01 dic 2020

Ir a contenido
¿Por qué nos gustaba tanto 'Sensación de vivir'?

30 AÑOS DE LA MÍTICA SERIE

¿Por qué nos gustaba tanto 'Sensación de vivir'?

Tres décadas después del estreno del artefacto televisivo contamos las claves de su éxito

Noelia Sastre

El 4 de octubre se cumplirán 30 años del primer episodio de 'Beverly Hills 90210', o 'Sensación de vivir', título español de la serie adolescente que marcó los 90: toda la generación vio al menos alguna escena durante su década de emisión, entre 1990 y 2000. Aquellos chavales de instituto en uno de los códigos postales más ricos de EEUU (de ahí el '90210') se hicieron mayores en la pequeña pantalla, aunque su éxito no fue inmediato.

 

Dos claves doblaron la audiencia: acabar la primera temporada con Brenda y Dylan perdiendo la virginidad y la decisión de emitir la segunda en pleno verano. Así llegaron los fans, las aglomeraciones en centros comerciales, las carpetas forradas, los pósteres, la fama planetaria y las críticas de muchos padres que llamaron a Fox, ofendidísimos, para quejarse del sexo sin consecuencias. La cadena respondió incluyendo en el guion la angustia por un posible embarazo no deseado. «Algún día escribiré sobre la censura que vivimos después de que Brenda perdiera la virginidad sin remordimientos ni culpa», comentó el productor Charles Rosin. «Estaban escandalizados. No por el sexo, sino porque el personaje lo viviera con alegría», recordó el creador de la serie, Darren Star.

La premisa eran los gemelos que se mudan desde Minnesota a la soleada California y su ajuste a una nueva cultura. Pero el éxito de 'Sensación de vivir' radicó en la transición al mundo adulto. Sexo, violación, homofobia, alcoholismo, drogas, violencia, anorexia, racismo, suicidio, sida… Los temas se introducían a la misma velocidad que convertían a sus actores en ídolos.

Portada de ‘Rolling Stone’

Ya en febrero de 1992 las tres estrellas principales, Jason Priestley y Shannen Doherty (los gemelos Brandon y Brenda Walsh), y el fallecido Luke Perry (en el papel de Dylan) fueron portada de la revista 'Rolling Stone' en la cima de su popularidad. Tanta, que Perry no hacía apariciones públicas para evitar desmayos. En páginas interiores les acompañaban el resto de protagonistas en una foto que, de no ser por los peinados, podría ser de ahora mismo: vaqueros noventeros, camisetas de algodón lisas con vueltas en la manga. Abrazados por parejas para la foto, ellos mismos han confesado que detrás de las cámaras no había tan buen rollo. «A veces era peor que el colegio. Tensión, drama, competitividad y enfados por las diferencias de salario. Pero nadie se atrevía a poner orden», recuerda Jennie Garth.

También hubo «varias parejas a lo largo de los años», escribió en sus memorias Priestley, cuya salida de la serie fue bien triste: «Me fui en la novena temporada. Hice la primera escena de la mañana con el actor contratado para reemplazarme y eso fue todo. Ni fiesta ni nada. Como si hubiera malgastado nueve años de mi vida». Hilary Swank tampoco guarda un gran recuerdo: se quedó «devastada» cuando la despidieron tras 16 episodios, aunque poco después consiguió el papel que le dio su primer Oscar en 'Boys don’t cry'.  

'Reboot' en el 2019

El reparto, en el 'reboot' de la serie emitida en el 2019.

Producida por el poderoso Aaron Spelling, 'Sensación de vivir' fue la primera de una franquicia a la que seguirían otras como 'Melrose Place', en cuyo primer capítulo aparecieron los cuatro actores que completaron las 10 temporadas de Beverly Hills 90210: Ian Ziering, Jennie Garth, Tori Spelling y Brian Austin Green. A ellos se unieron todos los protagonistas de '90210' (todos salvo Perry, que murió en marzo del 2019 a los 52 años) en un 'reboot' (reinicio) de seis capítulos emitido en agosto del 2019 en Fox y creado por Spelling y Garth, «mejores amigas» desde hace 30 años y las más interesadas en mantener el recuerdo de la serie adolescente más famosa de los 90. «¡Estamos preparando algo para el 30 aniversario!», prometen. 

 

Temas Series