Ir a contenido

DIPLOMADA EN PEKÍN

La gimnasta Almudena Cid se despide con cuatro finales olímpicas y pasa a la televisión

La atleta, de 28 años, presentará un programa de TV sobre el mundo del circo

EFE
VITORIA

La alavesa Almudena Cid, cuatro veces finalista en gimnasia rítmica en otros tantos Juegos Olímpicos, se retirará a final de año y se pasará a la televisión, donde participará en un programa de Cuatro.

La gimnasta, que consiguió su último diploma olímpico (octavo puesto) en los Juegos de Pekín, convocó una rueda de prensa en Vitoria para anunciar su despedida, aunque aún quiere realizar una última gala en su ciudad natal, sin fecha.

Así, no participará en la gala mundial a celebrar en Benidorm (Alicante) del 2 al 6 de octubre próximo. "Era algo que tenía pensado en un momento dado, pero creo que este nuevo proyecto de televisión que me ha surgido en Cuatro'me va a ocupar prácticamente por completo el primer mes y no podré preparar esta exhibición", ha subrayado Almudena Cid.

Gratitud con la familia y su entrenadora

La gimnasta, nacida en Vitoria hace 28 años, practicante de la gimnasia rítmica desde los 7, se trasladó a Madrid con 13 años a las órdenes de la entrenadora búlgara Emilia Boneva, "a la que quiero muchísimo, ha sido como una madre para mí". Es la única gimnasta en la historia que ha tomado parte en cuatro finales olímpicas: Atlanta-96, Sidney-00, Atenas-04 y Pekín-08.

"Creo que mi gran despedida de la gimnasia rítmica fue en Pekin, tal como ya lo demostré en la capital de China, y por ello quiero dar las gracias, una vez más, a todos los que tanto me han apoyado, especialmente a mi actual entrenadora Iratxe Aurrekoetxea y, sobre todo, a mi familia", ha recalcado.

El próximo lunes, día 8, se celebrará en Madrid la presentación oficial de su nuevo programa televisivo Circus, de la cadena Cuatro, que, como su nombre indica, versará sobre el mundo del circo.

Cid ha hecho un amplio repaso por su dilatada carrera deportiva. Tras citar lo mucho que ha sufrido con "mis pies planos" y recordar "sin rencor", remarcó, cuando trató de ser apartada por algunos dirigentes federativos antes de los Juegos Olímpicos de Atenas para tratar de beneficiar a una gimnasta alicantina.

"Ha llovido mucho desde entonces; soy una chica muy sensible pero muy dura, y cuando quiero conseguir algo lo consigo". Por ejemplo, ha dicho que "sólo era yo la que confiaba en llegar a mis cuartos Juegos Olímpicos".

Pasó hambre para no engordar

Almudena Cid ha hecho hincapié en que le gustaría despedirse en Vitoria y ante "toda mi familia", la que le ha dado su apoyo incondicional a pesar de que "la distancia haya hecho que no haya tenido la vida de una chica normal". "Recuerdo -ha añadido- ver a mi hermano ya los tres meses le había cambiado la voz. Quizás ha sido lo más duro".

"La última etapa de mi carrera ha sido mucho más dura que mis principios en la elite cuando fui a un chalet de Madrid con 13 años y bajo la dirección de la búlgara Emilia Boneva, pasando mucha hambre para no coger excesivo peso, pese a lo cual guardo un gran recuerdo de aquella mi primera época", ha remachado Cid.