpinista de acero, la deportista que no le teme a nada, se revela como una mujer frágil en la entrevista que le hace Pau Arenós enDominical. Pasaban jamás había hablado de sus zozobras con tanta claridad como lo hace en estas páginas, en las que aborda con inusitada sinceridad triunfos y derrotas, triunfos de montaña y derrotas de vida, hasta revelar que la depresión la llevó incluso a intentar suicidarse.

"El haber estado en el hospital dos meses o el querer quitarte la vida como he querido quitármela yo dos veces hace que cuando sales y consigues un reto, lo valores mucho más", confiesa la campeona guipuzcoana, que disfruta ahora con optimismo de su nueva etapa y se plantea nuevas metas. "No hay que hacer montaña ni deporte porque sí. Un deportista tiene que saber cuándo retirarse. Pero seguiré vinculada. Me encanta el mundo de la televisión, me gusta comunicar. Doy muchas conferencias para las empresas sobre motivación y liderazgo. A lo que hago, si me gusta, le meto pasión", apunta sobre un futuro lejos de las cumbres.

Mala experiencia sentimental

Noticias relacionadas

Un futuro que no le importaría que fuera compartido, después haber salido del pozo al que la arrojó una mala experiencia sentimental hace media docena de años. "Con 30 años, creo que todas las mujeres nos planteamos qué momento profesional y sentimental estamos viviendo. En lo sentimental, se me cayó el tejado de la casa, me quedé sin la base de construir una familia. Eso causó la depresión, que luego se fue ampliando: '¿Estoy haciendo bien escalando?, ¿me estoy ganando bien la vida?'. ¿Cara al futuro? No descarto volver a crear la base de una familia".

Pasaban, relajada y divertida en la sesión de fotos de Xavier González, vuelve a apoyar los pies sobre tierra firme. Sin riesgo de resbalones a 8.000 metros ni de mareos de éxito que puedan desembocar en tremendos batacazos. "Al final, el día a día no te lo da la gente que te admira y que te pide autógrafos. Eso te puede poner mejor el ego. Pero con el ego no se vive. La realidad está en la tierra, cuando te vas a casa y te estás haciendo la comida y estás sola y te tiras en el sofá... Esto es la realidad. Lo otro es fantasía", concluye la guipuzcoana, confirmando que ha coronado el 15ºochomil.