¿Qué hace mi hijo en Twitch? Guía básica para entender la plataforma de moda

De izquierda a derecha, Ninja, The Grefg, Biyín, Ibai y ElRubius.

De izquierda a derecha, Ninja, The Grefg, Biyín, Ibai y ElRubius. / El Periódico

Se lee en minutos

No solo son los 'boomers': hasta algunos 'millennials' se sienten perdidos en el universo Twitch, página de referencia 'gamer' y futuro de las redes sociales. Como información de servicio, aquí va una guía básica para familias superadas y desorientados en general. 

1.- ¿Qué es Twitch? 

Escuchamos el nombre de la 'app' de moda constantemente. Y, aun así, si a la mayoría nos preguntasen "¿qué es Twitch?" pediríamos el comodín del público. El portal estadounidense Thrillist la describió como "una radio para las generaciones extremadamente 'on line'". No es una mala definición. Otra forma de verlo es como un YouTube para los que el contenido de una hora se les hace corto. De hecho, las claves del triunfo son las mismas: un 'star system' con personas muy magnéticas que llenan horas y horas de contenido en directo al que quedarse pegado. La evolución lógica de los 'youtubers' "de toda la vida".

2. ¿Qué puedes ver?

Twitch se describe en su propia web como un espacio donde crear tu propio entretenimiento y chatear con tus círculos sociales con los mismos intereses. Y durante años, estos intereses han sido el 'gaming', es decir, ver a gente jugar a videojuegos y comentarlos, hacerles preguntas y acompañarlos durante las horas de entretenimiento. Pero sus orígenes no fueron así. 

El confinamiento disparó la plataforma favorita de los ‘gamers’: permite directos muy largos, enviar preguntas a los ídolos y cualquiera puede retransmitir

El embrión de Twitch es Justin.tv, una web de 2007 que pretendía ser una tele, pero con contenidos de 'youtubers'. La sección 'gaming' creció tanto que en 2011 se reestructuró y nació Twitch, su nuevo portal, dedicado a este tipo de contenidos que rápidamente se posicionó como la plataforma favorita de los 'gamers' de todo el mundo: permitía directos muy largos, enviar preguntas a los ídolos y, además, cualquiera podía empezar a retransmitir.

Desde entonces, a medida que crecía, iba cambiando de propietarios (ahora es de Amazon). Pero fue durante el confinamiento que llegó el 'boom', y pasó de una audiencia de 2 millones en 2019 a los 6 millones de hoy. 

Con la irrupción de nuevos públicos, también llegaron nuevos contenidos, con un eje en común: un 'streamer' haciendo algo y una audiencia interactuando con una facilidad e inmediatez inimaginable en otras plataformas

Por supuesto, con la irrupción de nuevos públicos, también llegaron nuevos contenidos, aunque todos con el mismo eje en común: un 'streamer' haciendo algo (normalmente, relacionada con juegos, analógicos o digitales), y una audiencia muy viva interactuando con una facilidad e inmediatez inimaginable en otras plataformas. Por ejemplo, hubo quienes empezaron a usar Twitch para resolver en grupo el famoso crucigrama de 'The New York Times'. O recordemos el 'meeting' político de Alexandria Ocasio-Cortez mientras jugaba al Among Us (un formato tan viral que hasta el partido de Marta Pascal lo imitó, con el Minecraft). 

3. ¿Cómo se fomenta el 'engagement'?

Aunque su algoritmo se asemeja más al de TikTok que al de las plataformas viejunas (sí, YouTube ya despierta algunos "OK, 'millennial'"), en Twitch no salen los virales como churros. No es difícil conseguir el pico en algún momento de una retransmisión, pero es complicado mantenerlo y construir una base fiel de fans. Y ese el objetivo de todo 'twitcher'. 

Cuanto más gusta el contenido, más dinero gana el 'streamer', ya sea a través de donaciones puntuales, con suscripciones a sus canales o con patrocinios

Cuanto más gusta el contenido, más dinero gana el 'streamer', ya sea a través de donaciones puntuales, con suscripciones a sus canales o con patrocinios. Así pues, logrando una masa fiel también obtienen ingresos fijos. Los seguidores, por su parte, también consiguen beneficios invirtiendo en los canales: más allá de ayudar a tu ídolo a que pueda seguir dándote entretenimiento, los suscriptores tienen formas diferentes de comunicarse durante el 'stream' y establecer un vínculo más directo o personalizado. 

Por ejemplo, en el programa de 'gamers' de Gestmusic, Top Gamers Academy, los seguidores que participaban económicamente en el Twitch de la academia (donde se emitió el programa) conseguían beneficios como interacciones, juegos o menciones, por lo tanto, microdirigiendo la narrativa del canal. 

4. ¿Quién forma parte del 'star system' de Twitch?

Quizá no haya consumido su contenido, pero conoce sus nombres: ElRubius, Ibai, Willyrex, Alexelcapo o TheGrefg, entre muchos, muchos otros. El 'top' mundial está coronado por Ninja (Richard Blevins), con 16,7 millones de seguidores, y no hace falta bajar demasiado en la lista para encontrarse al primer español: ElRubius, con 8,5 millones, está en cuarta posición mundial. No es el único 'streamer' español que destaca. De hecho, la masa 'streamer' nacional es la más seguida de Europa (el 'top 5' del continente está compuesto por cuatro españoles y un alemán, en quinta posición). Y esta cifra no hace más que aumentar: Ibai, el caso más destacable, ha subido un 2,6% en el último año.

La masa 'streamer' española, gracias al músculo de la comunidad hispanohablante, es la más seguida de Europa, y esta cifra no hace más que aumentar

  

El periodista Emilio Doménech (conocido por su alias Nanísimo), achaca el éxito español al impulso de Latinoamérica: "Si lo comparamos con EEUU, lo normal sería pensar que, al comunicar en inglés, los 'streamers' estadounidenses lideraran con mucha diferencia, pero no es así. Creo que la comunidad hispanohablante es muy fuerte en todas estas redes y no solo eso, sino que hay una unión mucho más importante entre países, mientras que en el entorno anglosajón está más disperso”, explicaba en 'El Confidencial'. 

5.Techo de cristal

El éxito español no es el único dato relevante en las estadísticas de Twitch. La falta de referentes femeninos es igual de llamativo, y muy alarmante. En el 'top 50' mundial solo hay una mujer, Pokimane (número 8). A escala estatal, la más popular es Biyín (BeJean), con 1,4 millones de seguidores, que, aunque no llega al 'top 50', ya batido un récord de la 'app': máxima audiencia en el primer vídeo de un nuevo canal, con más de 200.000 visualizaciones, demostrando, de nuevo, el gran peso del contenido hispanohablante en Twitch. 

"Si estás soltera, te exponesal acoso; si tienes pareja, a la irrelevancia", asegura una ‘streamer’ en referencia a la audiencia, muy masculinizada

 

Los directivos de Twitch son conscientes del techo de cristal, y promueven iniciativas como la celebración del mes de la mujer, ampliando la difusión de vídeos de creadoras. Pero estas medidas no bastan. Como explicaba la streamer Cahlaflour: "Tu relevancia, las interacciones y el dinero recaudado dependen de si estás soltera y los espectadores creen que van a tener posibilidades. Es una situación donde solo se puede perder: si estás soltera, te expones a acoso, si tienes pareja, a la irrelevancia". 

6.Lucha política

Te puede interesar

En enero, ElRubius dijo en un directo de Twitch que se iba a Andorra. Así empezó la contienda mediática que todos hemos presenciado sobre los impuestos, pero también se inició una pequeña guerra civil 'streamer' entre los favorables a pagarlos y los contrarios. Mientras que Ibai, Alexelcapo o Elxocas, entre otros, salieron a defender posturas a favor de que cuanto más se tenga, más impuestos se paguen (apelando a la responsabilidad, el prestigio y sus orígenes obreros), otros como ElRubius o TheGref sacaron la artillería neoliberal en programas como 'El Hormiguero' justificando el mudarse a un sitio donde "no perdían tanto". Un debate acalorado que está lejos de enfriarse.

Más allá de la generación Z: Código Nuevo impulsa un espacio de información y ocio en Twitch

El 'boom' de Twitch atrajo nuevos públicos, encandilados por sus muchas posibilidades. Por ejemplo, el periodista Emilio Doménech, corresponsal en EEUU, se infiltró en Twitch para ofrecer directos sobre las elecciones de 2020. Seguía la estela de otros 'streamersestadounidenses que entendían que la plataforma permitía directos muy largos, y que no tenían por qué ser solo de 'gaming'.

Desde entonces, han surgido muchas iniciativas que están volviendo Twitch a sus orígenes más televisivos, cuando era la plataforma multitemática Justin.tv. Medios 'millennial' como Código Nuevo llevan la batuta en esta reconversión del portal de entretenimiento a algo mucho más amplio, con programas informativos integrados en sus 'streams': 'La Portada', su espacio matinal, que comenta durante 60 minutos contenidos y la actualidad mano a mano junto a sus seguidores, convive con 'streamings' variados en los que se habla de 'gaming', relaciones, psicología, arte, conspiraciones y mucho más.

Gracias a este tipo de apuestas en Twitch, a día de hoy, es tan común encontrarse un directo de 'World of Warcraft' como de un visionado de 'La Isla de las Tentaciones', comentando los (prefabricados) líos amorosos minuto a minuto. Incluso los propios 'streamers' de videojuegos se han pasado a estos contenidos más alejados del propósito habitual de la 'app'. Solo hace falta ver los programas de Ibai, con la entrevista a Marc Gasol, o sus campanadas de 2021, que tuvieron una audiencia de 243.256 espectadores, entre ellos, la familia de Salvador Illa, como anunció en su Twitter.

Antes, además, el contenido de Twitch era mucho más nicho, y la mayoría se quedaba ahí o, como mucho, se editaba y se compartía en YouTube. Ahora, con su "apertura" a la sociedad, ha acabado integrándose a la perfección con otras redes de contenido. 'Streamers' como Elxokas incluso se han convertido en celebridades twitteras, aunque sea sin querer: su naturalidad, expresividad y pasión ha desembocado en una cuenta 'out of context', es decir, una cuenta que recopila fragmentos de sus directos para hacer todo tipo de memes fuera de contexto.

Viendo que YouTube está perdiendo su frescura y Twitch da la bienvenida a nuevas estrellas, toca preguntarse: ¿es esta página la encargada de jubilar a sus antecesoras y protagonizar, junto a TikTok, el relevo generacional? ¿Se unirá YouTube a MySpace, Fotolog, Facebook y todas aquellas redes condenadas al cementerio digital? Mientras tanto, a disfrutar de un directo (de lo que sea).