El incierto futuro de 'Javanka'

El incierto futuro de 'Javanka'

Lucas Jackson / Reuters

Se lee en minutos

Donald Trump ha sobrevivido a un 'impeachment', dos divorcios, seis bancarrotas, 26 acusaciones de acoso sexual y unas 4.000 demandas. Pero esa suerte podría acabar ahora que deja la Casa Blanca y comienza el traspaso de poderes al equipo del presidente electo, Joe Biden. Muchos creen que el cargo le ha salvado de la cárcel. Ha perdido. Y en EEUU especulan sobre el futuro del magnate inmobiliario y sus hijos, con varias investigaciones abiertas contra ellos en Nueva York. 

Especialmente jugoso para la prensa es el caso de Ivanka Trump y Jared Kushner, 'Javanka', convertidos en asesores presidenciales en el 2016, saltándose todas las reglas de la meritocracia que tanto gusta en ese país. Los medios se preguntan: ¿Volverán a su vida anterior? ¿Probarán suerte en la política?

"Se sabe que la hija del presidente es un lince recaudando fondos, con más de 35 millones para su padre"

Se sabe que Ivanka es un lince en la recaudación de fondos, con más de 35 millones de dólares para su padre, y que han dado un gran giro: si antes se codeaban con los círculos demócratas de Nueva York, hoy se presentan como "orgullosos republicanos trumpistas". Ivanka se declara antiabortista y Jared ha adoptado un tono duro. Eso sí, silencio y perfil bajo desde las elecciones. 

De Washington a...

Entre los lugares para fijar su próxima residencia podría estar Nueva Jersey, donde Jared creció en el seno de una familia judía ortodoxa (Ivanka se convirtió al judaísmo como lo ha hecho su cuñada Karlie Kloss, antítesis de la hija de Trump ("hecha a sí misma, auténtica, una belleza natural", dice un amigo de la supermodelo). Palm Beach sería otra opción.

Tienen muchos conocidos en Florida y podría ser el trampolín de Ivanka para iniciar su propia carrera política en un territorio que los Trump manejan bien desde su cuartel general de Mar-a-Lago, la principal residencia del patriarca desde el año pasado. En cualquier caso la hijísima no viviría en Mar-a-Lago, la mansión preferida de Melania, por su complicada relación.

La pareja deja atrás su papel de asesores presidenciales. / brendan smialowski (afp)

Y finalmente Nueva York, donde nació la marca Trump. Pero allí ya no serían recibidos con los brazos abiertos, a juzgar por todo lo que se ha publicado. El expresidente ha quemado los puentes con el gobernador del estado y la 'jet' neoyorquina les daría de lado. La pareja incluso protagonizó un anuncio gigante en Times Square sobre las cifras de muertes por coronavirus. Era una advertencia: ya no los quieren en la urbe donde vivían antes de mudarse a Washington, donde asistían a la gala anual del Metropolitan, al festival de cine de Tribeca, a los desfiles de la semana de la moda.

"Muchos esperan que, por justicia poética, volver a Manhattan sea una especie de prisión para ellos"

Muchos esperan que, por justicia poética, volver a Manhattan sea una especie de prisión para ellos. Las galerías de arte no les venderán obra para su colección de 25 millones y el mundo de la moda se prepara para huir de Ivanka. "Tiene que haber consecuencias por comportarse de forma tan aborrecible", insisten varias 'socialités' en 'The New York Times'. ¿Las habrá realmente? Seguramente no, porque en Nueva York quien paga tiene sitio en la mesa y esa parece ser la opción más real para la pareja. Allí retomarían sus trabajos en las empresas familiares a pesar de las demandas por evasión de impuestos o por un plan de márketing fraudulento que Ivanka enfrenta junto a su padre y hermanos.

Rechazo relativo 

Kushner, por su parte, era CEO de la firma inmobiliaria fundada por su padre (y exconvicto), que espera al hijo pródigo tras haber estrechado lazos con los líderes de países ricos (y dictatoriales) como Arabia Saudí gracias a su paso por la Casa Blanca. Todos ganan, aunque tengan que leer reportajes sobre el rechazo que producen o cómo se ha deteriorado la relación de Ivanka con Lysandra Ohrstrom, amiga de la infancia, que recuerda en 'Vanity Fair' lo que le dijo al recomendarle una novela: "¿Por qué voy a leer un libro sobre jodidos pobres? ¿Qué parte de ti cree que me interesaría esto?".

Te puede interesar

Bob Colacello, toda una institución del periodismo neoyorquino, insiste en 'The Guardian': "Hay más republicanos en el Upper East Side de los que la gente imagina y suelen mostrar interés por quienes han estado en el poder. Nadie dejó de ver a los Clinton. Nixon tenía sitio asegurado en Le Cirque y Club 21. Muchos llamaron 'criminal de guerra' a Kissinger pero nunca sufrió el ostracismo de la sociedad neoyorquina. Los que eran amigos de Ivanka y Jared antes, lo seguirán siendo ahora".

¿Y el resto de la familia?

El resto de los Trump irán despejando su futuro antes del 20 de enero, cuando el republicano deje la Casa Blanca. Dicen que Melania optará por Mar-a-Lago. Según 'The New York Times', Lara, casada con Eric Trump, está considerando presentarse al Senado en el 2022. La otra nuera, Kimberly Guilfoyle, abogada, expresentadora de Fox, enfatiza siempre su historia como americana de primera generación, hija de puertorriqueña e irlandés. Y su pareja Don Jr. seguirá avivando el movimiento MAGA (Make America Great Again), además de encarar las demandas pendientes en Nueva York.