01 dic 2020

Ir a contenido
Lori Loughlin: la reina del videoclub que acabó en la cárcel

AFP / JOSEPH PREZIOSO

Lori Loughlin: la reina del videoclub que acabó en la cárcel

La actriz ha sido despedida fulminantemente de Hallmark Channel, canal del que era estrella

Nando Salvà

Durante años pareció que la cocaína había acabado con su carrera y, pese a ello, hoy Robert Downey Jr. es uno de los actores más ricos del mundo. Mike Tyson fue condenado por violación, pero eso no le ha impedido convertirse en un adorado icono pop. A Mel Gibson lo expulsaron de Hollywood por racista y maltratador, y ahora se dispone a rodar un 'remake' de 'Grupo salvaje' con Michael Fassbender y Jamie Foxx. Las celebridades pueden permitirse el lujo de meter la pata hasta el fondo porque, más aún que contemplar su castigo, nos encanta verlos pedir perdón y finalmente resurgir. Y eso es algo que la actriz Lori Loughlin, en prisión desde el pasado 30 de octubre por haber pagado sobornos por valor de 500.000 dólares para que sus hijas fueran aceptadas en la prestigiosa Universidad del Sur de California (USC), debería tener en cuenta para mantenerse optimista ahora que sus compromisos profesionales han desaparecido en menos de lo que se tarda en decir «lo siento». 

Un día después de su arresto, en efecto, Loughlin fue despedida del canal de contenidos Hallmark Channel, para el que no solo llevaba seis años participando en la serie 'When Calls the Heart' sino que también había protagonizado 15 películas de la saga 'Garage Sale Mystery' –algo así como un remedo de 'Se ha escrito un crimen'–, y tenía previsto rodar otras tres. Inevitablemente, poco después de eso los responsables de Netflix anunciaron el despido de la actriz de la 'sitcom' 'Madres forzosas', continuación de la serie que la hizo famosa hace tres décadas y a la que su nombre permanece asociado desde entonces.

La jefa del VHS

Para cuando 'Padres forzosos' empezó a emitirse en  1987, eso sí, Loughlin ya llevaba mucho frente a las cámaras. Tuvo su primera aparición televisiva en 1971 en un episodio de 'The Smith Family', que protagonizaban Henry Fonda y Ron Howard, y poco después se inició en el mundo del modelaje y la publicidad. En 1980 se le ofreció su primer papel cinematográfico protagonista, pero lo rechazó porque exigía aparecer desnuda en pantalla; la película se llamaba 'El lago azul', y acabó convirtiendo a Brooke Shields en una estrella. En lugar de eso pasó buena parte de la década participando en culebrones como 'The Edge of Night', películas cuyo hábitat natural era el videoclub –'La gran revancha' (1983), 'Admiradora secreta' (1985)– y telefilmes como 'La hermandad de la justicia' (1986), en el que compartía escenas con Kiefer Sutherland y Keanu Reeves. Y, entonces, 'Padres forzosos' la dio a conocer en todo el mundo.

La actriz, en 'Padres forzosos'.

El éxito que aquella comedia familiar agresivamente ingenua le proporcionó durante los ocho años que permaneció en antena fue tal que prácticamente pudo vivir de las rentas derivadas de él hasta que Hallmark Channel la fichó en el 2013. Ninguno de los proyectos televisivos que emprendió entretanto llegó a funcionar. La 'sitcom' 'Hudson Street', en la que encanaba a una intrépida reportera, tan solo duró una temporada; del drama 'Summerland', en la piel de la encargada de un hogar para huérfanos –uno de ellos era Zac Efron–, llegó a rodar dos docenas de episodios; 'In Case of Emergency', serie sucedánea de 'Friends', fue cancelada después de 13. En el reparto de '90210' permaneció cuatro años aunque, eso sí, su presencia en la secuela de 'Sensación de vivir' era casi ornamental.

Lori Loughlin, en 'Admiradora secreta'

El éxito de
‘Padres forzosos’,
que duró ocho
temporadas en
antena, hizo
que pudiera
vivir de renta
durante años

Hallmark Channel es una cadena que luce orgullosa su blandura y su romanticismo 'kitsch'. Sus almibaradas ficciones están protagonizadas por gente guapa y rica que siempre acaba encontrando el amor verdadero y transcurren en mundos en los que los crímenes o bien no existen o bien son meros pecadillos. Dadas las circunstancias, es lógico que allí ya no haya sitio para la que durante tanto tiempo fue su actriz estrella. Pero también lo es pensar que algún ejecutivo del canal ya estará pensando en cómo rehabilitarla a través de un 'biopic' de lo más inspirador. Que pagara sobornos está muy feo, pero el verdadero crimen no sería convertir su historia en ese tipo de relato de redención que tanto nos gusta.